Tablets y phablets: Los fallos en imagen más comunes

Escrito por

Las propiedades de imagen en nuestras tablets y smartphones han sido uno de los elementos que los fabricantes han mejorado más en los últimos años. La mejora de la resolución, el aumento de la densidad de píxeles y un mayor ajuste entre la nitidez y el tamaño del panel, han permitido a muchos terminales experimentar un aumento considerable de éstas capacidades que han tenido una repercusión positiva en los usuarios a la hora de otorgarle una mayor experiencia de uso de unos soportes con los que convive día a día ya sea para comunicarse con su entorno y el resto del mundo o bien, para reproducir contenidos audiovisuales con una gran calidad.

Sin embargo, con la mera utilización de estos terminales y también, con el paso del tiempo, pueden aparecer algunos problemas que acaban enturbiando el manejo de los dispositivos táctiles y a la larga, perjudicando tanto al rendimiento de los mismos, como a los consumidores. Pero, ¿Cuáles son estos inconvenientes que pueden llegar a resultar tan molestos? A continuación os ofrecemos una lista sobre los fallos más frecuentes en las pantallas y vemos cuáles pueden ser sus posibles causas. También intentaremos mostraros cuáles pueden ser sus soluciones para alargar lo máximo posible la vida útil de los paneles.

1. Píxeles muertos

Comenzamos hablando de este hecho. Para entenderlo mejor, comenzaremos hablando de manera muy superficial de cómo se forma la imagen en nuestros dispositivos: Todos los píxeles existentes en la pantalla se dividen en tres colores que, sumándose, dan lugar a toda la gama cromática, llegando a alcanzar millones de tonos diferentes. Firmas como Samsung han conseguido que cada uno de ellos funciones por sí solo emitiendo su propia luz gracias a la tecnología AMOLED. Sin embargo, en ocasiones podemos encontrarnos puntos que acaban apagándose y tornándose negros definitivamente y que no son capaces de mostrar una parte de la imagen. No existe solución a este problema. Por otro lado, también encontramos otras variantes a los píxeles muertos como por ejemplo, el píxel blanco, que como su nombre indica, se trata de un punto que está permanentemente en este tono, y también, el píxel atascado, que se basa en el cambio de color intermintente del punto afectado y que también puede diferenciarse de los de su alrededor mostrándose más brillante o más oscuro.

pixel muerto imagen

2. Scanlines

Se trata de una distorsión de los colores de los píxeles a gran escala. Los puntos afectados se agrupan en líneas enteras que, en la mayoría de los casos son difíciles de percibir y no afectan a una parte importante de los paneles. El error de las scanlines es el hecho de que el color no termina de formarse totalmente y por lo tanto, muestran un tono alterado. Sin embargo, en otros, pueden alterar totalmente la manera en la que se muestran elementos tan básicos como los iconos y puede convertirse en un problema serio.

3. Calibración

El paso del tiempo hace que las pantallas tengan un tiempo de respuesta más lento ante la acción de nuestros dedos. Por otro lado, el uso intensivo también puede dar lugar a que determinadas secciones de los paneles no respondan de la manera adecuada ya sea por no reconocer las pulsaciones, por el hecho de que los iconos puedan experimentar ligeras vibraciones al tocarlos, o simplemente, estén inactivos. La presión acaba repercutiendo negativamente en los paneles y por ello, de vez en cuando es necesario recalibrar estos componentes para que vuelvan a tener un funcionamiento normal. Desde Android puede hacerse esta tarea accediendo al menú «Ajustes«, donde posteriormente entraremos a «Acerca del teléfono«. Una vez dentro de éste último, pulsaremos 7 veces sobre la versión del dispositivo y tras recibir un mensaje, tendremos la autorización para acceder a un menú más en el que podremos ver qué sectores de la pantalla son los que soportan mayores esfuerzos y qué partes son las que se encuentran más dañadas pulsando sobre ellas y visualizando unas líneas rojas.

calibracion tablet

4. Exposición solar

A la larga, y al igual que sucede en el cuerpo humano, un tiempo excesivo frente al sol, puede acabar perjudicando las pantallas ya que, pese a que una gran cantidad de tablets y smartphones posean opciones de ajuste de brillo automático, a veces puede producirse un sobreesfuerzo en los paneles que puede dar lugar a la pérdida de visibilidad y de nitidez produciendo un fenómeno denominado «imagen solarizada» que, curiosamente, está presente como efecto en variedad de aplicaciones fotográficas.

5. Aplicaciones

Por último, un elemento que puede producir efectos similares a los de una mala calibración en aspectos como una falta de respuesta ante las pulsaciones, puede venir de la mano de aplicaciones que por lo general también repercuten en una ralentización de los dispositivos. Un consejo para evitar este problema que puede darse de manera frecuente en algunos terminales pasa por mantenerlos limpios, descargando solo aquellas que estén respaldadas por otros usuarios y desarrolladores y actualizándolos cuando sea necesario.

aplicaciones android

Como habéis visto, existen algunos inconvenientes que pueden dificultar la experiencia de uso de nuestras tablets y smartphones. Otra serie de recomendaciones pasa no solo por tener los dispositivos optimizados,  sino también limpios y evitando filtraciones de elementos como partículas de polvo y humedad que pueden producir daños importantes en las pantallas. Tras conocer algunos de los problemas más comunes, ¿Habéis sufrido alguno de ellos o sin embargo pensáis que se trata de incidentes puntuales que no repercuten a largo plazo en el uso de los terminales? Tenéis disponible más información similar como por ejemplo, los fallos más comunes a medida que los dispositivos envejecen para que conozcáis otros problemas que pueden afectar a unos soportes que se han convertido en algo indispensable en nuestras vidas.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios