¿Por qué lo llaman iPad Pro cuando es un iPad Air 3?

Escrito por
iPad Pro

Hace un par de semanas, Apple concretó el movimiento previsto: enterrar la línea iPad Air para acabar imponiendo la Pro. Sin embargo, tras examinar con un mínimo de cuidado la hoja de especificaciones del dispositivo o echar un vistazo a los diferentes análisis que comienzan a llegar desde los Estados Unidos (y a la espera de tenerlo en las propias manos), la decisión parece guardar mayor relación con el puro marketing que con las prestaciones del producto.

Los expertos que han tenido la suerte de establecer un primer contacto con el iPad Pro de 9,7 pulgadas mantienen, en general, un consenso bastante amplio con respecto a las capacidades de la nueva tablet de la manzana. Primero, resulta evidente que no se trata de un concepto lo suficientemente avanzado como para sustituir al PC, a pesar de que ser capaz de mover iOS como ningún otro iDevice hasta la fecha. Lo segundo es que quizá tampoco merezca la pena siquiera comprarlo para sustituir a iPad Air 2, puesto que las mejoras no son tan determinantes.

No es más que un salto generacional (razonable) con la línea iPad Air

Ni siquiera 3D Touch: mejor sonido, pantalla, cámara, procesador y soporte para Smart Keyboard y Apple Pencil. Tras casi un año y medio, y considerando los avances de la competencia, el salto tiene más pinta de cuantitativo que de cualitativo. El aspecto exterior de la tablet es casi idéntico al del iPad Air 2 y algunas mejoras como la cámara iSight, en nuestra opinión, no acaban de venir muy a cuento.

iPad Pro 9.7 primeros analisis

iPad Pro de 12,9 pulgadas tampoco era capaz de sustituir a un PC en la absoluta mayoría de los terrenos, sin embargo, contaba ya con 4GB de RAM para aliviar la multitarea, un procesador algo más veloz y un área de trabajo notablemente más amplio para interactuar con contenidos. Pero, por encima de todo, iOS continúa siendo un sistema operativo móvil, ligero e incapaz de ejecutar programas pesados.

Unos 100 euros más caro de partida que la anterior generación

Mientras el modelo inicial del iPad Air 2 se puede conseguir por 429 euros, el iPad Pro más accesible asciende a los 679 euros (250 euros de diferencia). El segundo cuenta, eso sí, con 32GB de memoria. Apple ha tenido la inteligencia de no hacer coincidir capacidades de almacenamiento ofertadas en ambos dispositivos para que no permitirnos medir la disparidad de precios partiendo una referencia estable.

Sin embargo, mucho nos tememos que la jugada maestra de la manzana consiste en cambiar el nombre al producto y subir su precio. Y es que en muchas ocasiones es el propio precio lo que le da un valor al producto, lo que lo convierte en un objeto deseado, premium, inaccesible. Es este caso, y aunque estemos ante una magnífica tableta, el gran salto se ha dado en el precio, no en las características.

¿Y vosotros, creéis que está justificado el cambio de línea de producto o se trata sólo de marketing?

Créditos a @ruvelro@edkalrio

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo

Comentarios

2 comentarios
  1. Anónimo 07 Abr, 16 17:36

    Se creen que somos borregos…

    1
  2. Anónimo 10 Abr, 16 4:21

    Tengo el Aire 2 y he tenido la oportunidad de probar el pro de 9.7 de un amigo, haciendo pruebas de velocidad en Google y en un aplicación que utilizamos para nuestro trabajo y la diferencia en velocidad de búsqueda es inapreciable prácticamente. La cámara es superior en calidad en el pro haciendo ambos la misma foto y la pantalla es algo más luminosa poniendo ambos juntos. El sonido mejora sin auriculares por los 4 altavoces, esa es la diferencia que hemos observado. Espero que les haya sido útil.

    1