Toma de contacto con la Surface Pro 3 en vídeo

Escrito por
Surface

La última tablet de Microsoft ha llegado con un objetivo claro: ocupar el espacio vacío que existe ahora mismo entre el PC y la tableta, y borrar la necesidad de optar uno u otro, ofreciendo una máquina total. Ciertamente, este era un planteamiento más o menos implícito también en los anteriores dispositivos de los de Redmond, pero la Surface Pro 3 busca llevarlo a la práctica de manera más decidida.

Esperábamos una tablet mini, pero Microsoft decidió dar marcha atrás en el último momento y presentar sólo la nueva Surface Pro 3, un equipo en el que, como ocurría con sus predecesores, se busca compaginar la productividad más tradicional, con el universo emergente de lo móvil, lo táctil y las aplicaciones. Las transformaciones de este último modelo, de hecho, están más orientadas al segundo punto, abrazando un formato de pantalla similar al del iPad.

Novedades en la línea Surface Pro

Para empezar, el tamaño de la pantalla ha aumentado hasta las 12 pulgadas y su relación de aspecto es 3:2, más fácilmente adaptable a la posición retrato. Al mismo tiempo, se trata de un dispositivo más fino (9,1 mm) y ligero (800 gramos) que la Pro 2, pero mantiene los excelentes acabados premium y la nobleza del magnesio como principal material de fabricación.

El kickstand ha ampliado sus posibilidades llegando a abarcar un ángulo mucho mayor de posiciones, hasta el punto de poder dejarlo sobre la mesa con inclinación mínima para poder utilizar el stylus con OneNote, o cualquiera de las apps optimizadas.

La productividad por bandera

El teclado (además, obviamente, de Office, Skype, Outlook, etc) es lo que dispara el potencial productivo de la Surface Pro 3. La type cover es ahora en accesorio mucho más potente en términos ergonómicos: admite nuevas posiciones y ofrece un trackpad de mayor superficie para trabajar con comodidad. Durante el vídeo podemos ver cómo esta nueva tablet, con su teclado, se adapta perfectamente a cualquier postura, incluso aunque no haya un mesa y tengamos que apoyarla sobre nuestras piernas.

Compártelo. ¡Gracias!