¿Será Surface 3 el nuevo éxito de Microsoft?

Escrito por
Surface

Hace unas semanas, Microsoft se adelantaba a todas las previsiones y presentaba su nueva tableta, la Surface 3. Aunque había dudas sobre la continuidad de esta línea dentro del catálogo de la compañía de Redmond tras la llegada de Windows 10 y su incompatibilidad con la versión Windows RT (anunciaron que dispositivos como Surface 2 no recibirán la gran actualización del sistema operativo), finalmente Surface 3 se hizo realidad aunque eso sí, dejando atrás la arquitectura ARM y pasándose a la versión completa de Windows 8.1 que sí actualizará. ¿Conseguirá Microsoft con esta fórmula repetir el éxito de Surface Pro 3?

Nos ponemos en situación. Microsoft presentó en mayo de 2014 la Surface Pro 3, tercera generación de su tablet productiva que llegaba con el eslogan “la tablet que sustituirá a tú portátil”. Un dispositivo potente (procesadores Intel Core i3, i5, i7 y hasta 8 GB de RAM) que verdaderamente podía asumir el papel de equipo principal para una gran mayoría de usuarios, sin perder la movilidad que caracteriza a una tablet frente a un ordenador portátil o de sobremesa.

Surface Pro 3 teclado

Con esta propuesta, los de Redmond han conseguido atraer la atención no solo de los usuarios particulares sino también de empresas y organizaciones que ven en Surface Pro 3 el dispositivo ideal para llevar a cabo sus tareas. Un nicho como el empresarial que es actualmente uno de los que más potencial guarda de cara al crecimiento del mercado en los próximos años. Una fórmula bien aplicada en un momento acertado que ha valido para que la gama Surface al fin remontase el vuelo con unos ingresos de más de 900 millones de dólares en el tercer trimestre. Cifra que superarían incluso en el último cuarto de 2014 con ingresos de 1.100 millones de dólares. 2.000 millones en total derivados de la venta de 2 millones de tablets Surface, en su mayoría Surface Pro 3.

La idea de dejar a un lado el proyecto Surface, que por algunos momentos se había barajado en Microsoft, quedaba definitivamente olvidada y ya buscaban nuevos objetivos. Recientemente conocimos que la meta de Microsoft para este año 2015 no es otra que doblar las cifras de 2014 alcanzando los 4 millones de envíos. Para lograrlo será clave Windows 10, que unirá todos los dispositivos de la firma bajo un mismo software, pero también los nuevos modelos y Surface 3 es el primero que ha visto la luz.

apertura-logo-surface

Las opciones de Surface 3

Muchos creen que Surface 3 nace como una continuación de Surface Pro 3, un dispositivo que no haber ido las cosas tan bien, se habría quedado en el limbo. Seguramente es así, tanto que la continuidad de toda la gama estuvo en peligro. También se aprovecha del lanzamiento de Windows 10 que sirve como reclamo, ya que esta tercera generación pasa de estar basada en ARM a una solución de Intel y sistema operativo Windows 8.1 completo actualizable a la nueva versión.

Con estas nuevas armas, Microsoft pretende que Surface 3 ocupe el hueco que dejaba Surface Pro 3 en la escala de precios, ofreciendo una alternativa propia para aquellos que no pueden o no factible pagar lo que vale una Surface Pro 3. El problema que se encuentran aquí, es que los rivales son mucho más numerosos y competitivos. Surface 3 junto a un teclado (indispensable para sacarle partido) se va por encima de 600 euros, y ha dispositivos que pueden ofrecer rendimientos equiparables por mucho menos.

Surface 3 teclado

Por lo tanto, puede ser una alternativa para aquellos que querían una Surface algo más económica, pero sigue sin serlo para aquellos que analicen el mercado en busca de la mejor opción en cuanto relación calidad-precio. Además, es un dispositivo que está muy enfocado en la educación en lugar de la empresa (para eso ya estará Surface Pro 4 cuando se presente) y ahí también hay mucho menos margen, con los portátiles como grandes dominadores.

Por lo tanto, ¿será Surface 3 el nuevo éxito de Microsoft? Como siempre en estos casos, el tiempo dirá, pero ahora, no parece que tenga siquiera opciones de acercarse a los guarismos de Surface Pro 3. Es una buena forma de dar continuidad al proyecto y enlazar los lanzamientos de Surface Pro 3 y Surface Pro 4 que este año podría retrasarse un poco más para coincidir con el lanzamiento de Windows 10. Una forma de completar una oferta más amplia y dar variedad a su catálogo, pero la piedra sobre la que girará la estrategia y de la que depende el futuro de Microsoft como fabricante de tabletas, todo apunta que seguirá siendo Surface Pro.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. Anónimo 18 Abr, 15 18:33

    Yo creo que si, y el slogan podrían ser «la Tablet que dejará al ipad como un juguete».

    0