Las tablets productivas, un formato menos atractivo pero acorde a los tiempos

Escrito por
Tablets

Cuando miramos como se reparten los pesos en el mercado de tablets actual, encontramos que los dos sistemas operativos que dominan son iOS y Android. Esto es una obviedad, pero es interesante ver que el perfil que ofrecen es mixto, no parecen tener una especialización clara. Si nos tuviéramos que decantar por una, diríamos el entretenimiento, pero sería simplificar demasiado. Windows por su parte se ha decidido por la productividad y Microsoft hace hincapié en ello en sus anuncios.

En este artículo queremos reflexionar sobre porqué las tablets productivas no están teniendo ese éxito comercial que otros modelos sí están teniendo.

Ideas asociadas al formato tablet

Si preguntáramos a un buen número de propietarios de tablets porqué compraron sus tablets obtendríamos una variedad de respuestas muy alta, pero estamos seguros que el entretenimiento y la navegación por internet y redes sociales serían de las razones de más peso. En definitiva, no son elementos diferenciadores de otros formatos. Y es que aquí está la clave, se busca algo en el formato: el control táctil y la movilidad.

Nokia Lumia 2520 anuncio

En cierta manera, asociamos que en una tablet no haremos nada importante. Contestaremos algún mail o incluso editaremos rápidamente algún documento de trabajo en alguna ocasión. Pero principalmente miraremos nuestro Facebook, jugaremos a algún  juego, veremos alguna película y quizás leamos algún libro digital en el tren. Hay algunas excepciones en Android, como la Suite creativa de las Galaxy Note y su stylus, pero son muy específicas para un tipo de trabajo.

Cuando pensamos en trabajo, queremos un equipo en el que nos sintamos cómodos. Sabemos que estaremos un buen rato y, por ello es mejor que estemos bien sentados. Queremos un buen teclado y una pantalla  grande. Esto es un PC más tradicional.

Oportunidades en un escenario cambiante

Son asociaciones de ideas que responden más a la realidad del día a día. Bien es cierto que cada vez es más habitual el trabajo en la movilidad, crece la invasión de la esfera laboral en la vida personal y que cada día que pasa estamos más acostumbrados a manejarnos en pantallas pequeñas. Es este escenario cambiante el que posibilita la asunción de este formato por los consumidores.

Ese escenario cambiante es el que ha posibilitado que diéramos el paso al PC portátil. Los sobremesa quedan para oficinas y algunos profesionales que necesitan auténticas bestias de ordenador en casa y quizás los gamers más exigentes. Pero sinceramente no conozco a nadie que en los últimos dos años haya elegido algo distinto a un portátil como ordenador personal para productividad.

La ofimática y la movilidad

Una de las grandes apuestas de Microsoft para las tablets con Windows RT es hacer el paquete Office gratuito. Incomprensiblemente en los modelos con Windows 8.1 completo tendremos que pagar por el paquete de ofimática a pesar de que estos equipos cuestan un Congo en su mayoría. Encontraremos un precio más accesible en los equipos con chips Atom, pero estos claramente no correrán con solvencia programas de productividad alta como algunos de diseño o de gestión empresarial.

surface_with_excel

El poder acceder a Word, Excell y Power Point desde un equipo más portable podría suponer un aliciente enorme para muchos usuarios. Sin embargo, esta opción debe siempre verse acompañada de un teclado que nos permita ser productivos. Es decir ¿de qué me sirve el mejor gestor de textos si voy a escribir a un ritmo ridículo?

Microsoft ha llegado a una buena solución con su Touch Cover y Type Cover para las Surface, que casi no suman volumen al conjunto. Sin embargo, no todos los fabricantes han estado tan finos en sus soluciones.

BYOD, un factor determinante

Muchos de los aspectos que favorecerían la compra de equipos productivos tienen que ver con la nueva cultura laboral. Valores como la disponibilidad constante o la operatividad deslocalizada, potencian que necesitemos equipos lo más competentes posibles para el trabajo.

Hasta ahora, eran nuestras empresas las que nos proporcionaban nuestra herramienta de trabajo. Llegábamos a la oficina y allí teníamos nuestro ordenador. Luego llegó el móvil para estar siempre localizables. Después llegó el smartphone que nos permitía resolver algunos asuntos y mandar algún correo electrónico y finalmente tenemos las tablets que nos permiten hacer todo eso y alguna cosas más.

Hace poco os mostrábamos un informe en el que se estudiaba la adopción de la cultura BYOD (Bring Your Own Device) que fomenta que utilices tu dispositivo personal para el trabajo y que lo lleves a la oficina. Recientemente os mostrábamos un informe que estudiaba este fenómeno a nivel global. Asia era la zona donde más se daba este fenómeno, precisamente donde la cultura del trabajo extremo es más fuerte. No es casualidad que sea allí donde las pantallas grandes son más apreciadas y los formatos mixtos han tenido más éxito. En Europa Occidental y Estados Unidos las cifras eran todavía bajas pero crecientes.

Por lo tanto, es lógico pensar en que aquellas personas que viven en estas circunstancias elegirán un dispositivo con prestaciones en cuanto a productividad por encima de un equipo más volcado hacia el entretenimiento.

Necesarias aunque menos atractivas

Está claro que lo que promete un formato y otro no es comparable. No es lo mismo una invitación a jugar y entretenerse que una invitación a trabajar. Quizás por eso el futuro de las tablets Windows esté en ser capaz de traer suficientes entretenimientos para ser una solución total.

El escenario actual en el que las empresas apuestan mayoritariamente por workaholics será más necesario que su apéndice, el dispositivo, sea lo más productivo posible.

A la hora de invertir en una tablet, todavía pensamos más en el placer que nos proporcionará pero siempre tendremos esa voz de la conciencia que nos dice que ya que nos vamos a dejar una pasta, por lo menos que nos sirva para algo productivo.

Si quieres descubrir cuál es el tipo de tablet que a ti te conviene, puedes realizar este cuestionario tipo test que hicimos utilizando la fórmula de los formularios tipo Conócete a ti misma de la Cosmopolitan. Es decisión tuya hasta donde extrapoles los resultados.

Compártelo. ¡Gracias!