Windows en 2016. ¿El fin de una encrucijada?

Escrito por

Windows hizo historia en el sector de los ordenadores de sobremesa y más tarde, en los portátiles en las dos últimas décadas. En pocos años, se situó en la cima de los sistemas operativos y ocupó una posición dominante que permitió a sus creadores obtener unos ingresos millonarios que los situaron como unas de las personas más ricas del mundo. Sin embargo, en la trayectoria de este software no solo hemos tenido luces, sino también sombras, que se han visto de manera más evidente en los soportes portátiles de menor tamaño como tablets y smartphones y que han puesto en una situación comprometida a los de Redmond.

Hace unos días, conocíamos las cifras de ventas del último trimestre de 2015 de las dos joyas de la corona que Microsoft tiene a día de hoy. Por un lado, sus dispositivos Surface, que durante 2015 han vivido un momento dulce con la aparición de nuevos modelos y por otro, Windows Phone, el software creado para smartphones y que sin embargo, no ha cosechado el éxito que se esperaba. ¿A qué se deben estos resultados? A continuación os contamos cuáles son las causas de estas cifras y cómo pueden repercutir en el futuro de la firma en el corto plazo.

surface book

 

El punto de partida de Windows

Antes de analizar los datos ofrecidos por los de Redmond, debemos conocer cuál es el lugar que ocupan sus dispositivos actualmente en el mercado. Hay que partir de dos hechos: El primero es que actualmente asistimos a una saturación en el sector de las tablets que limita la entrada de nuevos soportes y que está afectando a la recepción y ventas de la mayoría de las firmas. Por otro lado, si en su día el monopolio de los softwares era de Windows, en la actualidad, el trono, al menos en las nuevas plataformas, lo ocupa Android ya que, como hemos mencionado en otras ocasiones, su cuota actual en las tablets ronda el 60% mientras que en términos globales, añadiendo smartphones, la cifra supera el 90% de los más de 1.000 millones de dispositivos portátiles que a día de hoy encontramos en el mundo.

Errores que aún siguen presentes

Pese a que Windows haya venido con fuerza durante 2015 gracias a los nuevos modelos de Surface, que han permitido un aumento de la presencia de este sistema operativo en el mercado global, muchos usuarios aún reciben con reservas las nuevas versiones. ¿La causa? Windows 8. Esta versión suscitó las críticas de millones de personas tanto desde el ámbito doméstico hasta los expertos en tecnología debido a una interfaz complicada, difícil de adaptar en las tablets y otros soportes portátiles y que tuvo que ser objeto de varias actualizaciones para pulir fallos e intentar recuperar a todos los usuarios perdidos. Por otro lado, la versión para smartphones tampoco escapa de las denuncias ya que, pese a ofrecer unas buenas calidades en aspectos como el rendimiento, fue muy atacado por el hecho de no tener una capacidad de personalización tan grande como Android. Por otro lado, el hecho de que la mayoría de las marcas fabricaran terminales equipados con el robot verde, situó a Windows Phone en una posición casi residual.

windows 8 interfaz tablet

Los datos

Toda esta situación de luces y sombras que ha acompañado a los de Redmond en los últimos años ha dado lugar a que 2015 haya sido un punto de inflexión. Por un lado, Surface ha superado las previsiones de ventas en los últimos meses al superar los 6 millones de unidades vendidas según el portal Digitimes. Una cifra muy superior a los 4 millones que estimaban sus diseñadores y que se prevée que continuará durante 2016 gracias al lanzamiento de nuevos modelos. Sin embargo, esta cifra contrasta con las de Windows Phone durante el último trimestre de 2015, que, con unos 4,5 millones de dispositivos vendidos, ha registrado un descenso de casi el 50% respecto al mismo período de 2014 y queda muy por detrás de otros de firmas como Samsung, que superaron los 80 millones como afirma Phonearena.

¿El ocaso de Windows Phone?

Para intentar remontar el número de unidades de smartphones vendidas, Microsoft ha decidido incorporar Windows 10 en terminales como el Lumia 950 XL. Ventajas respecto a las versiones anteriores como una mayor compatibilidad con todo tipo de soportes y una mejora de Cortana, la asistente personal, son dos de los avances con los que ésta firma busca recuperar el terreno perdido y volver a conquistar a millones de usuarios.

App carpetas Nokia Windows Phone

¿El fin de las dificultades?

Como hemos visto, los de Redmond siguen cosechando éxitos pero también fracasos. Este hecho no es algo aislado ya que afecta a todas las firmas. De momento, 2016 parece arrancar con buen pie para ellos ya que las ventas de Surface se mantienen pese a la caída de sus competidoras y el nuevo año trae consigo una oportunidad para que Windows siga reinventándose y corrigiendo errores del pasado con el lanzamiento de nuevos modelos. Tras conocer la situación actual a la que se enfrenta el software creado por Gates, ¿Pensáis que con estos datos, en especial con los de Surface, se muestra un cambio de tendencia con los que se dejarán de lado las dificultades y los malos resultados de los últimos años o creéis que aún queda mucho trabajo por hacer para lograr más peso en un mercado muy competitivo en el que Android sigue manteniendo la hegemonía? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, las características más destacadas de Windows 10 para que podáis opinar vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios