Tablets y almacenamiento externo: Clases y funciones de las SD

Escrito por
Phablet

La memoria y capacidad de almacenamiento, han sido dos de los parámetros que más rápido crecimiento han experimentado en los últimos años. La consolidación de los soportes portátiles ha dado lugar al desarrollo de multitud de maneras con las que aumentar la capacidad de los dispositivos, que ya se encuentran a años luz de los existentes hace tan solo unas décadas y de aquellos terminales que podían llegar a ocupar habitaciones enteras y necesitaban gran cantidad de recursos y potencia para desempeñar las tareas que actualmente, solo requieren de segundos o incluso menos.

Dentro de estas características, hemos asistido a un aumento de la memoria RAM tanto de tablets como de smartphones, donde ya podemos encontrar terminales con una capacidad de 4, 6 o incluso 8 GB en el caso de los más elevados, y que al mismo tiempo, traen unos discos duros que pueden albergar millones de canciones, vídeos y fotografías. Sin embargo, en un intento por conseguir un almacenamiento casi ilimitado, encontramos maneras de ampliar esta capacidad ya de por sí, alta en muchos casos pero que para gran número de usuarios, puede resultar insuficiente. Hablamos de las memorias externas, cuya fácil adquisición y variedad, ha contribuido a que nuestros dispositivos se conviertan en auténticas bibliotecas donde guardamos parte de nuestras vidas. A continuación os presentamos los tipos de tarjetas SD más popularizadas y en qué situaciones podemos obtener el máximo rendimiento de ellas.

Nexus 9 Marshmallow RAM

SD para todo tipo de dispositivos

Desde su aparición hace algo más de 15 años, las tarjetas SD se han convertido junto a los USB en los dos soportes de almacenamiento más utilizados en multitud de terminales. Desde cámaras de fotos hasta ordenadores de sobremesa y portátiles, son capaces de almacenar gran cantidad de datos y contenidos en unas dimensiones reducidas que pueden variar según el formato de la tarjeta. Otro de los aspectos en los que se diferencian están en su capacidad y la velocidad de transferencia.

1. Tarjeta SDXC

Un soporte muy habitual tanto tablets como en smartphones junto a otros formatos como Micro SD, su principal característica es que puede almacenar contenidos muy pesados que superen 1 GB de tamaño. La gran fortaleza de este tipo de almacenamiento es que posee varios TB de capacidad pero resultan más caros y no pueden resultar del todo útiles si los vamos a utilizar en soportes portátiles pertenecientes a las gamas más bajas.

SanDisk Ultra microSDXC 128 GB

2. SDHC

A caballo entre las más habituales, las Micro SD y la SDXC, su capacidad de almacenamiento es intermedia, llegando a alcanzar picos de 32 GB. Pese a que aparecieron hace 10 años, se trata de una de las tarjetas más utilizadas actualmente. Su mayor limitación es el hecho de que pese a tener un tamaño considerable para guardar los contenidos, los más pesados no pueden superar los 4 GB. Aún así, resultan una alternativa interesante para dispositivos de gama media.

3. Micro SD y Mini SD

Las primeras de esta clase son las que están más extendidas en tablets y smartphones. Entre sus puntos fuertes destacamos su tamaño, de 15×11 mm aproximadamente, y que está disponible en varios modelos dependiendo de su capacidad, llegando hasta los 128 GB. Por otro lado, destacamos las Mini SD, con unas dimensiones algo mayores que su compañera con 21×14 mm pero con una capacidad similar. Otro de los puntos fuertes de ambos tipos de tarjetas son la rápida velocidad de trasvase de contenidos. Por otro lado, en este tipo de componentes es donde encontramos una mayor competencia ya que actualmente, muchas de las grandes compañías tecnológicas fabrican los suyos propios como por ejemplo, Samsung, que, o bien venden por separado, o por otro lado, incorporan en sus modelos.

micro sd 128 gb

¿Cuál es la más rápida?

Como hemos mencionado anteriormente, la velocidad de transferencia de datos es uno de los parámetros que diferencian mejor los distintos tipos de tarjetas SD. A día de hoy, podemos encontrarnos con 5 grandes familias que van desde la Clase 2, que puede resultar lento para algunos usuarios al llegar solo a los 2 MB por segundo, hasta la Clase UHS 3, con medias de 30 MB. El uso de cada clase debe atender a las necesidades que tengamos en ese momento, pero también, a la capacidad de nuestros terminales. Las prestaciones de imagen de los mismos pueden ser una buena referencia a la hora de elegir qué tarjeta nos viene mejor. Por ejemplo, si disponemos de una tablet o smartphone capaz de grabar videos en 4K que necesiten una cantidad importante de espacio y al mismo tiempo, que puedan enviarse a otros soportes de manera rápida, las tarjetas más apropiadas serán las de Clase 10 o las UHS 3 de gran capacidad como las SDXC. Por otro lado, si tenemos modelos más asequibles, pero también con menos espacio, con unas SD de Clase 4 o 6, resultan idóneas ya que ofrecen una velocidad no de las más elevadas, pero sí suficiente.

HTC One M8 Android L Micro SD

La memoria se ha convertido en uno de los pilares fundamentales a la hora de adquirir nuevos dispositivos. Sin embargo, ¿Pensáis que los fabricantes deben crear más opciones de almacenamiento, o las tarjetas existentes y con varios años de vida, resultan útiles y pueden satisfacer de sobra las demandas de todo tipo de usuarios? Tenéis disponible más información sobre otros aspectos de memoria a tener en cuenta como los diferentes elementos que encontramos dentro de ella y trucos para mejorarla y contribuir a sacar el máximo partido posible a nuestros terminales.

Compártelo. ¡Gracias!