Unicorn Apocalypse: de los anuncios de Samsung a Google Play

Escrito por
Samsung

Unicorn Apocalypse es el nombre del juego ficticio cuyos desarrolladores han protagonizado toda una “saga” de anuncios de Samsung (desde el Galaxy S III, al Galaxy Note 10.1, pasando por el Galaxy Note 2), incluyendo uno con cameo nada más y nada menos que de Tim Burton, y desde ahora, también es un juego real que se puede descargar ya desde Google Play de forma gratuita.

Para anunciar sus Galaxy S III y Galaxy Note 2, Samsung se inventó un pequeño estudio que se encargaba de desarrollar juegos para dispositivos móviles y llegaron incluso a darle un nombre a su juego estrella: Unicorn Apocalypse. Los anuncios de los surcoreanos protagonizados por los desarrolladores de este ficticio juego para dispositivos móviles se hicieron bastante populares en norteamérica y su última entrega, estrenada la noche de los Oscar, llegó a contar con un cameo del excéntrico Tim Burton, que, supuestamente, iba a ser el encargado de convertir el juego en película.

No obstante, desde hace un par de días, Unicorn Apocalypse ha dejado de ser un juego ficticio: con bastante sentido del humor, Samsung se ha decidido a convertirlo en un juego real y la aplicación se puede descargar gratis ya desde Google Play. Para llevarlo a cabo, los surcoreanos abrieron un concurso entre desarrolladores y el juego del que ahora podemos disfrutar es, evidentemente, el ganador del mismo.

El argumento, por supuesto, se deja adivinar fácilmente a partir del nombre del juego: un maligno unicornio está encargado de traer el apocalipsis al mundo y nosotros somos los responsables, no de impedirlo, sino de que lo consiga. Nuestro principal enemigo será la AUP (Anti Unicorn Force), un ejército destinado a frenarnos, con cuyas trampas y soldados tendremos que enfrentarnos. ¿Cuáles son nuestras armas? Nada más y nada menos que trotes mágicos y arco iris láser. Ya sólo nos queda esperar a ver si también la versión en película dirigida por Tim Burton se hace realidad.

Compártelo. ¡Gracias!