Tablets que aspiraban a lo más alto y quedaron en el camino

Escrito por

En otras ocasiones hemos hablado sobre el estado actual por el que atraviesa el sector de las tablets, y hemos comentado que las firmas que actualmente fabrican cientos de modelos diferentes, han tenido una trayectoria que comenzó hace pocos años pero que ha sido muy intensa, y que se traduce en éxitos pero también, fracasos a partes iguales. En un contexto en el que la saturación se hace evidente, en muchos casos, una apuesta puede resultar arriesgada y marcar la diferencia o también, puede acabar siendo una mancha en la historia de las compañías que en muchos casos, es difícil de borrar.

Desde sistemas operativos obsoletos, hasta dispositivos que no consiguieron vender más que unos centenares de unidades, pasando por aquellos con características que podríamos calificar como mínimo de “curiosas”, podemos encontrar ejemplos de todo tipo que muestran que la electrónica de consumo, en muchas ocasiones se asemeja a una montaña rusa. A continuación, os contamos algunos de los errores más sonados en cuanto a tablets se refiere desde que estos soportes comenzaron a aparecer entre el gran público, y cómo sus fabricantes intentaron aprender de estos errores que, por desgracia, no lograron entre los consumidores el éxito que se esperaba.

ipad samsung tablet

1. Tablet PC

Desarrollada por Microsoft a comienzos de la década pasada, en sus orígenes, buscaba reunir lo mejor de un ordenador con un soporte hasta entonces casi desconocido y que ahora es imprescindible en la vida de millones de personas: Las tablets. Pese a que contaba con características punteras por aquella época como Windows XP y un lápiz táctil o Stylus, que eran las bases de este dispositivo, su elevado precio y el hecho de que solo se dirigiera a un sector profesional, fueron las causas de que Tablet PC se quedara en poco más que un prototipo.

2. Jolla

Lo más curioso de esta tablet, que vió la luz en 2015, fue el hecho de que para su diseño y fabricación, se creó una campaña de crowdfunding que consiguió más de 10.000 financiadores particulares que aportaron más de 2,5 millones de dólares. La incorporación del sistema operativo Sailfish, enfocado a mejorar la seguridad de los usuarios, o una pantalla de 7,85 pulgadas, eran algunas de las características de un dispositivo del que solo se consiguieron vender unas 700 unidades en todo el mundo debido a problemas como un panel de mala calidad, o tiempos de espera prolongados a la hora de recibir los suministros y materiales necesarios para su montaje.

jolla tablet panel

3. Vivaldi

Los creadores de esta tablet pensaron que apodarla como al gran compositor italiano, podría ayudarles a conseguir un gran éxito junto a otras características como por ejemplo, que fuera el primer dispositivo con software totalmente libre del mercado basado en Linux y que a grandes rasgos, podría recordarnos mucho a Android. Desarrollada, al igual que la finlandesa Jolla mediante una campaña de captación de fondos y coordinada por un grupo de ingenieros canadienses, los problemas, en este caso, vinieron por parte de las principales compañías fabricantes del hardware, que se negaron a suministrar componentes para este modelo.

4. Playbook

La historia de Blackberry en el terreno de los smartphones es de sobra conocida por todos. Pero, ¿Qué ha sido de esta compañía en otras plataformas? En los albores de las tablets, allá por 2009 y 2010, la firma canadiense presentó Playbook, un terminal de 7 pulgadas con el que pretendía sumarse a la carrera por el liderazgo en este nuevo formato. Pese a que en sus orígenes, la idea fue buena, acabó descarrilando por las propias características que este terminal tenía, o más bien, de las que carecía, tales como la posibilidad de acceder a las cuentas de email, falta de conexiones a Internet, o un sistema operativo lleno de errores y caracterizado por la inestabilidad, que dieron como resultado que la compañía arrastrara pérdidas de 500 millones de dólares durante los ejercicios en los que se comercializó este dispositivo.

playbook blackberry

5. Nokia M510

Su desarrollo y presentación coincidieron con la Tablet PC de Microsoft. En 2001, la firma finlandesa, que ya había alcanzado el trono en el sector de la telefonía móvil, intentó dar un paso más allá con la creación de una tablet de la que en un primer momento, se fabricaron mil unidades y que, al contrario que el terminal creado por los de Redmond, iría dirigido a un público doméstico. Entre las razones del fracaso de este modelo, que contaba con una pantalla de 10 pulgadas y una resolución de 800×600 píxeles, encontramos un peso que rondaba los dos kilos y una autonomía fugaz de tan solo 4 horas.

La historia de las tablets es corta en comparación a otros soportes como los teléfonos móviles o los ordenadores pero también está repleta de aciertos y errores que, en todos los casos, han servido a la mayor parte de los fabricantes para aprender de los fallos y crear nuevos productos con los que pretenden marcar tendencia de cara a los próximos años. Tras conocer más sobre las apuestas de algunas de las compañías más potentes del mundo que acabaron en el cajón, ¿Pensáis que pese a no tener una buena acogida, han sido útiles para perfeccionar el sector, o sin embargo, creéis que la gran fragmentación que podemos encontrar hoy en día es el caldo de cultivo idóneo para que aparezcan más iniciativas que serán incapaces de cumplir las expectativas depositadas en ellos? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, una lista con todos los terminales que podremos ver en lo que queda de año para que podáis opinar vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!