El Angry Birds sirvió a la NSA para espiar a los usuarios

Escrito por
Juegos Android

Cada vez que instalamos una aplicación o juego en nuestros dispositivos solemos tener que dar una buena cantidad de permisos al desarrollador para que éste pueda acceder a diferentes parcelas del tablet o terminal. De esta forma, estamos cediendo datos privados con los que después se elaboran perfiles de consumo, pero las apps móviles también son caldo de cultivo para el espionaje de agencias como NSA.

Más o menos, a poco informado que uno esté puede sospechar que los móviles, tabletas, ordenadores, etc. son centros de control que los gobiernos y las corporaciones utilizan para tener “fichada” a la ciudadanía. Eso no quita para que cuando un caso se revela de forma fehaciente sea noticia, aunque más o menos ya lo tuviéramos muy claro previamente.

La NSA utiliza las vulnerabilidades del Angry Brids

Haciéndose eco de una información vertida por Edward Snowden, The Guardian y The New York Times han publicado esta madrugada que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos utilizó el Angry Birds, uno de los juegos más populares en iOS y Android desde hace tiempo, para obtener datos privados de los usuarios.

Móviles y tablets, una mina de oro para el espionaje

En los propios documentos filtrados de la NSA se indica que las aplicaciones móviles son como “pepitas oro” para las prácticas de la agencia, puesto que en la mayoría de ellas ofrece vulnerabilidades a través de las cuales se puede acceder a la información privada de los terminales.

Especialmente problemáticas son aquellas aplicaciones que llevan tiempo entre nosotros, ya que su código deja más fisuras en forma puertas abiertas para que cualquiera que tenga interés en obtener y explotar esos datos pueda hacerlo con facilidad. También son delicados todos los servicios a los que voluntariamente ofrecemos información personal; apps de mapas o las redes sociales, sobre todo.

Angry Birds NSA

En 2012 Rovio ya reconoció que utilizaba los datos de los jugadores de Angry Birds para que las compañías dedicadas a la publicidad pudieran actuar con mayor eficiencia a la hora mostrar anuncios dirigidos. Se trata de una actividad dudosamente lícita, pero absolutamente habitual y familiar para todos aquellos que se mueven en entornos digitales.

Fuente: publico.es

Compártelo. ¡Gracias!