Por qué CyanogenMod es perfecto para revivir un tablet o smartphone antiguo. Mi experiencia con un Nexus 4

Escrito por
Android

Llega un momento crítico en la vida de todo smartphone o tablet en la que su dueño se da cuenta de que sus funciones iniciales se han visto seriamente mermadas, bien por la acumulación progresiva de crapware, por la falta de actualizaciones, o por el hecho de que el hardware se queda atrás con respecto a las novedades punteras del segmento. CyanogenMod puede convertirse en un gran aliado para prolongar las virtudes de un terminal más allá de sus propias posibilidades iniciales.

Por avatares de la vida, estoy en pleno proceso de renovación de mi smartphone. Ahora mismo no puedo utilizar mi terminal antiguo hasta recibir el nuevo, y me he visto en la necesidad de rescatar un Nexus 4, aún más antiguo, del cajón del olvido. Este dispositivo, a pesar de contar con ciertos rasgos aún sobresalientes tras casi cuatro años después de su lanzamiento, mostraba también un importante punto oscuro en sus prestaciones: la autonomía; y es que difícilmente aguantaba un día entero llevando a cabo un uso un poco intensivo. Además, las sucesivas actualizaciones de Android tampoco le hicieron demasiado bien, y con Lollipop 5.1 ya comenzaba a verse una respuesta un tanto más pesada, a pesar del bombo que en su momento se le dio al project butter.

Dicho lo cual, me apetecía ver cómo le sentaba Android 6.0, y mientras acaba de producirse el relevo, me puse a instalar CyanogenMod 13. Esto ha servido para reencontrarme con una máquina fabulosa.

La sombra de Google es alargada

No nos engañemos: Google es el principal responsable de la mayoría de las virtudes del sistema Android. En los últimos años ha conseguido ponerse a la altura de iOS en numerosos aspectos, a pesar de que todavía necesita un hardware más avanzado que el de los iDevices para alcanzar una suavidad igual de satisfactoria y de que en términos de autonomía queda aún camino por recorrer.

Google tablet 3D

Sin embargo, esto tiene una contrapartida y es que Android viene cargado de Servicios de Google para monitorizar una serie de cuestiones del uso del terminal, y de datos que arroja su dueño, que no benefician al rendimiento del sistema (y eso por no entrar en cuestiones relativas a la privacidad).

El gran éxito de Cyanogen: regular el consumo de batería

CyanogenMod no tiene prácticamente nada que no vayamos a ver en un Pure Android, como puedan ser el Nexus 6P o el Moto X Style, sin embargo, sí carece de una cosa: el hecho de montar toda su estructura de software a partir de unas herramientas del sistema perpetradas por Google. La clave es la siguiente, mientras que en cualquier terminal convencional, cuando uno echa un vistazo a los ajustes de batería se encuentra con eso:

Nexus 9 sin cyanogenmod consumo segun aplicacion

en un equipo con CyanogenMod 13 vemos esto otro:

Nexus 4 con cyanogenmod bateria

Toda la parte que mantiene en movimiento el sistema consume mucho menos, el despilfarro de energía en mero mantenimiento muestra una eficiencia sensiblemente mayor por no necesitar que Google esté trabajando de forma integrada con todos sus servicios de modo constante.

Nexus 4 con cyanogenmod memoria

Otro apartado fundamental es el del almacenamiento. El Nexus 4 que utilizo cuenta con módulo interno de 16GB. Aún así, con numerosas apps instaladas, fijáos hasta donde llega la barra de de memoria.

Conclusión

Además de una autonomía muy mejorada (llevo más de 24 horas utilizando el Nexus 4 y aún tengo más del 43% de carga), o de una cuestión de memoria (tengo todas las apps imprescindibles para mi día a día instaladas y me sobran más de 10 GB), la fluidez de respuesta del equipo recuerda a la de sus primeros días. En definitiva, si no quisiera una pantalla un poco más grande y una cámara algo mejor, con Marshmallow en un terminal extraordinariamente veloz, tendría para tirar aún una buena temporada.       

Compártelo. ¡Gracias!