¿Cuáles son los dispositivos móviles que más han evolucionado en potencia en los últimos años?

Escrito por
Phablet

Pronto vamos a conocer al nuevo Snapdragon 820 y todo apunta a que poco después lo haremos también con el A9 de Apple (se ha filtrado ya la fecha de su evento de septiembre, que sería el día 9 de ese mes), e incluso es posible que este mismo jueves descubramos que el Galaxy Note 5 y el Galaxy S6 Edge Plus llegan con una nueva generación de procesadores Exynos Octa 7, o como mínimo, con una versión del Exynos 7420 mejorada lo suficiente como para marcar un nuevo récord en AnTuTu. Con todas estas novedades tan próximas es inevitable imaginarse el nuevo salto que podemos estar a punto de dar en términos de potencia, pero también invitan a pensar en lo mucho que hemos avanzado en este apartado en los últimos años y eso es exactamente lo que vamos a hacer hoy: un repaso a la evolución de los procesador de smartphones y tablets. ¿Cuánto han mejorado y quiénes han mejorado más?

Hay múltiples posibilidades a la hora de seguir la evolución de los procesadores en el tiempo y, a pesar de que la más evidente sería seguir la trayectoria de los fabricantes de los chips, nosotros vamos a seguir aquí los datos de Android Authority, que se han concentrado en los resultados obtenidos por cada dispositivo, una apuesta acertada, en nuestra opinión, porque lo normal es que haya diferencias significativas incluso con un hardware teóricamente idéntico y porque es la primera referencia para el consumidor. Incluso fijándose sólo en los dispositivos, además, hay varias perspectivas interesantes par examinar los datos y vamos a explorar todas ellas, con comparaciones entre sistemas operativos, entre fabricantes y por rango de precios. Hay que tener en cuenta eso sí, que este estudio privilegia los smartphones lo cuál supone dejar fuera cualquier posibilidad de comparar con tablets windows, que se mueven en un terreno completamente diferente en este apartado.

Android vs iOS

Comenzamos por la más arraigada de las confrontaciones: la que pone en un lado a Apple y en otra al resto de fabricantes que han decidido trabajar con el sistema operativo móvil de Google. Los resultados, como podéis ver en la gráfica son bastante fáciles de leer: la carrera se mantuvo bastante igualada hasta 2013, momento en el que los dispositivos iOS consiguieron recortar algo de la ventaja que empezaban a sacarle los otros, pero entonces estos despegaron. ¿Qué es lo que marcó esta diferencia a favor de Android? Sin duda la llegada de los Snapdragon 600 y Snapdragon 800, que marcaron un salto en potencia fundamental.

potencia sistema operativo

Todo esto, en cualquier caso, del lado del rendimiento multinúcleo, porque la película cambia completamente si lo que consideramos es el rendimiento mononúcleo, un aspecto al que Apple ha dado siempre mucha más importancia en el desarrollo de sus procesadores. Si nos fijamos en la evolución de este apartado en concreto, queda claro que son los de Cupertino los que salen aquí victoriosos y, a pesar de que aún tenemos que ver que es lo que nos depara el A9, parece que podemos apostar sin arriesgarnos demasiado a que seguirá manteniendo la ventaja, aunque quizá no la amplíe.

Fabricantes

Poner a todos los fabricantes Android bajo el mismo paraguas, en cualquier caso, no es demasiado justo, teniendo en cuenta que hay muchos nombres que considerar. ¿Habrá diferencias importantes entre unos y otros? Lo lógico es pensar que sí, pero también es cierto que, sobre todo en la gama alta (que es la que marca los máximos que se tienen aquí en cuenta), lo normal ha sido encontrarse siempre con los mismos procesadores. Los malos resultados de Motorola, especialmente en 2013, son un caso excepcional que reflejan fundamentalmente su apuesta por la gama media.

potencia fabricantes

El resto, efectivamente, se han mantenido bastante próximos la mayor parte del tiempo. En 2014, no obstante, la situación cambió radicalmente y lo hizo gracias a que uno de los competidores comenzó a destacarse de forma clara: Samsung. Por supuesto, la clave ha estado aquí en los fantásticos resultados que han obtenido sus procesadores Exynos, primero en el Galaxy Note 4, más recientemente en el Galaxy S6 y parece que pronto también con el Galaxy Note 5 y el Galaxy S6 Edge Plus.

Rangos de precio

Como acabamos de comentar, los resultados por fabricantes están muy influenciados por el foco de cada uno en determinados segmentos de mercado y, en cualquier caso, es sólo una demostración de lo que son capaces de hacer con sus buque insignia, sin salir de la gama alta. ¿Qué ha sucedido, no obstante, con los dispositivos de gama media y gama básica? ¿Han experimentado una evolución tan importante como los de gama alta o nos encontramos con un mayor estancamiento? Pues como podéis ver, eso era efectivamente lo que estaba sucediendo, pero este año la cosa ha cambiado.

potencia precio

El pasado año ha sido un punto de inflexión crucial en la evolución de los dispositivos por rango de precios: hasta 2014 los dispositivos de gama alta estaban mejorando en potencia de forma espectacular año a año, mientras que los dispositivos de gama básica mejoraban muy gradualmente; a partir de 2014, no obstante, la mejora en potencia de los primeros mejoró bastante pocos, mientras que los más baratos han repuntado de forma contundente. La gama media, sigue una trayectoria un poco diferente, no obstante: inicialmente avanzó tan rápido como la gama alta y, de hecho, queda claro que no era la potencia lo que les distinguía más, pero luego sufrieron un frenazo y sólo ahora han vuelto a avanzar. Todo esto se corresponde bastante bien con la gran revolución que hemos visto en los últimos tiempos en la gama básica y la gama media y en la que ha tenido una parte importante precisamente los procesadores de Mediatek aunque también el hecho de que fabricantes como Motorola o como algunos de los fabricantes low-cost asiásticos han conseguido llevar chips de alto nivel a dispositivos bastante asequibles.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios