El HTC One M8 también pasa por los primeros tests de caídas y resistencia

Escrito por
Phablet

Aunque el principal protagonista de todos los vídeos de “tortura” estos días viene siendo el Galaxy S5, el HTC One M8 también se ha tenido que enfrentar ya a sus primeros tests de caídas y de resistencia (incluyendo también algunos de resistencia al agua, a pesar de no contar con ninguna certificación especial). ¿Qué tal ha salido parado de ellos? Os lo mostramos.

Llevamos unos cuantos días trayendoos vídeos en los que se ponía a prueba la resistencia del Galaxy S5, tanto en lo que se refiere a caídas como a inmersiones, con resultados bastante positivos. No es, sin embargo, el único dispositivo que anda soportando “maltratos” para poner a prueba su durabilidad últimamente: el HTC One M8 que, a pesar de haberse presentado bastante después llegará a las tiendas más o menos al mismo tiempo que el smartphone de Samsung, también ha pasado ya por algunos de ellos, y los resultados son también muy interesantes.

HTC One M8: drop test

El primer vídeo que os mostramos nos muestra un clásico drop test, una prueba de caídas que nos sirve para hacernos una idea de lo que podemos esperar de su carcasa en caso de que sufra algún accidente de este tipo en nuestras manos. Como es habitual en este tipo de tests, el dispositivo se lanza en tres ocasiones buscando tres tipos de impactos diferentes, para comprobar los daños que causan cada uno de ellos: en el primero se deja caer con la pantalla hacia arriba, en el segundo de lado, y en el tercero con la pantalla hacia abajo.

En conjunto, se puede apreciar que el HTC One M8 no sale mal parado de la prueba ya que lo más importante, que al fin y al cabo es que el dispositivo siga estando completamente operativo, se consigue. La carcasa de aluminio, no obstante, no le salva de llevarse unas cuantas magulladuras y se puede observar que quedan bastantes arañazos en la parte trasera y en el lateral, si bien la peor parte se la lleva la pantalla, que queda fracturada en la esquina inferior izquierda.

HTC One M8: prueba de resistencia al agua

A diferencia de sus principales competidores, el Galaxy S5 y el Xperia Z2, HTC no ha conseguido (o no ha buscado conseguir) ninguna certficación de resistencia al agua y en ningún momento ha anunciado que su nuevo buque insignia tuviera esta característica. Esto no ha impedido, sin embargo, que algunos se hayan atrevido a sumergirlo igualmente para comprobar  los daños que se le causaban, como podéis ver.

Teniendo en cuenta que no había ninguna razón para que el teléfono no hubiera sucumbido inmediatamente, los resultados de la prueba no pueden ser más sorprendentes: no sólo sobrevive a un corto periodo de inmersión, sino a nada más y nada menos que una hora bajo el agua, sin perder un ápice de funcionalidad. Por supuesto, hay que tener en cuenta que nadie garantiza este resultado y que desde luego no conviene someter premeditadamente nuestro propio HTC One M8 a esta prueba, como ha hecho el autor del vídeo, pero no está de más saber los resultados que ha tenido.

El HTC One M8 supera las expectativas

Como decimos, a diferencia de lo que sucede con los buques insignia de Sony y Samsung, HTC no ha puesto nunca el acento en el apartado de resistencia para el HTC One M8, sino en algunas otras virtudes, a pesar de lo cual parece que se puede considerar uno de sus puntos fuertes, a juzgar por lo mostrado en estos vídeos. Hay que reconocer, no obstante, que al menos al Galaxy S5 (el Xperia Z2 aún no ha pasado por estas “torturas”) le hemos visto superar pruebas de resistencia mucho más extremas, llegando a incluir nada más y nada menos que un atropello. También la prueba de resistencia al agua era bastante más dura (se le sumergía en una piscina a un metro de profundidad), aunque en este caso, tampoco se le puede pedir más al smartphone de los taiwaneses, que aguanta mucho más de lo que se le habría podido exigir. Habrá que esperar un test que los enfrente directamente para comprobar cuál de los dos se merece más llevarse la victoria.

Fuente: phonearena.com

Compártelo. ¡Gracias!