LG se hace con el 10% de ARM Holdings y dispondrá en primicia de licencias Cortex-A50

Escrito por
Tablets

LG ha adquirido el 10% de las acciones de ARM Holdings, convirtiéndose en socio preferente de la compañía. Esto supone que el gigante coreano tendrá licencia de producción de los chips basados en la arquitectura más avanzada que sale de las investigaciones de la empresa británica. Concretamente su privilegio estará en la línea de núcleos Cortex-A50 basada en arquitectura ARMv8 que tiene soporte para 64 bits, fabricados a 20 nm y que ofrecen soluciones tanto para el alto rendimiento como para la autonomía.

Desde pronto los de LG podrán empezar a preparar SoC que incluyan núcleos Cortex-A57, de alta potencia, y Cortex-A53, de bajo consumo de energía. También podrá tener acceso a las nuevas generaciones de procesadores gráficos Mali T67x y T62X.

Esto chips podrían seguir el principio de configuración big.LITTLE combinando los dos tipos de núcleos pudiendo así ofrecer las cualidades de ambos en un mismo equipo. Este principio ya lo sigue el Exynos 5 Octa de Samsung que encontramos en la mitad de los Galaxy S4 pero en este caso combinando los núcleos Cortex-A15 de alto rendimiento con los Cortex-A7 de bajo consumo.

Estos chips propios de LG podrían empezar a llegar a partir de 2014 y se espera que sea en tablets donde los veamos debutar. Las licencias de los núcleos Cortex-A50 han estado moviéndose ya por un tiempo, pero no se espera ver chips que los utilicen en el mercado hasta final de este año.

Con el soporte para 64 bits se conseguirá poder implementar más de 4 GB de RAM sin la necesidad de utilizar PAE (extensión de dirección física).

Cortex_A50 rendimiento autonomia

En el anterior gráfico podemos ver la mejora en rendimiento y en ahorro en energético que podemos esperar de la implementación de este tipo de núcleos y de arquitectura.  Podríamos hablar de más del doble de rendimiento y la mitad del gasto de batería que encontramos hoy en los chips con Cortex-A15 y Cortex-A7 configurados según big.LITTLE.

Fuente: The Inquirer

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios