Google daña la idea de liderazgo de Apple con los relojes Android Wear

Escrito por
Android

Google ha dado un importante paso hacia adelante para hacer los wearables una realidad y quizás abrir una nueva era en la informática personal. Android Wear ha sorprendido dado que aporta una seguridad en esta tecnología que los esfuerzos individuales de algunas compañías no podían garantizar. El respaldo de la plataforma principal para dispositivos móviles y los acuerdos con diferentes fabricantes son una base solida para evolucionar y para soñar. Mientras tanto, muchos amantes de la tecnología se preguntan ¿donde está Apple?

moto 360 motorola

Android Wear de momento se centra en relojes inteligentes, con dos modelos anunciados que prometen mucho. Especialmente el Moto 360 de Motorola ha recibido un aplauso general, por encima del reconocimiento dado al LG G Watch, quizás por la interesante apuesta de utilizar un diseño más conservador en lo formal que puede hacer de puente entre lo nuevo y lo viejo.

LG G Watch

Podríamos intentar comparar estos relojes con ejemplos anteriores como Pebble y Samsung Gear, con los que tienen bastante en común en cuanto a las funciones que podemos hacer, pero, como pasa siempre en la vida,  buena parte de la importancia está en el cómo.

Lo fascinante de Android Wear es que le han dado una nueva dimensión a este tipo accesorio al convertirlo en los oídos y  la voz de su asistente personal Google Now. Es darle realidad a lo que hacía el famoso Michael Night en El coche fantástico hablándole por el reloj. Nos hace soñar con futuros similares a los que nos plantea la deliciosa película Her de Spike Jonze, con las mismas preguntas sobre cómo afectará a la construcción de la individualidad y, por ende, a la sociedad.

Una tecnología que traerá cambios

Sólo las tecnologías rompedoras provocan ese soñar sobre el futuro, junto a las dudas sobre cómo cambiará nuestra identidad.

Si echamos la vista atrás, el momento más reciente donde se produjo un cambio de las reglas del juego fue cuando Steve Jobs presentó el iPhone. El teléfono se convirtió en nuestro compañero ideal, en una especie de asistente personal al que hay que decirle siempre lo que hay que hacer pero que es muy eficiente. Podía ocuparse de nuestra correspondencia personal y social, resolver nuestras dudas con velocidad, organizar nuestra agenda e incluso entretenernos un rato.

El iPad ayudó a afirmar esas sensaciones en la gran masa. Fue esa categoría intermedia o esa tercera vía que debía reconciliar el nuevo mundo que se abría con el antiguo mundo del PC y vaya si lo ha hecho. Las tablets son hoy un éxito total y se comen las ventas de PC.

Hay gente que dirá que BlackBerry estaba antes con algo parecido, pero no igualmente fascinante y convincente. Por eso, podemos decir que Apple trajo ese cambio. Su estatus como empresa innovadora y como marca más apreciada tiene que ver con ese momento.

Un asistente personal para el que estamos preparados

Pero la balanza cae ahora del otro lado. Google nos ha sorprendido recientemente con dos tecnologías que podrían entrar en la misma categoría de rompedoras que el iPhone. Primero fueron las Google Glass, que introdujeron la idea de tener un asistente personal casi dentro de nosotros o, mejor dicho, entre nosotros y el mundo.

Google Glass miedo y salud

Quizás son y serán una opción demasiado radical para los tiempos que corren. El debate sobre la intrusión, la privacidad y la desnaturalización de nuestra conducta ha resonado en los medios especializados y generalistas. Quizás haya que acotar su uso a ciertos contextos y esperar a un tiempo más favorable.

Android Wear

Android Wear y sus relojes inteligentes son una versión más suave de la propuesta radical de las gafas inteligentes. Igualmente seguirá trabajando para nosotros en la sombra, se adelantará a nuestras necesidades de información, incluso supervisará nuestras constantes vitales para ayudarnos con nuestra salud y entrenamiento, pero estará en un lugar familiar y opcional, nuestra muñeca, el lugar del reloj tradicional. Cuando miremos a su pantalla, las personas a nuestro alrededor podrán verlo y, aunque empecemos a hacer cosas raras, como dar órdenes hablando hacia el reloj, podremos ponderarlas con la reacción de nuestros comunes.

Está claro que es el inicio de algo nuevo, de una manera nueva de relacionarlos con el mundo a través de la tecnología y el acceso constante a información que supone Internet. Capitanear este gran paso, con todas las marcas importantes cooperando, es un lugar privilegiado.

La oportunidad perdida de Apple con iWatch

El iWatch lleva sobrevolando nuestras cabezas mucho tiempo. Rumores, patentes y comentarios de analistas alimentaban la expectativa y parecían apuntar a que Apple volvería a mostrar el camino con una nueva tipología de producto. La aparición de Pebble, de Samsung Galaxy Gear o los SmartWatch de Sony no nos hacían entender que la oportunidad hubiera desaparecido.

iwatch

Recientemente, Tim Cook reconocía en una entrevista que estaban cerca de saltar a una nueva categoría de productos y muchos pensamos que se referían al iWatch, dado que él mismo descartaba la iPhablet. Puede que este producto acabe llegando, incluso este mismo año, pero parece claro que no quedará en el imaginario colectivo como el primero, tan primero como fue el iPhone.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo

Comentarios

3 comentarios
  1. Salvador gonzalez 20 Mar, 14 1:21

    no creo que un reloj de esos sea cambiado por tu reloj tradicional

    0
    1. kornival 20 Mar, 14 14:51

      Por supuesto, no cambio la fiabilidad y exactitud de mi Pulsar automático por una caca de estas, sea de motorola, apple o samsung.

      0
  2. exak 20 Mar, 14 6:30

    “No creo que …” así comienza todo… jejeje

    0