¿Podría un phablet de Apple perjudicar a las ventas del iPad mini?

Escrito por
iPad Mini

Como sin duda sabréis ya a estas alturas, nadie duda ya de que Apple lanzará una versión del iPhone 6 con pantalla de al menos 5.5 pulgadas, como mucho lo hacen acerca de cuando llegará, dado que parece posible que su presentación se retrase unos meses respecto al modelo de 4.7 pulgadas. La introducción de un iPhone de mayor tamaño ha sido, en cualquier caso, algo a lo que los de Cupertino se han visto forzados por una simple cuestión de demanda y, no obstante, algunos empiezan a plantearse si podría perjudicar a la compañía a largo plazo, al canibalizar parte de la demanda del iPad mini. ¿Qué opinan los analistas?

Los usuarios demandan un iPhone con pantalla más grandes

A pesar de que en Apple hubieran querido mantenerse fieles al diseño y tamaño inicial del iPhone (que se consideraba “el óptimo”), a la compañía de la manzana no le ha quedado más remedio que admitir que los usuarios quieren pantallas más grandes, algo que después de un sinfín de declaraciones públicas de diversos analistas, la filtración de unos documentos internos de la compañía ha terminado de dejar claro: sin pantallas más grandes, el liderazgo del iPhone en ventas podría acabar resintiéndose.

Apple analisis phablet

¿Sustituyen los phablets a las tabletas compactas?

El problema al que se enfrenta Apple con un iPhone de más de 5 pulgadas, sin embargo, es que pueda canibalizar parte de la demanda del iPad mini. Este no es, en cualquier caso, un problema exclusivo de Apple, sino una tendencia que se puede apreciar sin dificultades también en el territorio de los fabricantes Android, donde el tamaño de las tabletas compactas no ha dejado de crecer en los últimos tiempos (llegando hasta las 8.3 pulgadas de la LG G Pad 8.3 y las 8.4 de la Galaxy TabPRO 8.4) para desmarcarse de lo que ofrecen los cada vez más habituales y menos denostados smartphones de entre 5 y  6 pulgadas.

iPhone 6

La tendencia por parte de los usuarios a sustituir tablets de 7 pulgadas por phablet de alrededor de 5.5 pulgadas es bastante comprensible, por otra parte: se pierde relativamente poco en experiencia de uso por tener una pantalla no mucho más pequeña y se gana la conexión móvil sin complicaciones de segundas tarjetas (además de ser más fácilmente transportables). No hay ninguna razón para pensar que los usuarios de Apple vayan a ver las cosas de una manera muy diferente en este sentido.

Phablet iPhone vs iPad mini

Con este panorama, no resulta muy complicado predecir que al menos una pequeña parte de los posibles compradores del iPad mini se convertirán, en cambio, en compradores del iPhone 6 de mayor tamaño, pero aún cabe añadir un factor más, aunque en esta ocasión no relacionado con las ventajas de cada tamaño, sino con las pautas de renovación de cada tipo de dispositivo, ya que recientemente tuvimos ocasión de ver datos que mostraban que la renovación de los iPads es mucho menos frecuente que la de los iPhone (cada 2-4 años los primeros y cada 2 o menos los segundos).

iPad Air 2 iPhone 6

Teniendo esto en cuenta, resulta razonable esperar que haya muchos más usuarios que busquen hacerse con el nuevo modelo del smartphone que con el de la tableta compacta (o que se planteen comprarla por primera vez para tener una pantalla más grande), haciendo aún más probable que la sustitución de la una por el otro acabe teniendo lugar. Algunas filtraciones han señalada que quizá la presentación de la nueva generación de iPads podría tener lugar antes que la del iPhone este año y quizá eso ayude a reducir el efecto, pero probablemente muchos usuarios simplemente se reserven.

¿Es la canabilización de la demanda realmente un problema para Apple?

No es la primera vez, no obstante, que Apple se enfrenta a este problema, del que se habló largo y tendido por parte de muchos comentaristas con el lanzamiento del iPad mini: ¿podía la nueva tableta compacta de Apple ser el peor rival del iPad? Lo cierto es que sucedió un poco así, ya que las impresionantes ventas que tuvo el iPad mini fueron en buena parte a costa de su hermana mayor (se supo, incluso, de que Apple obligaba a los distribuidores a comprar el iPad 4 para vender el iPad mini), pero desde Cupertino dejaron bastante claro desde el principio que era mejor eso que la posibilidad de que algunos usuarios acabaran pasándose a Android sólo por tener una tableta más pequeña y económica. Probablemente, lo mismo se pueda aplicar en este caso sin mayor dificultad, como recoge CNET que afirma ahora también el analista Gene Munster.

iPad Air vs iPad mini Retina vs iPad mini

Hay otra cuestión importante, no obstante, como aprendimos con la adición de un modelo con 128 GB y, posteriormente, con proyecto del iPad Pro. Como quizá recordaréis, cuando se supo que Apple lanzaba un modelo con más capacidad de almacenamiento, resultó sorprendente a mucho, igual que cuando se empezó a hablar del posible lanzamiento de un iPad de mayor tamaño, la idea fue también bastante ridiculizada. Algunos analistas, sin embargo, nos dieron una pista importante para entender por qué podía tener sentido y que no es otra que los márgenes de beneficio: el iPad de 9.7 pulgadas estaba ya canibalizando parte de la demanda de los MacBook y, sin lugar a dudas, un iPad de 12 pulgadas lo haría aún en mayor medida, pero eso no sólo era bueno porque “todo queda en casa”, sino porque los márgenes de beneficios de Apple con sus tablets son mayores que con sus portátiles.

iPad Pro

¿Podría suceder algo similar con el iPhone 6 de 5.5 pulgadas y el iPad mini? Entramos en el terreno de la pura especulación, pero lo cierto es que el iPad mini es uno de los iDevices en los que la relación coste/beneficio probablemente sea más ajustada (una necesidad impuesta por la dura competencia en términos de precios de las tabletas compactas Android), mientras que para el iPhone 6 ya han empezado a sonar las noticias de que podríamos encontrarnos con un aumento de precio (o al menos los operadores que lo subsidian).

Compártelo. ¡Gracias!