Samsung Galaxy S6 Edge+ vs Samsung Galaxy S6 Edge: ¿qué ha cambiado además de la pantalla?

Escrito por
Comparativas

El Samsung Galaxy S6 Edge+ se ha hecho oficial esta misma tarde junto al Galaxy Note 5 (aunque este último podría no llegar a Europa inmediatamente) en el evento “Galaxy Unpacked 2015” celebrado por la compañía surcoreana en Nueva York. Como os explicábamos en el artículo del lanzamiento, el Galaxy S6 Edge+ es la versión phablet del Galaxy S6 Edge que se presentó a principios de año en Barcelona y que ha logrado unos muy buenos resultados (superando incluso al Galaxy S6). Pero además del tamaño de la pantalla, hay algunos cambios importantes que destacamos en la presente comparativa.

Diseño y dimensiones

Ya lo comentábamos, el diseño del Galaxy S6 Edge+ no solo se parece al del Galaxy S6 Edge sino que es idéntico (salvo por el tamaño, obviamente). Después de la retahíla de halagos recibidos por parte de prensa y usuarios, la compañía surcoreana ha decidido mantener las líneas y los materiales de fabricación, con los acabados en metal y cristal, una combinación realmente atractiva. En cuanto a las dimensiones, la versión “Plus” es por lógica más grande y pesado, 154,4 x 75,8 milímetros y 153 gramos de peso por los 142 x 70 milímetros y 132 gramos del modelo original, pero también es un poco más delgado, 6,9 milímetros en vez de 7 del Galaxy S6 Edge.

galaxy-s6-edge-plus-vs-galaxy-s6-edge-3

Pantalla

El Samsung Galaxy S6 Edge+ tiene 5,7 pulgadas con resolución QHD (2.560 x 1.440 píxeles) lo que nos deja una densidad de 518 píxeles por pulgada, mientras que el Galaxy S6 Edge monta un panel de 5,1 pulgadas también con resolución QHD, por lo que su densidad es superior, concretamente de 577 píxeles por pulgada. Ambos utilizan la tecnología SuperAMOLED de Samsung y están protegidos por el cristal de Corning Gorilla Glass 4. En definitiva, lo único que los diferencia es el tamaño, pero la calidad de imagen es indiscutible en los dos terminales.

Rendimiento

Similitudes y diferencias en este apartado. Empezamos por lo que se mantiene, el procesador, un Exynos 7420 con ocho núcleos que ya situaba al Galaxy S6 y al Galaxy S6 Edge en lo más alto de la lista de terminales más potentes de la primera mitad de 2015. Un procesador de fabricación propia, que si bien se esperaba una evolución, esta no era necesaria y finalmente no se ha llevado a cabo por Samsung. Pasamos ahora a las diferencias, la mayor de ellas la RAM. El nuevo Galaxy S6 Edge+ dispone de 4 GB de RAM LPDDR4 por los 3 GB del modelo original, lo que sitúa al phablet como uno de los referentes del mercado en este aspecto. Y en el almacenamiento, ahora tenemos dos opciones 32 y 64 GB, por lo que han omitido la de 128 GB (suponemos que se trata de una decisión comercial, no habrán vendido muchas unidades con esta capacidad).

galaxy-s6-edge-plus-vs-galaxy-s6-edge-4

Cámara, batería y conectividad

A priori, la cámara del Galaxy S6 Edge+ es la misma que la del Galaxy S6 Edge, con 16 megapíxeles, estabilizador óptico de imagen (OIS), autofocus, LED flash y apertura f/1.9, también la secundaria, de 5 megapíxeles. Las novedades anunciadas están en el plano software, por lo que acabarán llegando a ambos con las actualizaciones. Lo mismo podemos decir de la conectividad, los dos incluyen el paquete completo con: 4G LTE, WiFi 802.11 ac, MIMO (620 Mbps), Bluetooth 4.2 LE, ANT+, NFC y GPS/GLONASS/Beidou.

Sí encontramos diferencias en la batería. La del Galaxy S6 Edge+ tiene 3.000 mAh de capacidad (en algo se tenía que notar el aumento de tamaño) y lo mejor de todo es que se carga al completo en tan solo 120 minutos (dos horas) gracias al sistema de carga rápida avanzado. La del Galaxy S6 Edge tiene solo 2.600 mAh y tarda 180 minutos en cargarse. A pesar de que la pantalla es más grande, el phablet debería ser mejor en lo que autonomía se refiere.

Accesorios

No solemos incluir este apartado en las comparativas, ya que a menudo no aporta nada importante. Pero sí esta vez al comparar dos dispositivos “hermanos”. Aparte de lo comentado, los dos tienen lector de huellas, ninguno pude extraer la batería ni ampliar el almacenamiento con microSD, también los dos ejecutan Android 5.1 Lollipop (aunque el Galaxy S6 Edge no lo haga de fábrica), la diferencia que nos queda por comentar es que el Galaxy S6 Edge+ tiene disponible una especie de funda con teclado, que si bien, no es lo mejor en el sentido estético, sí que puede ayudar a ciertos usuarios en determinadas situaciones.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios