Nexus 5 rojo vs Galaxy S5: comprar o esperar, he ahí el dilema

Escrito por
Phablet

Ayer, finalmente, Google lanzó el Nexus 5 en rojo. Aunque muchos dudaban de que esta variante existiera, y cundió cierto ánimo escéptico después de que un vídeo previo se revelara falso, el llamativo color rojo brillante ha llegado a la cubierta trasera del terminal de Google justo el mismo día (y, seguramente, no por casualidad) en el que Samsung envió las invitaciones para el evento de presentación del Galaxy S5.  

No nos cabe duda de que ahora mismo hay un buen puñado de fans de Android que andan indecisos. Por lado, Google ha lanzado una versión extremadamente potente en términos estéticos de su terminal estrella, que renuevan el atractivo del producto. Por otro, en dos semanas Samsung nos dará las claves de la gama alta de la generación 2014 con su Galaxy S5.

Antecedentes: Nexus 4

El Nexus ha venido siendo a lo largo de los los últimos años el terminal que cierra el ciclo de la gama alta. Los equipos que llegan inmediatamente después casi siempre elevan sus prestaciones coincidiendo con un cambio generacional. En este caso Google ha renovado su producto para, en el margen de dos semanas, generar un fuerte impacto y dar salida casi todo el stock restante, que seguramente perderá poder comercial en cuanto empiecen a aparecer terminales con pantalla 2K, procesadores Snapdragon 805, o cámaras de 16 Mpx.

Unpacked 5

Suponemos que, a la larga, lo que se quiere evitar es un caso como el del Nexus 4, con el que Google tuvo que tirar los precios tras estar jugando con el stock durante unos cuantos meses, en los que el interés por el terminal fue decayendo.

¿Comprar o esperar?

Es muy tentador lanzarse ahora mismo a comprar el Nexus 5, qué duda cabe, sin embargo, si lo analizamos con un poco de frialdad, esperar a la presentación del Galaxy S5 es la mejor opción, sobre todo si podemos estirar nuestro presupuesto.

Nexus 5 rojo brillante

A favor del comprar el Nexus 5 rojo: Es un terminal con cuerda para rato y su variante roja, tremendamente atractiva. Con un Android puro y con las actualizaciones directas de Google, no es descartable que envejezca mejor que el Galaxy S5. Si, además, nuestro presupuesto es limitado, no cabe duda de cuál es la mejor opción.

A favor de esperar al Galaxy S5: Si nuestro presupuesto es flexible o pensamos acogernos a algún plan de financiación que haga del desembolso algo asumible, lo mejor es esperar a ver qué presenta Samsung. Quedan sólo dos semanas para conocer la nueva gama alta del fabricante Android por excelencia y comprarse un smartphone justo antes puede ser un error. Si no nos convence, siempre tenemos la opción de dar marcha atrás y volver a por el Nexus 5.

Compártelo. ¡Gracias!