Las líneas rojas que Huawei traza frente a Android

Escrito por
Android

Como todos sabemos, Android es el software más utilizado del mundo. La plataforma propiedad de Google se encuentra presente en más de 1.200 millones de dispositivos de todo el mundo y, a diferencia de otros sistemas operativos, su cuota de mercado no se ve reducida o se sume en el estancamiento, sino que aumenta. Una de las causas de este incremento podría ser la interconexión con múltiples plataformas como Android TV o Android Car en una apuesta por el Internet de las Cosas o también, el hecho de que existan otras interfaces desarrolladas por algunos fabricantes que, pese a tener una implantación casi residual, utilizan el esqueleto del robot verde.

Hace unos días os hablábamos de cómo Samsung está trabajando más en Tizen con el objetivo, a muy largo plazo, de desvincularse de Google. Sin embargo, la trayectoria del gigante surcoreano y de la interfaz de los de Mountain View, es algo difícil de separar. La tendencia de crear softwares propios no es algo aislado, ya que en el caso de las firmas chinas, compañías como Xiaomi también llevan años incorporando sus sistemas basados en Android en todos sus modelos tanto de tablets, como de smartphones. Ahora llega el turno de Huawei, la mayor tecnológica china, que también podría estar desarrollando su propia interfaz. A continuación os contamos más sobre esta decisión e intentamos ver cómo puede repercutir tanto en los terminales creados por la compañía como en la relación con el software del robot verde.

android 6.0 notificaciones

Una estrategia audaz, pero arriesgada

Actualmente, el desarrollo de sistemas operativos paralelos sin la influencia de Google, es algo complicado ya que, como hemos mencionado anteriormente, el peso de Android sigue siendo importante en este tipo de plataformas. Oxygen o Cyanogen pueden ser dos ejemplos de ello. Sin embargo, pese a que a día de hoy, el liderazgo de los de Mountain View sea indiscutible, existen dudas acerca de su éxito en el largo plazo debido a la posible inclusión de nuevas políticas por parte de Google destinadas a recortar la capacidad de libre acceso y modificación de los códigos fuente que se ha erigido como una de las fortalezas, pero también, amenazas, de este software.

El turno de Huawei

Según el portal PhoneArena, la compañía china estaría desarrollando, aún en una fase temprana y según palabras de su CEO, Richard Took, un sistema operativo totalmente nuevo alejado de EMUI, la interfaz propia que ya podemos ver en la mayor parte de modelos fabricados por Huawei y basada en Android. El objetivo de este posible software, podría ser el obtener una mayor independencia de Google si el popular buscador al final se decidiera por incrementar su control indirecto sobre todos los fabricantes que incorporan este sistema operativo en sus terminales a través de las actualizaciones del mismo.

Huawei Mate 8

La postura de Google

En esta situación, en la que nos encontramos con un mayor número de firmas que están desarrollando, de manera libre o basándose en el robot verde, sus propios sistemas operativos, Google se encuentra en una encrucijada. El principal argumento que el buscador utiliza para justificar las posibles modificaciones en Android es la seguridad, ya que en casos como los ataques de virus o malware como Stagefight, en el que pudieron verse comprometidos un número significativo de terminales, las puertas traseras y el acceso, relativamente fácil, a los códigos fuente del software, pudieron ocasionar unos estragos mayores. Por otro lado, es imposible predecir si finalmente, los de Mountain View acabarían restringiendo los permisos y acotando el papel de los fabricantes en la producción del software ya que, como todos sabemos y hemos recordado en varias ocasiones, la posición dominante de esta plataforma es algo que sus desarrolladores no están dispuestos a perder.

Un precedente llamado EMUI

Pese a que a corto y medio plazo, Huawei va a seguir equipando a todos sus dispositivos con Android, según el CEO de la compañía, el cambio no se producirá siempre y cuando Google siga ofreciendo ese componente abierto del que se caracteriza el software. Mientras tanto, los usuarios de alguno de los modelos del gigante chino llevan años conviviendo con EMUI, una interfaz propia que ha despertado amor y odio a partes iguales por un lado, gracias a un aumento de la capacidad de personalización y por otro, por un número excesivo de aplicaciones propias que en muchos casos, no se ejecutan correctamente o producen duplicidades.

emui 4.1 interfaz

Como habéis visto, la creación y desarrollo de sistemas operativos distintos a los que ya estamos acostumbrados a ver, es una de las posibles tendencias que los fabricantes pueden seguir al menos, dentro de unos años. Tras conocer más sobre cuáles podrían ser las intenciones de Huawei en este sentido, ¿Pensáis que Android va a seguir manteniendo durante un largo período de tiempo ese liderazgo que se ha convertido en una de sus características, o por el contrario, creéis que la aparición de nuevas plataformas, estén basadas o no en la interfaz, puede ser positiva para conseguir una mayor diversificación en este sentido? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, los avances de Samsung en Tizen para que podáis opinar vosotros mismos.

 

Compártelo. ¡Gracias!