El Galaxy Note 3 podría tener versiones con diferentes tipos de pantallas

Escrito por
Samsung

La nueva generación del phablet pionero de Samsung no deja de generar noticias en los últimos tiempos. Después de unas semanas bastante cargadas de filtraciones con fotografías del dispositivo y especulaciones sobre su diseño, hoy llegan nuevos datos que vuelven a apuntar en la dirección de versiones del phablet con características diferentes para mercados diferentes: no en todo el mundo el Galaxy Note 3 se venderá con pantalla Super AMOLED, tal y como se esperaba, sino que en algunas regiones montará pantallas LCD.

En Samsung no tienen ningún tipo de reparos a la hora de producir diferentes versiones de sus dispositivos más populares, ya se trate de atraer a un público más amplio o de resolver problemas de producción, como hemos podido ver recientemente con el Galaxy S4 y como parece que vamos a ver en un futuro próximo también con el Galaxy Note 3. Hace ya algunas semanas os comentamos que había informaciones que señalaban que los surcoreanos podrían seguir una estrategia similar a la que emplearon con el Galaxy S4 y lanzar dos modelos distintos de la nueva generación del Galaxy Note, cada uno con un procesador diferente. La diferencia con el otro popular phablet de Samsung sería que en esta ocasión, el procesador de Qualcomm utilizado como alternativa a sus procesadores Exynos sería un Snapdragon 800 en lugar de un Snapdragon 600.

Note 3

Las últimas noticias apuntan a que algo similar podría suceder con las pantallas. No se trata de que vayamos a ver modelos con distintos tamaños de pantalla, como en el caso de los Galaxy Mega, sino que la diferencia radicaría en los materiales. Se ha especulado bastante con el tipo de pantalla que montaría el Galaxy Note 3, incluyendo interesantes rumores que nos daban esperanzas de que incorporara una pantalla flexible, pero parece que finalmente ni siquiera se utilizaría el mismo material en todos los modelos. Desafortunadamente, las pantallas flexibles siguen descartadas para este año y las variaciones que se contemplan se refieren a los paneles LCD y Super AMOLED: en principio Samsung habría querido utilizar únicamente los segundos, como hizo ya con el Galaxy Note 2, pero su fabricación es mucho más costosa y, para evitar problemas posteriores de suministros, se habrían decidido a usar paneles LCD para los modelos a vender en algunas regiones del mundo .

Aunque con el Galaxy S4 hemos visto lo que las pantallas AMOLED de Samsung pueden llegar a dar de sí, la posibilidad de que nuestro país se encuentre entre las regiones en las que se venda el modelo con pantalla LCD no debería desanimarnos, ya que los expertos apuntan a que la alternativa podría ser incluso más interesante: dada la reciente inversión de Samsung en Sharp, no faltan quienes piensan que quizá sean las pantallas IGZO de esta compañía las que vengan a sustituir a las Super AMOLED. Hay que ser conscientes, sin embargo, que esta posibilidad no pasa de la categoría de especulación, por lo que quizá tampoco convenga hacerse demasiadas ilusiones al respecto. Estaremos atentos si aparecen informaciones más concretas.

Fuente: Phone Arena.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios