4 años con el iPad: el precursor del formato tablet

Escrito por
iPad

El 27 de enero de 2010 fue un día importante para la historia de la tecnología. Justo hace cuatro años, un ya desmejorado Steve Jobs presentaba el iPad. Apple consiguió que la tablet se convirtiera en un formato de éxito al juntar en su producto un tamaño manejable y más productivo que nos recordaba al portátil con la fluidez y lo intuitivo de un dispositivo móvil. Desde entonces, sentó cátedra y muchas han sido las compañías que han entrado en este mercado desde entonces.

Experimentos previos en formato tablet

La idea del formato tablet viene de largo. Muchas compañías lo ensayaron sin pena ni gloria desde los años 90. Microsoft debutó en 2002 con su Microsoft Tablet PC, que corría Windows XP Tablet PC Edition. Desde entonces, muchos de sus socios fabricantes hicieron experimentos en formato puramente tablet, en convertible e incluso en híbrido. Sin embargo, el gran público no las percibió como algo interesante. Su alcance se limitó a terrenos profesionales, grandes oficinas y almacenes.

Para el gran público, antes de la tablet sólo estaba la PDA que utilizaba el mensajero cuando te llevaba un paquete a casa o del mozo de almacén. Compañías como Nokia ya coquetearon con procesadores ARM y sistemas operativos basados en Linux, incluso en 2009 Verizon lanzo tablets basadas en Android llamadas Ultra y Vega con procesadores Tegra 2 de Nvidia.

El primer iPad y Steve Jobs

La clave del éxito del iPad

Esa gran masa de consumidores no fue muy consciente de todo esto quizás por la inconcreción del planteamiento y la llegada del iPad fue un soplo de aire nuevo. El producto de Apple daba una forma concreta a lo que habían sido experimentos. El público comprendió de qué se trataba, dado que tenía el antecedente del iPod Touch y el iPhone. Asimilaba que podría acometer tantas tareas como en estos productos pero estando más cómodo, teniendo una pantalla donde todo no pareciera tan pequeño y donde los gesto táctiles fueran más fáciles, dados los torpes dedos sin casi entrenamiento en este tipo de interfaces del gran público.

Jobs defendió en aquel escenario una herramienta para la cotidianidad. Situó el producto en un punto intermedio entre el smartphone y el portátil y la gente entendió que haría sus vidas más sencillas. Describió una serie de tareas en las que esa tercera vía debería ser mejor que los otros dos formatos. La llamó la tercera categoría y la asignó las funciones de navegar, email, ver fotos y vídeos, escuchar música, jugar a videojuegos y leer libros.

Más allá de que estemos de acuerdo en que todas estas cosas se hacen mejor en un iPad o tablet que en un portátil, el logro de Apple, y de Steve Jobs, fue convencernos de que sí.

Una idea sobre la que Jobs hizo énfasis en esa famosa presentación fue la de la comodidad. Un acierto total. El formato tablet es realmente cómodo por su parecido al libro o a una revista. Al poder sujetarlo en nuestras propias manos y disfrutar del control táctil tenemos una sensación más liviana y cercana que el duro interfaz de teclado y ratón en el portátil. La ventaja principal con el smartphone es el tamaño de pantalla, una idea que las phablets desafían ahora.

Un formato que ya es el primer ordenador personal

Desde entonces, el iPad y las tablets han sido un éxito. Los de Cupertino vendieron 14,8 millones de unidades de su primera generación en su año de debut, muy por encima de las expectativas. Cada año y según llegaban las siguientes generaciones, esa cifra no ha hecho más que aumentar. Si bien, su cuota de mercado ha ido disminuyendo los dos últimos periodos anuales. Empezaron con un 90% en 2010 y ahora apenas tienen un 35%.

Las tablets son el nuevo formato de ordenador personal en ventas a nivel mundial y muchos fabricantes han contribuido y aprovechado ese crecimiento brutal, a la vez que salvaban la caída en ventas de PC, dos acontecimientos directamente relacionados.

El impacto del formato la podemos ver en las cifras que nos han proporcionado nuestros socios de ADSLZone. En el año 2013 en España se vendieron 3,8 millones de tablets frente a los 1,7 millones de portátiles y los 910.000 ordenadores de sobre mesa. Esto es una tendencia hacia el cambio de usos.

El éxito del iPad ha sido muy pedagógico para el consumidor y los números lo avalan. En total, en estos años de andadura se han vendido al menos 170 millones de iPad, esto sin contar la campaña navideña y el impacto de la quinta generación del de 9,7 pulgadas y la segunda del Mini de 7,9 pulgadas.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo

Comentarios

1 comentario
  1. kornival 26 Feb, 14 14:27

    ¿El precursor del formato tablet? ¿El tablet PC de Microsoft un experimento?JAJAAJAHAJHAJHAJAHJAHAJHAJAHJAHJAH ASÍ DE SUBNORMALES SON EN ESTA REDACCIÓN.COMO SE LA COMÉIS A LA MOMIA DE STEVE BLOWJOBS. LOSERS.

    0