Tablets y pantallas. ¿Qué tipos hay y en qué se diferencian?

Escrito por

El hecho de que actualmente, podamos acceder a infinidad de contenidos tocando directamente con los dedos sobre ellos, se ha convertido en una revolución que ha cambiado nuestra forma de relacionarnos pero también de conectarnos con el resto del mundo. Los soportes táctiles ya se han convertido en unos elementos imprescindibles en las vidas de cientos de millones de personas, que ven en estos terminales una llave muy útil para hacer más sencillo su día a día gracias a la existencia de aplicaciones y decenas de herramientas más, y que se han consolidado definitivamente en un espacio de tiempo algo menor a una década.

Las pantallas de nuestras tablets y smartphones son unas de las protagonistas de esta transformación. Anteriormente, hemos hablado de las prestaciones de imagen a tener en cuenta a la hora de adquirir nuevos dispositivos, de los fallos en materia de imagen más comunes y también, de las diferentes tecnologías existentes para reforzar la resistencia de estos paneles. Sin embargo, debemos hacer una clasificación más ya que, dependiendo de otros aspectos como su funcionamiento básico. A continuación os damos los detalles más importantes sobre los dos grandes familias de pantalla, las capacitivas y las resistivas y os comentamos en qué se parecen, cuáles son sus diferencias más importantes y las ventajas e inconvenientes de ambos tipos.

galaxy view soporte

Misma base

El principio que ambos paneles comparten es el hecho de que tanto los paneles resistivos como los capacitivos controlan los flujos de corriente eléctrica que circulan a través de ellos. Sin embargo, como veremos a continuación, ambos tipos de pantalla tienen maneras distintas de ejercer esta influencia que repercute en la manera en la que el usuario interacciona con sus dispositivos.

Pantalla resistiva

Entre las principales ventajas que posee destacan un coste de fabricación relativamente bajo, una mayor precisión cuando hacemos contacto sobre ellas y, sobre todo, más resistencia a golpes, arañazos y especialmente, al paso de humedad y partículas de polvo. Su funcionamiento es sencillo: Se compone de dos capas, una externa, que es flexible y otra interna, más rígida. Entre ellas se produce el paso de la corriente eléctrica, que se concentra en el punto sobre el que pongamos el dedo. Sin embargo, las pantallas resistivas tienen limitaciones importantes que a la larga pueden dificultar el uso de los dispositivos equipados con ellas. Éstos son una pérdida progresiva del brillo del panel y un grosor elevado. Actualmente, algunos fabricantes están dejando de lado este tipo de paneles mientras que otros continúan investigando cómo adelgazarlos y solventar los problemas de luminosidad.

pantalla resistiva tablet

Pantalla capacitiva

Es la evolución de los primeros soportes táctiles. Su funcionamiento es muy sencillo: El panel posee una carga eléctrica distribuido de manera equitativa todas sus dimensiones. Cuando lo tocamos, se produce una variación en el reparto de la corriente, que se concentra en el punto en el que tocamos. Con ayuda de los procesadores, se transforma la señal en una orden que el dispositivo ejecuta. La gran fortaleza que poseen las pantallas capacitivas es el hecho de poder presionar en distintos puntos obteniendo respuesta como por ejemplo, cuando hacemos zoom en una fotografía. Sin embargo, no todos los dispositivos son capaces de soportar esta modalidad ya que es necesario un sistema operativo que sepa reconocer las órdenes y que pueda procesar de manera correcta la presión en varios lugares de manera simultánea. Entre sus inconvenientes más importantes encontramos un coste de fabricación más caro, una menor resistencia a factores externos y por último, que en los terminales de mayor tamaño, son necesarios lápices específicos para ellos. Por otro lado, al reconocer más lugares de contacto, la precisión es menor que en las pantallas resistivas y, en el caso de llevar puestos guantes, los soportes no reconocen el contacto sobre ellos y por tanto, no se produce respuesta ya que no hay ninguna interacción entre el pequeño campo eléctrico que produce nuestro cuerpo y el existente en las tablets o smartphones. Samsung es una de las firmas que comercializa dispositivos con este tipo de paneles, a los que acompaña de accesorios llamados «stylus» con los que se mejora la capacidad de interacción.

pantalla capacitiva tablet

Como habéis visto, existen dos grandes familias de pantalla que comparten la base de su funcionamiento pero que sin embargo, presentan diferencias importantes en elementos que van desde el coste medio de fabricación hasta la capacidad de respuesta de los mismos a la hora de presionar sobre ellos. Sin embargo, la interacción no es algo que se limite solo a los paneles sino que también es necesaria la implicación de otros componentes como los procesadores para que los dispositivos sepan actuar de manera adecuada. Tras conocer las ventajas e inconvenientes de ambos, ¿Cuál tipo de pantalla creéis que es mejor y que se puede ajustar más a vuestras necesidades? Tenéis disponible más información sobre otras prestaciones relacionadas con este componente como por ejemplo, las diferentes tecnologías dirigidas a aumentar la resistencia de los paneles como Corning Gorilla y muy a tener en cuenta para conseguir una experiencia de uso más completa en vuestras tablets y smartphones.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios