La evolución de tablets (y phablets) en 2013 y tendencias para 2014

Escrito por
Tablets

Con apenas diez días por delante antes de terminar el año, tenemos no sólo la oportunidad de recapitular para apreciar la dirección en la que se movió el sector de las tabletas (y phablets) en este 2013, sino que nos encontramos también en una buena posición para dibujar las tendencias de lo que nos encontraremos en 2014, dado que ya ha circulado mucha información sobre lo que nos traerán los grandes del sector para este próximo año. 

Las phablet se mantienen, las tabletas crecen

En 2012 llegó el auge de las tabletas compactas y sin duda se ha consolidado en este 2013, a pesar de lo cual, parece un pronóstico bastante seguro apostar por pantallas más grandes. Por un lado, parece bastante claro que veremos tabletas de más de 12 pulgadas por parte de Samsung y de Apple y no nos cabe ninguna duda de que, incluso aunque hubiera ciertas dudas sobre la demanda de tabletas de este tamaño, estos fabricantes por sí mismos tienen la suficiente fuerza como para crear una tendencia. Pero no sólo pensamos que las tabletas crecerán por la aparición de estos nuevos dispositivos gigantes, sino porque incluso entre las tabletas compactas las 8 pulgadas cada vez ganan más fuerza frente a las 7 pulgadas, en parte por el tirón del iPad mini y en parte por la presión que ejercen por el otro lado los phablets de en torno a 6 pulgadas.

iPad Maxi render

Y, hablando de phablets, sin ninguna duda su reinado se consolidará: no sólo han tenido la mayoría de los buques insignia de los grandes fabricantes pantallas de 5 pulgadas o más (Galaxy S4, LG G2, Xperia Z y Xperia Z1…), sino que parece que los aún no habían sobrepasado la frontera lo harán el próximo año (como el sucesor del HTC One). La aceptación de las 5 pulgadas como tamaño “normal” para un smartphone es tal que, de hecho, muchos usuarios rechazan esa definición (aunque es la definición “oficial”), y ahora cuando buscamos un dispositivo “grande” pensamos en los de 6 pulgadas, que han dejado de escandalizar (como cuando se estrenó el Huawei Ascend Mate a principios de año) y han proliferado en los escaparates. Eso sí, no hay demasiadas razones para pensar que la progresión vaya a continuar y no cabe pensar que los dispositivos con pantallas de alrededor de 6.5 pulgadas vayan a hacerse habituales. Lo más probable es que la situación se mantenga aproximadamente igual.

La invasión de los 64 bits

La principal transición que trajo 2013 en materia de procesadores fue hacia los cuatro núcleos y durante buena parte del año parecía que la que le seguiría sería la de los ocho núcleos: primero bajo la fórmula del 4+4 de los Exynos 5 Octa y luego bajo la de los 8 núcleos reales de Mediatek. Lo cierto, sin embargo, es que nadie ha seguido la estela de Samsung en apuesta por la arquitectura big.LITTLE y, aunque los primeros smartphones con procesadores de 8 núcleos reales han visto la luz, tampoco parece que este sea el camino por el que se van a mover los dispositivos de gama alta en el futuro próximo: ahora que nos acercamos a 2014, ya sabemos que la principal atracción en este sector serán los 64 bits.

procesadores 64 bits

A pesar de que el A7 de Apple se recibió con cierto escepticismo por parte de algunos fabricantes, a estas alturas todos han admitido que los de Cupertino acertaron de pleno y han desvelado ya sus propios planes para lanzar procesador de este tipo, y seguramente a no mucho tardar, ya que se esperan presentaciones de Qualcomm, Nvidia y Broadcom en el CES de Las Vegas, ahora en enero (de Samsung no tenemos noticias, pero a juzgar por la confirmación hecha desde ARM de que los surcoreanos ya trabajan en este tipo de procesadores, no nos cabe duda de que tampoco se retrasara mucho, a pesar de que los que podrían ser los primeros benchmarks del Galaxy S5 no los incorporan). En pocos meses no será ni siquiera una característica exclusiva de los dispositivos de gama alta, ya que se prevé que Mediatek pondría a la venta los suyos a partir de mediados de año. Hace unas semanas, de hecho, tuvimos la ocasión de asistir a la demostración de Intel de la .primera tableta Android con procesador de 64 bits

Pantallas 2K para los phablets y 4K para las tabletas

Aunque a finales de 2012 ya habíamos asistido al debut de la Nexus 10 con pantalla 2560 x 1600, en general ese año el estándar de calidad (con la excepción de las pantallas Retina de Apple) era la pantalla HD (1280 x 800). Siguiendo el curso esperable de evolución, en cambio, en 2013 hemos visto imponerse tanto en smartphones como en tabletas la resolución Full HD (1920 x 1080 para smartphones y 1920 x 1200 para tabletas): ninguno de los principales phablets (tanto de 5 como de 6 pulgadas) ni de las principales tabletas han llegado con una resolución inferior a esta. La diferencia, sin embargo, es que en tabletas hemos visto también a las de mayor nivel llegar igualando la calidad de la Nexus 10, por lo que las pantallas Quad HD o 2K en este sector, no son del todo infrecuentes.

LG Quad HD

Esta diferencia probablemente se seguirá notando en la evolución de los dos mercados en 2014. En lo que se refiere a los phablets, hay bastante certeza de que seremos testigos del salto a las pantallas 2K o Quad HD (2560 x 1440) en la gama alta: ya se ha estrenado un smartphone de un fabricante low-cost con esta resolución en China y se ha confirmado para el Oppo FInd 7. No cabe duda de que los grandes fabricantes no se quedarán atrás y, de hecho, ya hay noticias en esta dirección tanto para el futuro Xperia Z2 como para el Galaxy S5LG también ha mostrado pantallas con esta resolución. En las tabletas, por su parte, a buen seguro que nos encontramos también con más dispositivos con este tipo de pantallas, pero es que posible incluso que veamos alguna con pantalla 4K o Ultra HD, ya que los rumores de que Apple prepara un salto en resolución para su próxima generación de tablets y que estaría probando ya pantallas UHD suenan incesantemente.

Más pantallas curvas y ¿quizá pantallas realmente flexibles?

Las introducción de las pantallas flexibles en el mercado de los dispositivos móviles es algo que se llevaba esperando ya años, pero que hasta este  no había pasado de fantasía futurista respaldada únicamente por demostraciones de prototipos en los grandes eventos. A principios de año se empezó a hablar, sin embargo, de que al fin veríamos un smartphone con pantalla flexible en 2013, pero las fechas de lanzamiento se retrasaban una y otra vez, hasta que empezábamos a perder la esperanza de que el acontecimiento tuviera lugar antes de 2014. La dura competición entre Samsung y LG, no obstante, les ha llevado a forzar al máximo la máquina y el Galaxy Round y el LG G Flex son el resultado. Ciertamente, no son pantallas aún realmente flexibles para el usuario (para eso hace falta que el resto de componentes sean también flexibles) y son dispositivos (phablets y bastante grandes ambos, por cierto) destinados a una minoría debido a su precio, pero sin duda son un paso en la dirección correcta.

OLED flexibles

¿Veremos en 2014 pantallas realmente flexibles? Los rumores dicen que es posible: según algunas filtraciones, la segunda generación del LG G Flex podría doblarse hasta 90 grados. Hay que reconocer que a priori no suena muy verosímil pero, después de todo, el actual modelo ya es algo flexible y la compañía ha mostrado algunas baterías flexibles. En cualquier caso, parece que para que conceptos como el “fonblet” de Samsung (una tableta que se pliega y se convierte en un teléfono) se conviertan en una realidad falta aún bastante tiempo. Lo que sí que veremos en 2014, con bastante seguridad, serán nuevos dispositivos con pantallas curvas y con usos diversos, y puede que incluso con precios más asequibles (o eso estiman los analistas) y de otros fabricantes además de Samsung y LG (algunos se han aventurado a predecir, incluso, que el iPhone 6 tendrá una de estas pantallas).

Windows se hace un hueco, pero ¿hay espacio para más sistemas operativos?

No hace tanto que iPad era prácticamente sinónimo de tableta y que este mercado estaba limitado casi exclusivamente a iOS. No obstante, tal y como se prevía, Android no ha dejado de crecer a lo largo del año y su cuota de mercado ha alcanzado en 2013 un 60%. Esto, evidentemente, no significa que el iPad no siga siendo la tableta líder, ya que, al fin y al cabo, Android es un ecosistema mucho más fragmentado en cuanto a fabricantes y modelos, pero sí que es la constatación de la “derrota” del sistema operativo móvil de Apple. ¿Debemos esperar que la tendencia se profundice y que Android alcance el 70 o 75% de la cuota de mercado? Pues, según los analistas, no: el sistema operativo móvil de Google habría tocado techo este año y a partir de ahora su reto será principalmente mantenerse.

iOS Android Windows

¿Significa esto que la distribución por sistemas operativos se puede considerar estabilizada? Parece ser que tampoco, y el principal candidato para jugar el papel de sistema en expansión no es otro que Windows, según las estimaciones de los expertos. No será un caso similar al de Android, no obstante: en 2017 se prevé que su cuota de mercado será de un 10%, es decir, el triple de la actual, pero aún un tercio de la de iOS y una sexta parte de la de Android. Las causas de su crecimiento, por otra parte, son las esperadas: la mayor demanda de tablets en el sector profesional (y su popularidad en este sector) y la enorme inversión que Microsoft está llevando a cabo, tanto en desarrollo, como en publicidad, como en buscar asociados.

Tabletas sistema operativo

Aunque la historia pueda tener finalmente un final relativamente feliz, cuando menos, para Microsoft, no cabe duda de que el precio por hacerse un hueco en el sector de los dispositivos móviles es bastante alto y no está muy claro si muchos otros lo van a poder pagar. A finales de 2012 parecía inevitable que proliferaran los sistemas operativos, con tantas noticias como circulaban sobre Tizen, Firefox OS y Ubuntu Touch. Sin embargo, el 2013 ha llegado y está a punto de terminarse sin que ninguna de estas nuevas alternativas acabe de encontrar su lugar. El caso de Blackberry es mucho más dramático. Habrá que esperar para ver si de nuevo nos volvemos a llevar este año una sorpresa, pero de momento todo apunta a que el sector de los dispositivos móviles seguirá siendo un triunvirato.

Compártelo. ¡Gracias!