Innovación vs relación calidad/precio: ¿qué importa más?

Escrito por
Phablet

A estas alturas parece que ya podemos dar por terminada la temporada de grandes lanzamientos y empezamos a tener algo de perspectiva sobre la trayectoria que se está trazando tanto en el mercado de los phablets como en el de los tablets. Por supuesto, cabe hacer muchas lecturas de los nuevos dispositivos que hemos conocido en los últimos meses pero hay una que parece difícil de negar y que de hecho está de fondo detrás de muchas de las polémicas que más han encendido los ánimos últimamente: la polarización es cada vez más fuerte entre una serie de dispositivos que parecen haber dejado atrás incluso la gama alta y otros que por precio pertenecen a la gama media (o incluso básica) pero cuyas especificaciones técnicas podrían hacernos dudar. ¿Cuál de las dos tendencias se acabará imponiendo?

La consolidación de la gama “ultra-alta”

Aunque el concepto de gama «ultra-alta” puede resultar algo incómodo, lo cierto es que resulta bastante útil para dar forma a una tendencia que se ha venido consolidando desde finales del año pasado: los buque insignia llegan ya siempre acompañados de una versión “plus”, con un precio que normalmente es unos 100 euros más alto y que termina haciendo que, en general, se vendan en nuestro país por un mínimo de nada menos que 800 euros. ¿Qué justifica estos precios? Por un lado, y por supuesto, el diseño, los materiales premium y los buenos acabados, pero, sobre todo, o al menos esa es la intención de los fabricantes, no sólo un hardware al máximo nivel, sino también innovación: la pantalla edge de los últimos Samsung, el 3D Touch de los últimos iPhone, la pantalla 4K del Xperia Z5 Premium

iPhone 3d touch

La pujante gama media

La gama alta no sólo se está estirando por el extremo en el que se encuentran los dispositivos más caros, sino que también lo está haciendo en el opuesto, llegando un punto en el que a veces es difícil distinguir entre la gama media y la gama alta. Pensemos, por ejemplo, en el Moto X Style, que por poco más de 500 euros nos deja una pantalla Quad HD y una cámara de 21 MP. También el alto nivel que estamos encontrándonos en la gama media últimamente contribuye a que la frontera sea cada vez más borrosa: hacerse con un phablet con pantalla Full HD, cámara de 13 MP (aún hay phablets con estas especificaciones técnicas en la gama alta y eran casi el estándar hace tan sólo un año) y en ocasiones los mismos procesadores que montan los modelos más caros (como el Snapdragon 810 del OnePlus 2) por 400 euros o menos es relativamente fácil a estas alturas.

OnePlus-2-5

¿Cuánta diferencia hay entre los low-cost chinos y la gama “ultra-alta”?

No sólo estamos viendo avances espectaculares en la gama media, sino que incluso en la gama básica hemos sido testigos de lanzamientos realmente espectaculares, y estamos pensando sobre todo el en el Redmi Note 2, un phablet cuyo precio de partida en China es de sólo 125 euros (por cuánto nos salga aquí depende ya del importador) y que cuenta con resolución Full HD, un procesador que HTC monta en un gama alta (el Helio X10 de Mediatek) y una cámara también de 13 MP. De hecho, para ilustrar precisamente esto, os traíamos hace un par de meses una comparativa en la que le enfrentábamos al espectacular Galaxy S6 edge+. Por supuesto, la diferencia en hardware es aún palpable y aquí no hay pantalla curva, ni carcasa de aluminio, ni 3D Touch, ni tantas otras de las características que distinguen a los phablets más caros, pero realmente hay que tener en cuenta que hablamos de un dispositivo que cuesta menos de un 20% de lo que cuestan los otros.

xiaomi redmi note 2 colores

El iPad Pro y la nueva Fire de 60 euros: el caso de las tablets

¿Es muy distinta la situación en el mercado de las tablets? Ni mucho menos: con alguna excepción, en la gama alta no hemos visto una gran evolución desde el año pasado, y todo el protagonismo en este 2015 parece estar siendo para el equivalente de esos phablets de gama “ultra-alta” y que en el sector de las tablets son las de uso profesional, en la estela de las Surface Pro. Por un lado hemos visto debutar a la Pixel C, el iPad Pro y a la nueva Surface Pro 4 dispositivos cuyos precios pueden sobrepasar tranquilamente los 1000 euros para las configuraciones más potentes (al menos estos dos últimos), y por otro, no sólo nos encontramos con que las tablets China ganan presenca día a día en América y Europa, sino que incluso Amazon ha lanzado una tablet que se vende por el irrisorio precio de 60 euros.

Fire 7 2015

¿Innovación o relación calidad/precio?

Por supuesto, la filosofía detrás de estos dos extremos del mercado es bastante diferente y, aunque a veces las polémicas respecto a las copias y los “robos” de ideas y de diseños llegan a extremos ridículos, tan innegable como que Xiaomi o OnePlus no han dejado dispositivos con una relación calidad/precio imposible de soñar hace apenas un par de años, es que las ideas nuevas se producen normalmente en uno sólo de los extremos. Lo curioso del caso es que, a pesar de que cuando Samsung lanzó el Galaxy Note Edge (uno de los primeros phablets que alcanzó los 800 euros de precio) lo hizo un poco como si de una “edición limitada” se tratara, desde el iPhone 6 Plus se ha hecho patente (y con el Galaxy S6 Edge tuvimos otra buena prueba) que los dispositivos más caros pueden convertirse también en un enorme éxito de ventas, y que hay muchos usuarios dispuestos a invertir lo que haga falta con tal de tener un dispositivo al máximo nivel y rompedor, por lo que no hay razón tampoco para pensar que el auge de los low-cost asiáticos vaya a ser, ni mucho menos, el final de la innovación. Parece bastante probable, al contrario, que lo que veamos sea acentuarse esta tendencia a la polarización, reforzándose ambos extremos a costa de la gama media tradicional.

¿Cómo creéis que evolucionará el mercado en los próximos tiempos y en cuál de los extremos os situais vosotros personalmente?

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios