El primer iPad: se cumplen tres años desde su presentación

Escrito por
iPad

Hace 3 años exactamente en San Francisco ocurrió algo memorable para la tecnología y quizás para el día a día de las generaciones venideras. Steve Jobs apareció en el escenario ante un patio de butacas abarrotado y presentó el iPad. Con este aparato las tabletas subieran a la palestra del ordenador personal definitivamente para no bajarse. Hace tan sólo tres años y desde entonces se ha producido una vorágine de lanzamientos de tabletas y una evolución en su planteamiento que nos hace tener la sensación de que ha pasado mucho más tiempo desde aquel día tan especial.

La tableta de Apple no fue la primera que vimos en el mercado, aunque sí que fue aquella que supo entrar en la mente de los consumidores y darle un uso concreto entre otras computadoras personales.

Aunque hubo intentos anteriores e incluso de la propia Apple, Microsoft Tablet PC fue el origen de este formato y del concepto, por muy extraño que nos pueda parecer ahora. Con sus fabricantes habituales, HP Compaq, aquel formato mantenía el teclado y ensayaba una fórmula que ahora vuelve con la multitud de convertibles. Para ello, sacaron una versión especial de Windox XP especializado para tablets. Sólo tuvo éxito en instituciones como hospitales y en puntos de venta.

Los de Cupertino contaron con una ventaja grande al poder apoyarse en el iPhone que había normalizado la utilización de pantallas táctiles y a la vez había entrenado a un legión de usuarios familiarizados con el sistema operativo móvil que también utilizaría la tablet, iOS.

Muchos usuarios de tecnología se mostraron escépticos cuando vieron llegar un aparato que aunaba un volumen considerable, como un cuaderno, y que llevaba la etiqueta de móvil. Yo reconozco que también tenía mis dudas al principio. Otro problema era que parecía enfocado nada más que al consumo de contenidos audiovisuales. El tiempo y el esfuerzo de los desarrolladores nos han hecho ver que teníamos un abanico de posibilidades enormes para la productividad y la gestión que han convertido a la tablet en una herramienta ideal del profesional moderno.

Sólo unos meses después de que saliera el primer iPad y nos dejara boquiabiertos, Samsung, que ya era el principal rival de Apple en telefonía, lanzó la primera Galaxy Tab. Lo curioso es que fue un dispositivo de 7 pulgadas que además marcó la llegada de Android a las tablets por entonces en la versión 2.2. Desde entonces hemos asistido a una batalla que en algunos medios ha sido llamada la Guerra de las Tablets y que ha visto como el dominio del modelo de Cupertino ha sido discutido y competido con fiereza por todos los diseñadores y fabricantes que integran la galaxia androide.

Las cifras del iPad y de Apple, aunque comparativamente hayan bajado en el último año, no han dejado de crecer desde aquel 3 de abril de 2010. Cada nueva generación de la tableta de Cupertino se ha vendido más que la anterior. El controvertido iPad mini parecía una muestra de debilidad de la compañía al adoptar un formato que habían previamente rechazado y que había tenido su éxito comercial en la competencia. Sin embargo, sea el mayor éxito en cuanto a ventas que hayan visto los chicos de la manzana.

La cuota de mercado se ha reducido de un dominio total que era casi el 100% en 2010 a un 50% más o menos a estas alturas. Sin embargo, hay que entender que el mercado de tabletas creció un 75% en 2012, después de haberlo hecho más de un 100% en 2011.

La importancia de la primera tableta de Cupertino se ve también en la semántica. Para las personas que no se relacionan habitualmente con tecnología la palabra iPad es sinónimo de tableta. Una manera fácil de comprobarlo es en el control de equipaje de los aeropuertos. Siempre nos pregunta sin llevamos líquidos, metales, ordenadores o iPad.

El primer iPad y Steve Jobs

Evidentemente el mercado está cambiando. Google con Nexus 7 y Amazon con Kindle Fire lo demuestran. Puede que incluso la testaruda Microsoft se lleve el gato al agua con Surface y con Windows 8 y RT y consigan mayor cuota de mercado. Sin embargo, aquel singular producto todavía proyecta una sombra muy larga.

Compártelo. ¡Gracias!