Huawei GX8: ¿Un lavado de cara de una phablet ya existente?

Escrito por
Phablet

Actualmente, el número de tablets y smartphones existentes para los usuarios llega a varios miles de modelos y la cifra sigue en aumento. Un ejemplo, es el hecho de que con el sistema operativo Android, podemos llegar a encontrar casi 24.000 modelos distintos procedentes de cientos de firmas independientemente de su tamaño o ámbito de distribución. La cantidad de dispositivos que las marcas lanzan es tal, que no es extraño ver cómo el mercado se satura ante una oferta tan grande, en un contexto en el que los consumidores, tampoco disponen del tiempo suficiente para asimilar los productos que adquieren debido a que a los pocos meses, aparecen otros totalmente nuevos. 

En esta situación, a las compañías solo les queda una alternativa: Renovarse y lanzar nuevos terminales que por un lado, les permitan diferenciarse de sus competidoras y por otro, atraer a la mayor cantidad de públicos posible con unos soportes que resulten atractivos. Pero, ¿Qué ocurre cuando la capacidad de innovar más se ralentiza? En estas situaciones, las marcas emprenden estrategias simples con los mismos en lo que supone un pequeño lavado de cara con el que vender como algo nuevo, algo que ya lleva un tiempo entre nosotros. Este es el caso del Huawei GX8, una phablet de la que a continuación os contamos sus características más importantes.

huawei mate 8 phablet

¿Huawei G8 o GX8?

A finales de 2015, la tecnológica china lanzó el G8, un modelo con el que pretendía acercar la gama alta a los consumidores medios con este terminal cuyo precio ascendía a 399 euros y que entre sus puntos fuertes, contaba con una RAM de 3 GB y unas cámaras con un cristal de zafiro que aumentaba la resistencia de los sensores a los golpes y las caídas. Junto al Ascend Mate S, esta phablet fue uno de los grandes lanzamientos de la firma asiática durante el pasado año.

GX8: Cambio de nombre pero no de prestaciones

A la hora de hablar del dispositivo de Huawei, comenzamos haciéndolo por sus propiedades de imagen y aspecto. Está equipado con un panel de 5,5 pulgadas acompañado de una resolución Full HD de 1920×1080 píxeles. La presencia de Corning Gorilla Glass. Por otro lado, en cuanto a su diseño, estamos frente a un dispositivo con una carcasa totalmente metálica y disponible en 3 tonos: Blanco, plateado y dorado. Las características de imagen se completan con unas cámaras trasera y frontal de 13 y 5 Mpx respectivamente que, pese a conseguir una resolución en vídeo de 1080 píxeles, no han dado el salto hacia el 4K ni los sensores con 20 Mpx.

Huawei G8 dorado

Memoria y procesador

En lo relacionado con la capacidad de almacenamiento y la velocidad, también nos encontramos con pocos cambios, por no decir ninguno. El GX8 está equipado con una RAM de 3 GB y un espacio de 32 GB en su versión más elevada, ya que existe otra con una RAM de 2 GB y una memoria interna de 16 GB que en ambos casos puede ampliarse hasta los 64 mediante tarjetas Micro SD. Por otro lado, posee un procesador Qualcomm Snapdragon 615 que no es el más rápido ni el más actual del mercado y que con su velocidad de 1,5 Ghz lo sitúa más en la gama media que en los terminales más elevados. Por otro lado, está equipado con una GPU Adreno 405 que, según sus fabricantes, aumenta el rendimiento un 30% respecto a su antecesor.

Sistema operativo

En materia de conectividad y software, este dispositivo está a la altura de los que han salido al mercado en los primeros meses de 2016 ya que está equipado con Android 5.1 y está preparado tanto para redes WiFi como para soportar velocidades 3 y 4G. Por último, dispone de ranuras para Dual SIM y también incorpora la interfaz propia desarrollada por Huawei, Emotion UI en su versión 3.

huawei emotion interfaz

¿Qué cambia realmente?

Como hemos visto, la única modificación importante viene en el nombre del modelo, pasando de llamarse G8 a GX8. Esta circunstancia puede llevar a confusiones y a pensar que en realidad existen dos modelos diferentes cuando realmente no se han producido nuevos lanzamientos. El otro aspecto que también ha variado en los últimos meses, es su precio, ya que el GX8 ha pasado de costar 400 euros y situarse en el límite entre los terminales medios y altos, a los 350 euros aproximadamente en portales como Amazon. Sin embargo, puede tratarse de un terminal de contrastes que en algunas características puede parecer desequilibrado en aspectos como el almacenamiento o la velocidad de los procesadores y sobre todo, caro, si tenemos en cuenta que actualmente, otras firmas, comercializan modelos con características similares a este y con un precio más reducido.

Mate 8

Como habéis visto, Huawei ha tomado una decisión que como mínimo puede resultar, curiosa, a la hora de presentar un modelo que ya lleva en el mercado 4 meses. Tras conocer más sobre el G8 o a partir de ahora, GX8, ¿Pensáis que este cambio de nombre puede contribuir a mejorar la posición de esta phablet en el mercado o sin embargo creéis que se trata de una medida ilógica que no tendrá ninguna repercusión positiva y que además, generará confusión entre los usuarios y no vendrá acompañado de una mejora de sus características? Tenéis disponible más información sobre otros dispositivos que la firma asiática ha lanzado en los últimos meses como el Mate 8, uno de los buques insignia de la marca, para que conozcáis cómo Huawei intenta situarse como un referente tanto en el sector de los dispositivos más elevados como en los medios.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios