Overclocking y Underclocking en Android, ¿Tienen riesgos?

Escrito por
Android

Actualmente, el rendimiento tanto a la hora de ofrecer velocidad de ejecución, como la mejora en la duración de las baterías, se han convertido en dos elementos que los fabricantes intentan mejorar con cada dispositivo que lanzan al mercado. Unos procesadores rápidos, capaces de ejecutar de manera simultánea una gran cantidad de tarea, son unos de los parámetros que los usuarios tienen más en cuenta a la hora de adquirir ciertos modelos. El papel protagonista que las tablets y smartphones han tomado en la vida de millones de consumidores en los últimos años, hace que éstos se vuelvan cada vez más exigentes para mantenerse conectados y poder hacerlo durante largos períodos de tiempo a gran velocidad.

Anteriormente, hemos dado una serie de pautas provisionales para optimizar en la manera de lo posible tanto la velocidad de los dispositivos, ya tengan o no chips de la mejor calidad, así como una serie de pautas para sacar el máximo partido a la batería pese a que estos componentes también sufran el paso del tiempo. Por otro lado, también hemos hablado de aplicaciones que permiten aprovechar más las funciones de los terminales. Sin embargo, existen otras acciones que pueden ejecutarse de manera casi permanente. A continuación os hablamos del Overclocking y el Underclocking, dos prácticas  muy utilizadas en Android y que tienen ventajas pero como todo, también entraña una serie de riesgos.

soc

El reloj del procesador, la clave

Estos dos elementos que hemos nombrado antes, comparten la misma base: La frecuencia del reloj del procesador. Pero, ¿Qué es realmente? Cuando los chips reciben carga eléctrica, la llegada de esta corriente es tan rápida, que se mide en ciclos u oscilaciones por segundo que se cuantifican en Hercios. Sin embargo, los componentes actuales que aseguran una alta velocidad, y que se encuentran en la mayoría de tablets y smartphones que se comercializan actualmente, utilizan el Gigahercio, GHz, como unidad de medida ya que la transferencia de energía es más rápida y por tanto, se produce un mayor número de ciclos por segundo.

Overclocking, alta velocidad que puede descarrilar

Una vez hemos aclarado cómo funcionan de manera básica los procesadores y cómo se mide la velocidad que poseen, es hora de hablar del primer término. El Overclocking es el incremento forzado del número de ciclos que puede aguantar un chip. A primera vista, esta acción puede resultar positiva ya que en algunos casos, la subida del rendimiento puede llegar al 30% con su repercusión en la cantidad de tareas y procesos que los terminales pueden ejecutar de manera simultánea. Sin embargo, también tiene sus riesgos ya que con ello, se producen sobrecalentamientos, que a medio plazo, pueden repercutir en el propio procesador y también, en la vida útil de la batería ya que con el Overclocking, también se somete a este componente a una mayor carga de trabajo que provoca un agotamiento acelerado. Otro aspecto a tener en cuenta es que la mejora no se puede observar de manera inmediata, ya que solo se percibe cuando se intentan abrir varias aplicaciones al mismo tiempo o también, con juegos que requieran de una gran cantidad de recursos para funcionar correctamente.

overclocking android pantalla

Underclocking, ¿Una práctica útil?

Si el Overclocking aceleraba el rendimiento, el Underclocking es lo contrario. Miles de usuarios de Android han llevado a cabo esta acción que se basa en la bajada del reloj de los procesadores tanto de las tablets como los smartphones. Se trata de una práctica realizada por aquellos que utilizan sus dispositivos para una serie de tareas básicas como la navegación o el uso de juegos muy sencillos y que no requieren de una carga de trabajo excesiva ni de una gran cantidad de recursos para funcionar. A primera vista, esto tiene sus ventajas ya que los terminales se mantienen refrigerados, y también, aumenta la duración media de las baterías, lo que repercute en una mayor autonomía y por tanto, en unos ciclos de carga más espaciados.

Todo es relativo

Tanto una práctica como la otra tienen sus ventajas e inconvenientes y ninguna resulta más beneficiosa o perjudicial que la otra. Depende del usuario decidir si llevarlas a cabo o no. Para aquellos que tengan soportes rápidos pero que demanden más velocidad al dedicar sus plataformas al trabajo o simplemente, para disfrutar mejor de los juegos, el Overclocking será una opción muy interesante. Sin embargo, para los que no utilicen demasiado los terminales, el Underclocking aparte de contribuir a un buen funcionamiento de los soportes en tareas sencillas, puede ayudar a prolongar la vida útil de los soportes.

underclocking pantalla

Como habéis visto, estas funciones, que en su día tuvieron origen en los primeros ordenadores y que también fueron muy utilizadas en esos soportes, han dado el salto a las tablets y smartphones con sus luces y sus sombras. Tras conocer más sobre ellas, ¿Pensáis que se trata de elementos adicionales que pueden mejorar el rendimiento global de los dispositivos, y ofrecer a los usuarios una mayor experiencia de uso o por el contrario, creéis que se trata de acciones que pueden tener su impacto en los dispositivos y que, aunque parezcan poco dañinas en el corto plazo, luego pueden deparar sorpresas desagradables que pueden repercutir negativamente? Tenéis a vuestra disposición otra serie de consejos y pautas con un impacto más limitado y que pueden ayudaros a sacar el máximo rendimiento posible a vuestros terminales tanto en materias como el rendimiento como en la duración de la batería y la prolongación de la vida útil de los componentes.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios