Cómo proteger mejor tu intimidad en tu iPad o iPhone

Escrito por
iOS

La cuestión de la privacidad es una tema siempre candente cuando hablamos de dispositivos móviles. Afortunadamente, y a pesar de que es difícil conseguir una protección 100% efectiva, hay muchas opciones para proteger mejor nuestra intimidad que sí que están en nuestras manos. ¿Queŕeis aseguraros de que estáis haciendo todo lo posible en este sentido? Hacemos un repaso a diez recomendaciones básicas para usar vuestro iPad y iPhone.

10 cosas que podemos hacer para proteger nuestra privacidad en iOS

Algunas de estas recomendaciones básicas tienen que ver principalmente con mantener buenos hábitos cuando usamos nuestros dispositivos, pero hay otras muchas que apenas nos van a costar esfuerzo ya que se trata únicamente de revisar y configurar de manera apropiada los ajustes de nuestro iPad o iPhone. La mayor parte de estos ajustes los encontraremos en el epígrafe de “privacidad”, pero algunos están en otros apartados.

Localizaciones. Empezamos con una de las más evidentes y que nunca falla en una lista como esta: desactivar las localizaciones siempre que no sean necesarias. Sino queréis tener que estar pendientes de activar y desactivar (aunque algunas como compartir mi ubicación se pueden quedar desactivadas sin mucho problema), podéis ir directamente al listado de aplicaciones y dar permiso a aquellas que realmente las requieren, e incluso especificar que accedan sólo cuando la aplicación se está utilizando. Es la primera opción en el menú de privacidad.

Safari. Otro punto importante a la hora de proteger nuestra privacidad es, por supuesto, el navegador. No está de más recordar, en primer lugar, que Safari dispone de un modo de navegación privada que podemos utilizar para que no queden registros de nuestra actividad en el historial, pero también hay que tener en cuenta que en el menú de ajustes podemos deshabilitar el apartado de “sitios frecuentes”, además de activar la opción de “no rastrear” y bloquear las cookies (podemos elegir que sea sólo para los sitios que visito o sólo para el sitio web actual).

VPN. Aunque repasar los ajustes de privacidad de Safari es importante, aún lo es más ser consciente del riesgo que siempre supone conectarse a un red Wi-Fi pública, por muy tentador que pueda ser ahorrar en nuestra tarifa de datos. La solución en este caso es descargarse de la App Store algún navegador VPN, y aunque los más rápidos y seguros suelen ser de pago, hay algunas buenas opciones que son gratuitas (betternet, por ejemplo). Y, sobre todo, aseguraros de que aparezca el icono que confirma que está ya activo antes de empezar a navegar.

Publicidad. Aunque quizá no todos sean conscientes de ello, Apple introdujo en sus iDevices una funcionalidad que permite que la publicidad que se nos muestra se ajuste lo más posible a nuestros gustos y necesidades y esto, por supuesto, se consigue recabando información sobre nosotros. Viene activada por defecto, pero si queremos deshacernos de ella no tenemos más que habilitar la opción “limitar seguimiento de anuncios” en el apartado “publicidad” del menú de “privacidad”.

Diagnóstico y uso. Cuando configuramos un iPad o iPhone por primera vez se nos pregunta si estamos conformes con compartir nuestros datos (teóricamente para registrar fallos o funcionamientos deficientes y mejorar el servicio), pero si dijimos que sí y ahora hemos cambiado de opinión, podemos evitar que se sigan enviando deshabilitando la opción en el apartado “diagnóstico y uso” del menú de “privacidad”.

ios privacidad

Touch ID. Desafortunadamente, los modelos más antiguos de iPhone y iPad no disponen de Touch ID, pero si tenéis la suerte de ser usuario alguno de los modelos nuevos que sí cuentan con él, no tengáis ningún reparo en utilizarlo porque el lector de huellas es una de las formas más eficaces a nuestra disposición para proteger nuestra intimidad y el de Apple ha sido el que mejor valoración ha obtenido por parte de los expertos en términos de seguridad.

Autobloqueo. Siempre recomendamos acortar el tiempo del autobloqueo (el tiempo de inactividad pasado el cual se va a apagar la pantalla y bloquear el dispositivo automáticamente) para ahorrar batería, pero lo cierto es que una medida que no está de maś considerar tampoco cuando se trata de proteger nuestra intimidad, ya que de poco nos vale el Touch ID si nos despitamos y el dispositivo se queda desbloqueado al alcance de manos ajenas. Lo podemos ajustar en el apartado «general» del menú de ajustes.

Notificaciones. Bloquear el dispositivo tampoco nos resultará del todo útil si las notificaciones de nuestros mensajes y mails se muestran en la pantalla de desbloqueo. Podemos limitar esta opción para cualquier aplicación, pero probablemente sea interesante hacerlo al menos para servicios de mensajería y mail. Sólo tenemos que ir al apartado de «notificaciones», seleccionar la aplicación en cuestión del listado y deshabilitar la opción “ver en la pantalla bloqueada”.

Fotos en streaming. Si queremos extremar precauciones, puede que no esté de más tampoco deshabilitar la función “fotos en streaming” que lo que hace es cargar automáticamente en tu cuenta iCloud todas las fotografías que hagas, tan pronto como estés conectado a una red Wi-Fi. A diferencia de otros ajustes, esté no suele estar activado por defecto, pero podéis revisar cual es vuestro estatus en el apartado “fotos y cámara” del menú de ajustes.

Mensajes. Es una recomendación que hacemos con cierta cautela porque hay que tener en cuenta que los vamos a perder para siempre, pero no está de más ser conscientes al menos de que tenemos una opción para dejar que nuestros mensajes se borren automáticamente y que podemos configurar cada cuanto tiempo nosotros mismos (aunque las opciones son distintas en función del tipo de mensaje) en el apartado correspondiente del menú de ajustes.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios