Carga rápida: Mitos sobre la nueva moda en autonomía

Escrito por
Phablet

Las tecnologías de carga rápida, han venido pisando fuerte en los últimos meses pese a que existan marcas que ya lleven más de un año incorporándola de manera gradual en sus modelos. Actualmente, multitud de fabricantes desarrollan alguna de ellas, con las que intentan solventar una carencia histórica en materia de autonomía y común a todas las firmas que, junto a otras mejoras, pretenden alargar la vida útil de los terminales. Al mismo tiempo, con esta característica, se intenta prolongar al máximo la duración de la batería en cuanto desconectamos nuestras tablets y smartphones, gracias a otros elementos que también nos encontramos en componentes como el sistema operativo, o los procesadores, y que se basan en una gestión más eficiente así como en el ahorro de recursos en la medida de lo posible.

Sin embargo, la consolidación de este sistema de recarga no es perfecto, y en muchos casos, las experiencias, buenas o malas, de miles de usuarios con ellas, dan lugar una vez más, a decenas de rumores y creencias falsas sobre las ventajas y desventajas de utilizarla. A continuación os contamos los mitos más extendidos sobre la carga rápida, y también os contamos las afirmaciones que sí son ciertas acerca de esta característica para despejaros todas las dudas sobre algo que ha venido para quedarse y para ganar cada vez más adeptos.

bateria android

1. Adiós a la batería si mantenemos el dispositivo cargando toda la noche

Comenzamos con este primer mito que es común a todos los dispositivos. La idea de que la batería de nuestras tablets y smartphones puede estropearse, y dejar de funcionar si mantenemos los terminales conectados a la corriente durante toda la noche si posee tecnología de carga rápida, es errónea. La realidad es que, al igual que sucede con los modelos que no la poseen, este componente está preparado para cortar el flujo de corriente cuando está cargado totalmente. En el caso de los dispositivos equipados con ella, la única diferencia es que el tiempo de carga será menor.

2. El cargador es el elemento clave

Se trata de otra creencia falsa ya que el objeto que prepara realmente a los terminales para soportar la carga rápida es el procesador, que decide cuál es el límite que puede aguantar la batería antes de sobrecalentarse. Por tanto, el cargador simplemente ejecuta la orden que le da el chip y aumenta o disminuye el flujo de energía atendiendo a las demandas del mismo.

Cargador inalambrico Nexus (2)

3. Si mi smartphone no tiene carga rápida y le conecto un cargador que sí la tiene, deja de funcionar

En tercer lugar, destacamos otro mito muy extendido pero que tampoco es real que se basa en la compatibilidad. Muchos creen que si se conecta un terminal que no posee esta característica a un cargador que sí está preparado para ella, la batería queda inutilizada porque se sobrecarga ante un mayor paso de corriente. Esto es falso, ya que, como hemos mencionado antes, es el procesador el que decide cuánta corriente deja pasar. Por tanto, si enchufamos nuestros smartphones a un cargador preparado para ofrecer mayores flujos, no pasará nada, porque una vez más, el chip controlará el voltaje óptimo para poder llenar la batería.

4. ¿Se acorta la vida útil de la batería?

Otra afirmación muy extendida que solo es cierta a medias. Lo que sí sabemos es que con la carga rápida, aumenta la corriente que se traspasa hacia la batería. La verdad viene del hecho de que con el uso, este componente, independientemente del tiempo que necesite para rellenarse, acaba desgastándose y presentando agujeros milimétricos en sus electrodos provocado por la separación de los átomos e iones de litio, que a la larga, inutilizan secciones enteras de la misma que repercuten en una descarga más rápida. Sin embargo, es falso que los terminales con esta tecnología tengan menor vida útil ya que, como hemos mencionado antes, en cuanto la batería está llena, se interrumpe el paso de energía.

qualcomm quick charge

5. ¿Útil solo en parte?

Por último, destacamos esta creencia que afirma que con la carga rápida, solo se puede llenar una parte de la batería. La realidad es que cuando alcanzamos un 60-70%, el flujo de electricidad comienza a disminuir, incrementando con ello, el tiempo necesario para llegar al 100%. Sin embargo, esto no quiere decir que esta tecnología deje de ser útil. Simplemente, reconoce que el terminal casi ha alcanzado su límite de capacidad y no es necesario aumentar la cantidad de corriente que se transfiere.

Como habéis visto, existe una gran cantidad de mitos acerca de la carga rápida que sin embargo, no tienen ningún fundamento real. Tras conocer cuáles son los más extendidos y la realidad acerca de ellos, ¿Pensáis que todas estas afirmaciones tienen su parte de verdad, o sin embargo, creéis que la carga rápida será el futuro de las tablets y smartphones en lo que a autonomía se refiere? ¿Habéis escuchado o sido testigos de alguno de ellos? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, las principales variantes de esta tecnología que podemos encontrar actualmente y cuáles son sus ventajas e inconvenientes para que podáis opinar vosotros mismos al mismo tiempo que también os presentamos una guía completa que os cuenta todo lo que debéis saber sobre la autonomía de vuestros terminales para poder sacarles el máximo partido posible.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios