Samsung “truca” los benchmarks del Galaxy Note 3

Escrito por
Phablet

Los benchmarks nos sirven para comparar el rendimiento de los dispositivos y son un punto de referencia para muchos compradores a la hora de decidir cuál comprar. Uno de los terminales que más atracción ha causado en las últimas fechas estaba dando unos resultados brutales que parecían irreales. Ahora se ha descubierto que había trampa. Samsung ha preparado su Galaxy Note 3 para que de una puntuación un 20% superior a la que daría en igualdad de condiciones.

El truco ya fue ensayado en otra ocasión y precisamente con su otro buque insignia, el Galaxy S4. La clave está en que los núcleos del procesador del chip Snapdragon 800 siempre funcionan al máximo cuando corren los tests.

Samsung ha introducido un software que detecta estos test y hace que, en lugar de actuar con normalidad, variando la frecuencia de cada uno de sus cuatros núcleos según la intensidad de la tarea, éstos siempre giren a 2,3 GHz.

Cada uno de los núcleos de Krait 400 de la CPU pueden asumir frecuencias de 300 MHz a 2,3 GHz y no siempre funcionan a tope por cuestiones de ahorro de batería y calentamiento, además de porque no es siempre necesario.

En ArsTechnica han advertido este truco y han publicado un artículo donde lo explican y sacan los colores a Samsung. Sus sospechas empezaron cuando al comparar los test del Note 3 con los del LG G2, que lleva el mismo chip, las diferencias eran demasiado grandes. Notaron que en las apps de benchmarks más populares los núcleos giraban al máximo de potencia y nunca descansaban. Pudieron comprobar que corriendo aplicaciones normales, sí que descansaban muy  a menudo y rara vez utilizaban el máximo de potencia.

Note 3 truco benchmark

De ahí dedujeron que el software detecta el nombre de los tests más famosos como AnTuTu, Quadrant, GeekBench, GFXBench y demás. De hecho, encontraron un archivo donde se citaban todos estos y alguno propio de Samsung. Entonces probaron a cambiar el nombre a GeekBench y vieron que el test corría normal, con resultados más razonables y más próximos a los del LG G2.

Fuente: Ars Technica

Compártelo. ¡Gracias!