iOS vs Android: lo que aún les separa

Escrito por
Android

Sin entrar en las polémicas de quién “inspiró” a quién, de lo que no cabe duda es de que en los últimos tiempos, los dispositivos iOS y los Android no han dejado de aproximarse y que la experiencia de uso a ambos lados de la frontera es cada vez más y más similar. Probablemente el mejor ejemplo de ello lo tuviéramos con sus dos últimas grandes versiones, iOS 9 y Android Marshmallow, como ya comentamos en su momento. No obstante, persisten diferencias fundamentales entre ellos que parecen difíciles de superar y que tienen mucho, sino todo, que ver con el grado de control (o la falta de él) que Apple y Google tienen sobre sus sistemas operativos. Ya hemos hablado en algún momento de las ventajas que tiene un sistema operativo abierto como Android, pero lo cierto es que tampoco son todo ventajas y, de hecho, recientemente hemos sabido que incluso la compañía del buscador quiere que sus Nexus se parezcan más a los iDevices en este sentido. ¿Diversidad o eficiencia? ¿Qué es lo que preferís vosotros?

Personalización, variedad y especialización

Vamos a empezar con la que sin duda es la gran virtud de Android y que son las casi ilimitadas posibilidades que tenemos a la hora de conseguir el dispositivo perfecto para nosotros, algo que empieza con el poder elegir entre un sinfín de modelos, de todos los tamaños y precios, y orientados hacia los perfiles de usuario más variados: tanto si queremos un smartphone de 4.5 pulgadas, un phablet de 6 pulgadas, una tablet de ese mismo tamaño o una de 18 pulgadas, como si buscamos dispositivos de menos de 100 euros para nuestros hijos o darnos un capricho con uno de auténtico lujo, como si andamos detrás una tablet para jugar o una con teclado para trabajar… Sean cuáles sean nuestras necesidades, hay un smartphone o tablet Android para nosotros, mientras que en el catálogo de Apple, sólo podemos elegir entre 4.7 o 5.5 pulgadas en el caso de los smartphones y entre 7.9, 9.7 o 12.9 pulgadas si queremos una tablet, todos ellos en su último o penúltimo modelo.

Versiones Android

Por supuesto, no es sólo una cuestión de la variedad de dispositivos, sino que uno de los mayores atractivos de Android específicamente como sistema operativo son las infinitas opciones de personalización que pone a nuestra disposición y que no son meramente estéticas, sino que tienen que ver con una increíble variedad de ajustes que se pueden realizar para que el uso de nuestros dispositivos acaba adaptándose como un guante a nuestras preferencias. Es cierto que Apple ha hecho algunas pequeñas concesiones en esta dirección, pero las distancias aún no son enormes (no hay sino que pensar en lo relativamente reciente que es algo tan básico para un usuario de Android como poder utilizar un teclado diferente al que llega pre-instalado, o en lo limitado de sus widgets en comparación). Es cierto que esta carencia, en la otra cara de la moneda, nos ofrece una continuidad mucho mayor entre plataformas y que la familiaridad imperturbable con su interfaz puede ser una ventaja para muchos, pero, ¿merece realmente la pena?

La integración software/hardware

Si la continuidad y la familiaridad son ventajas reales, pero de una relevancia discutible, hay un punto en el que el férreo control que ejerce Apple sobre sus dispositivos y sobre su sistema operativo resultan en un claro punto a su favor, que no es otro que una mayor eficiencia. A menudo vemos en las comparativas de especificaciones técnicas como las mejores tablets y smartphones de la compañía de la manzana se quedan por detrás una y otra vez de sus rivales Android, con diferencias particularmente abrumadoras en el apartado de rendimiento y no hace falta sino recordar que el iPhone 6s Plus aún monta un procesador de doble núcleo con una frecuencia de menos 2 GHz y sólo cuenta con 2 GB de memoria RAM. Pero, a pesar de eso, los iDevices se las apañan para ser tan fluidos como cualquiera de sus competidores, cuando no para superarles (y no hablamos sólo de dispositivos Android, sino también Windows).

IOS vs Android vs Windows

Y no es sólo una cuestión de fluidez, sino que hay otros muchos apartados en los que los dispositivos de Apple han conseguido obtener un mejor rendimiento de un hardware teóricamente inferior. La autonomía es un caso especialmente interesante, por su importancia para nuestra experiencia de uso porque, a pesar de que es difícil hacer comparaciones rigurosas (lógicamente las resoluciones de las pantallas también influyen y las de los iDevices no son ya las más altas en ninguna categoría, pero tampoco son las más bajas), este año hemos visto también al iPhone 6s Plus ponerse en cabeza en este tipo de rankings, incluso a pesar de que su batería es de las de menor capacidad. Por supuesto, hay otros modelos Android que han demostrado una enorme solvencia en este apartado, pero aún así es inevitable preguntarse cuánto más habrían podido conseguir si disfrutarán de un software hecho a medida, como los de la compañía de la manzana.

Actualizaciones

Y terminamos con un punto que, vistos los datos de adopción de Android Marshmallow, está candente y que, a priori al menos, debería ser un nuevo punto a favor de iOS: el que Google mantenga el ritmo de actualizaciones al que nos tiene acostumbrado Apple, una nueva gran versión cada año, y que es lo que sin duda queremos todos, tiene un coste inevitable en niveles de fragmentación. Y es que mientras que los de Cupertino pueden llevar inmediatamente sus actualizaciones a todos sus usuarios, las de Google sólo llegan directamente a los usuarios de sus Nexus, y para el resto tienen que pasar primero por las manos de una miríada de fabricantes, cada uno con una miríada de modelos de smartphones y tablets (según las últimas estadísticas, tenemos ya casi 20.000 modelos diferentes). El resultado de esto es que mientras que los niveles de adopción de iOS 9 pasaron ha superado ya el 75%, el de Android 6.0 acaba de superar el 1%. La realidad es que muchos dispositivos Android, especialmente tablets y especialmente las de gama básica, probablemente no vean a una actualización nunca.

fragmentacion android

Hay una nota positiva en todo esto para los usuarios de Android que, una vez más, tiene que ver con su aperturar. Hablamos, evidentemente, de las posibilidades que nos abren las ROMs, gracias a las cuales podemos llevar a nuestros dispositivos, aunque no sea de forma oficial, las últimas versiones del sistema operativo móvil de Google. Por supuesto, aquí estamos ya en manos un poco de la fortuna, ya que todo depende de la popularidad que tenga nuestro dispositivo entre los desarrolladores dedicados a este tipo de trabajos. Podemos dar por supuesto que los grandes éxitos de ventas y algunos otros que podrían considerarse icónicos, como los Nexus, siempre podrán contar con ellas (hoy mismo os hemos mostrado cómo llevar Android Marhsmallow a una Nexus 7 2012), pero si consultamos las listas de Cyanogen, por ejemplo, siempre nos encontramos con alguna sorpresa. Y esta es una opción con la que, después de todo, nunca podremos contar para nuestro iPad o iPhone, que una vez se caigan de la lista de dispositivos a actualizar de Apple, se habrán quedado estancados para siempre.

¿Qué opináis vosotros? ¿Qué otras ventajas veis a cada uno de estos dos sistemas operativos y cuáles os parecen más importantes?

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo

Comentarios

2 comentarios
  1. Anónimo 05 Feb, 16 19:48

    Tanto Android como iOS tienen tanto sus ventajas como sus desventajas. Todo depende de las necesidades de cada uno. Y además del sistema operativo hay otros aspectos como precio, tamaño, características…

    Aquí está todo bien explicado http://salageek.es/guia-para-comprar-un-smartphone/

    0
  2. Anónimo 26 Jul, 16 19:04

    Mi problema Es que no puedo des liqueurs ni hijo Olvido el password

    0