Sustituyendo mi portátil por una Galaxy TabPro S: Primera semana

Escrito por
Samsung

Desde dispositivos ligeros como la Pixel C, hasta aparatos con hardware digno de un PC potente, como la Surface Pro 4, pasando por conceptos algo más tramposos como el del iPad Pro, la pregunta que suele rondarnos cuando tratamos de un aparato que incorpora su propio teclado nativo es… ¿Puede sustituir a un portátil? Nosotros hemos tomado una de nuestras tablets favoritas, la Samsung Galaxy TabPro S, y estamos haciendo la prueba.

Nuestro segmento está cambiando poco a poco, y ahora mismo nos encontramos en un claro punto de inflexión en el que las ventas de los convertibles mejoran mucho, pero todavía están lejos de alcanzar a las tablets tipo slate. Aún así hemos visto que las grandes firmas empiezan a virar sin una dirección muy clara, pero siempre sabiendo que la productividad es una baza fundamental para competir en los próximos años y que quien consiga unificar mejor la experiencia PC y tablet, va a tener mucho ganado.

Consulta nuestro análisis en profundidad de la Galaxy TabPro S

Galaxy TabPro S: el híbrido desde la tablet

La forma de abordar el problema por parte de Samsung ha sido construyendo una tablet ligera y con magnífica pantalla, al tiempo que evitaba la aparatosidad que vemos en equipos como la Surface Pro 4, que necesita adaptar su diseño para mantener la refrigeración de los componentes internos. La TabPro S, por el contrario, es un dispositivo fino y ágil, que no pierde la esencia de las tablets slate, pero que también cuenta con un teclado para generar contenidos.

TabPro S con Windows 10 grosor

En el análisis que realizamos del dispositivo ya lo comentamos. Se trata de un aparato francamente espectacular en el apartado multimedia. Su pantalla Super AMOLED y unos altavoces bien situados me han permitido disfrutar al máximo de Netflix, aunque el hecho de empezar a trabajar con esta Galaxy TabPro S haya requerido un cierto proceso de reciclaje por mi parte.

Lo primero: lidiar con la conectividad

Cuando probamos el aparato dimos por hecho que el adaptador multipuerto de Samsung iba a salvar el impedimento que supone que el único puerto de la tablet (además del dock para el teclado y el jack para auriculares) sea un USB Tipo C. Sin embargo, al empezar a utilizar la Galaxy TabPro S, la primera necesidad que tuve fue la de enchufar una ratón, así que me acerqué a una tienda física de Samsung y pregunté por el accesorio, pero no supieron decirme nada más allá de que no lo tenían “por ahora”. En la web oficial de la compañía tampoco puede adquirirse.

Type C vs Quick Charge

Dicho esto, no me quedó otra opción que buscar en internet adaptadores fabricados por terceros y pronto me encontré con uno que costaba 5 euros y era capaz de convertir el puerto USB Tipo C en una USB de tamaño estándar. Ciertamente, esto tiene el problema de que no puedo trabajar con el ratón mientras cargo la Galaxy TabPro S, pero antes de realizar un inversión mayor, prefiero esperar un poco a ver si Samsung pone a la venta su propio adaptador.

Samsung Windows tablet puerto USB estandar

Otro factor importante, en mi experiencia, es que la tablet no tiene conector Ethernet. Puede parece algo fácil de superar ya que la conexión inalámbrica tiende a imponerse, pero el WiFi de mi zona, en general, y el de mi casa, en particular, es muy lento y ofrece poco alcance. Si trabajo en mi habitación con el dispositivo estoy perdiendo mucha velocidad de red, a pesar de que la Galaxy TabPro S capta mejor la señal que mi portátil. Es otro factor a tener en cuenta.

Partes de la experiencia que mejoran

He de reconocer también que quizá el kickstand de la Surface Pro 4 es un sistema más avanzado que el que ofrece la Galaxy TabPro S y eso sirve para que podamos adoptar prácticamente cualquier postura corporal. Lo interesante de la apuesta de Samsung, por otro lado, es que como tablet, este aparato es mucho más potente. Cierto es que no resulta fácil tirarse en el sofá y escribir con el teclado físico, pero desmontar el equipo y utilizar sólo la pantalla es algo tremendamente ventajoso.

Samsung Windows tablet para trabajar

Evidentemente, la mejor parte es la de la pantalla Super AMOLED. La diferencia con mi portátil (de no gran calidad) es abismal. Pensé que ese elemento sólo se iba a notar en la reproducción de vídeos y contenidos multimedia, sin embargo, trabajar con texto y verlo de forma nítida y definida es algo muy positivo. Cansa mucho menos la vista y no requiere un enfoque tan trabajoso. Lo importante es que no he perdido nada de autonomía en el cambio. El chipset de la Galaxy TabPro S está perfectamente calibrado y su procesador Intel Core m3 funciona de lujo, sin calentar el equipo y llevando a cabo una gestión de la energía muy satisfactoria.

Compártelo. ¡Gracias!