¿Qué ha cambiado con la Galaxy Tab S2? ¿Qué ha mejorado?

Escrito por
Samsung

Después de meses oyendo hablar de ella y tras muchas especulaciones y filtraciones, hoy al fin hemos podido conocer, de forma oficial,  la nueva tableta de Samsung, llamada a ser una de las grandes estrellas de este 2015, como sus predecesoras lo fueron del 2014. ¿Cuáles son sus bazas para lograrlo? ¿Qué novedades nos han dejado respecto a la primera generación? ¿Merece la pena hacerse con ellas si ya nos compramos alguna de las anteriores? Hacemos un repaso a todos los cambios que se han introducido en esta segunda generación para ayudaros a valorarlo.

Diseño y dimensiones

Empezamos con las buenas noticias y las evoluciones positivas: las nuevas Galaxy Tab S2 son aún más finas y ligeras. El “aún” es un añadido importante, porque no es como si las primeras Galaxy Tab S fueran tablets gruesas o pesadas. No obstante, a pesar de que sus datos en este apartado eran ciertamente positivos, la nueva generación ha supuesto un avance muy sustancial: el grosor ha pasado de ser de 6,6 mm a ser de 5,6 mm en ambos tamaño, y el peso se ha reducido en unos 75 gramos en el caso del de las más grandes (aunque hay que tener en cuenta que la pantalla también es ahora más pequeña, ya que ha pasado de las 10.5 pulgadas a las 9.7 pulgadas) y en unos 30 gramos en el de las más pequeñas (igualmente la pantalla ha decrecido, pasando de las 8.4 pulgadas a las 8 pulgadas). Muchos considerarán también un cambio a mejor la desaparición del punteado de la carcasa trasera, herencia del Galaxy S5.

Galaxy Tab S2 perfil

Otra novedad que no podemos dejar de mencionar en el apartado de diseño, y que, de hecho, salta a la vista, es el cambio de formato: las Galaxy Tab S, como ya sabéis, mantuvieron el formato 16:9 que venía siendo habitual en las tablets Android, mientras que las Galaxy Tab S2 se han pasado al 4:3 que utiliza Apple en el iPad. Aquí ya no podemos hablar en términos absolutos de si es un paso hacia adelante o uno hacia atrás, ya que depende fundamentalmente del uso que más vayamos a darle a la tableta y, en último término de nuestras preferencias personales, sobre todo desde un punto de vista estético, ya que los nuevos modelos son visiblemente más cuadrados y más apropiados para usar en posición retrato, mientras que los anteriores eran más alargados y, sobre todo en el modelo de mayor tamaño, invitaban a usarlos más en posición paisaje.

Multimedia

No podemos aún hacer evaluaciones sobre su sistema de audio, en el que a priori no parece haber grandes novedades, pero sí que podemos comentar algunos cambios importantes en lo que respecta a la pantalla. Comencemos diciendo que la característica más identificativa de las Galaxy Tab S, que es su espectacular pantalla AMOLED, se mantiene. No obstante, ha habido algunas novedades que hay que tener en cuenta: la primera, que ya hemos mencionado, es el cambio de relación de aspecto: mientras que el 16:9 de las primeras Galaxy Tab S favorecía la reproducción de vídeo, el 4:3 de las Galaxy Tab S2 las optimiza para la lectura: la segunda, es que la resolución baja un poco en la segunda generación, al contrario de lo que cabría esperar, como resultado también del cambio de relación de aspecto, ya que las pantallas Quad HD en 4:3 se fabrican con 2048 x 1536 píxeles (como las del iPad) en lugar de con 2560 x 1600 píxeles.

Galaxy Tab S2 trasera

Por lo que respecta a las cámaras, todo sigue exactamente igual, tal y como había cabido esperar, ya que, de hecho, parece que no tiene sentido ir mucho más allá en este apartado para una tablet de lo que había ido ya Samsung con la primera generación (salvo quizá aumentar un poco la resolución en la cámara de las vídeollamadas). Seguimos, por tanto, con una cámara de 8 MP en la carcasa tarsera y con otra de 2,1 MP en la frontal.

Rendimiento y sistema operativo

El apartado de rendimiento es quizá el que menos ha evolucionado de todos, ya que, al menos en especificaciones técnicas, nos encontramos con cifras idénticas en ambas generaciones: no tenemos aún confirmado cuál es el procesador que montan las Galaxy Tab S2 y no podemos decir si es de nuevo el Exynos 5420 o no, pero sus características son las mismas (ocho núcleos y frecuencia máxima de 1,9 GHz) y también tendremos la misma memoria RAM (3 GB). En lo que respecta a la memoria RAM, no se puede criticar que no haya habido mejora, porque el salto a los 4 GB parece innecesario, pero sí que esperamos que los benchmarks nos dejen buenas noticias por lo que respecta a la potencia del procesador, ya que este era uno de los puntos menos fuertes de las primeras Galaxy Tab S y en el que esperábamos una mayor mejoría.

tab s2 negro

Para terminar, no hemos tenido confirmación aún respecto a la versión de TouchWiz que correrá en las Galaxy Tab S2, y lo ideal sería que fuera la misma que hemos visto en el Galaxy S6, dado que contribuyó sensiblemente a mejorar sensiblemente su fluidez y este, como acabamos de decir, es uno de los apartados en los que más necesitábamos ver mejoras. Lo que sí sabemos es que, haga lo que haga Google con Android M, Samsung ya nos ha anunciado que con esta nueva tableta podremos correr dos aplicaciones de forma simultánea y que ha implementado una nueva funcionalidad para saltar más cómodamente de una otra y hacer aún más fácil la multitarea. No sabemos aún, sin embargo, cuánto se ha acercado en la realidad la nueva Galaxy Tab S a la experiencia de uso de las Galaxy Note, pero esperamos poderos traer pronto algún vídeo donde las podamos ver en funcionamiento para salir de dudas.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios