¿Qué fases atraviesa una app y cuánto cuesta crearla?

Escrito por
Aplicaciones Android

Las aplicaciones han sido las responsables de una nueva burbuja tecnológica de la que las tablets y los smartphones son sus canales de transmisión. Actualmente, existen millones de títulos de todo tipo que van desde juegos que han conseguido batir récords de usuarios, hasta otra serie de herramientas que como las educativas, las financieras y las sanitarias, y que han revolucionado todos estos sectores con visos a cambiarlos aún más en los próximos años. Por otro lado, encontramos otras plataformas como las redes sociales, que han irrumpido con más fuerza aún en estos soportes y que también han cambiado la manera de comunicarnos tanto con nuestro entorno más cercano como con personas del resto del mundo de manera rápida y eficaz.

A primera vista, dado que cada día nos encontramos nuevos lanzamientos en canales como Google Play, podemos pensar que crear y desarrollar una aplicación es una tarea fácil. Por otro lado, ya es posible encontrar en decenas de instituciones académicas, una gran cantidad de cursos que nos enseñan a crear por nosotros mismos las propias apps. Sin embargo, esto no es tan sencillo como parece y, al igual que sucede en muchos otros ámbitos como la ciencia, estas plataformas requieren de un proceso largo y en ocasiones, costoso, que se inicia meses o incluso años antes de que lleguen al gran público. A continuación os contamos qué fases atraviesa una app desde que se idea hasta que disponemos de ellas libremente y cuáles son los costes medios de cada una de ellas.

windows 10 borra programas

1. Idea

En este sentido debemos diferenciar entre las aplicaciones y los juegos. Las primeras, requieren un tiempo de planificación menor y resultan más sencillas de construir que los segundos. En esta fase, lo mejor es abordar el producto futuro desde un punto de vista muy simple que permita responder a cuestiones básicas como «¿A quién va dirigida?» y «¿Cuánto puede costarme?». Una estrategia de marketing debe ir incluida en esta primera fase.

2. Planificación

En segundo lugar, hablamos de la construcción del esqueleto básico de la app. A través de diversos monitores, los desarrolladores van formando la interfaz y otorgando a cada icono de la misma, las diferentes funciones que en conjunto, harán un producto más completo. A mayores características y más propiedades, mayor coste de fabricación y lanzamiento.

coco interfaz

3. Diseño

Cuándo ya está claro a qué público se dirigirá y cuáles serán sus prestaciones más importantes, llega el turno de cuidar y centrarse en todos los aspectos visuales de la futura aplicación. Esta fase es clave, ya que puede determinar el futuro éxito o fracaso de la misma y en la que entran en juego factores como un icono muy atractivo y que sea un primer elemento diferenciador frente a otras herramientas similares, una interfaz muy llamativa y sobre todo, que haya uniformidad entre el aspecto de las diferentes pestañas y funciones para no provocar confusión entre los usuarios, y al mismo tiempo, incrementar la facilidad con la que se puede utilizar.

4. Lanzamiento

Por último, una vez completados y revisados todos los pasos anteriores, llega el momento de lanzar la app a los catálogos. Para ello, los desarrolladores deben registrarse previamente en los canales en los que vayan a comercializar sus productos y pagar una cuota anual. Una vez completado esto, los creadores pueden hacer un seguimiento del número de usuarios que han conseguido, el beneficio obtenido por las descargas y controlar otros aspectos como la contratación de contenidos publicitarios dentro de la misma.

slack logo

¿Cuánto cuesta situar una app en Google Play?

Todos aquellos que deseen lanzar una aplicación al catálogo de los de Mountain View, deberán pagar una primera cuota de unos 20 euros tras completar su registro. Finalmente, una vez comience a descargarse por parte del público, Google recibirá un 30% de los ingresos que produzca la misma. Por otro lado, dependiendo del uso que tenga la futura aplicación, el precio final de la misma también puede sufrir modificaciones importantes. Por ejemplo, una app creada por una empresa concreta para una campaña de corta duración, tiene un coste aproximado que oscila entre los 1.500 y los 5.000 euros. Plataformas que utilizan el GPS de nuestros terminales o redes sociales pueden llegar a los 35.000. Por último, los juegos, al ser los más complejos de crear y necesitar la interacción de varios colectivos profesionales, son los productos más caros de fabricar, llegando a superar los 100.000 euros.

Como habéis visto, crear una app es un proceso largo que debe superar varias etapas antes de llegar hasta nosotros, y ofrecernos una buena experiencia de uso que nos ayuda a sacar más partido a nuestras tablets y smartphones. Tras conocer más sobre las fases que deben atravesar, ¿Pensáis que es necesaria una planificación más profunda y un tiempo de desarrollo mayor para evitar errores como cierres inesperados, y que pueden llegar a ser molestos? ¿Creéis que fabricar una de estas herramientas es barato o que por su precio, está reducido solo a unos pocos? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, todos los estados por los que atraviesa Android antes de llegar a millones de dispositivos.

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo

Comentarios

Sin comentarios