Microsoft no cuadra las cuentas en su filial de smartphones

Escrito por
Windows 10

El sector de la electrónica de consumo también padece de la volatilidad que caracteriza a la economía real. Los resultados de una compañía con presencia a escala mundial, pueden arrastrar a sus competidoras y en muchos casos, el éxito o fracaso de un dispositivo, puede ser determinante para el futuro de las marcas tanto a corto, como a largo plazo. Por otro lado, firmas que en su día, consiguieron el liderazgo en algunas plataformas, pueden perderlo y ocupar una cuota residual con otras si no consiguen adaptarse a los cambios de manera rápida y ofreciendo nuevos soportes que resulten atractivos para el público.

Como hemos mencionado en otras ocasiones, la historia de Microsoft ha estado plagada de luces y sombras en los últimos años. La aparición de la serie Surface y su consolidación en el sector de las tablets, pero al mismo tiempo, el fracaso de las últimas versiones de Windows, o más bien, su desventaja respecto a Android, han sido algunos de los ejemplos de la trayectoria de los de Redmond. Hace unas horas, la compañía presentó sus resultados en los que se reflejan todos estos hechos y en el que destacan las malas cifras en la división de smartphones. A continuación os contamos más sobre lo que está pasando en el seno de una de las mayores tecnológicas del mundo.

Windows-10-logo

Menos unidades vendidas, más beneficio

En el último año, la facturación de Microsoft superó los 77.000 millones de euros. Este dato muestra una caída del 9% respecto al ejercicio anterior. Sin embargo, hay que hacer varios matices: Pese a que la caída sea la más pronunciada desde 2009, los resultados son mejores que los de 2014, cuando se registraron pérdidas de unos 3.000 millones de dólares que sin embargo, quedaron muy por debajo de las previstas, que rondaban los 8.000. ¿Cuáles son las causas? Por un lado, nos encontramos con un crecimiento muy lento de Windows que no llega a reportar unos ingresos significativos. Por otro, la división de smartphones.

La serie Lumia, la gran perjudicada

Como acabamos de mencionar, la división de dispositivos móviles ha sido la causante de la mayor parte de las pérdidas. Si comparamos los datos de lo que llevamos de año, con los de 2015, observamos descensos de cerca del 70%. ¿Cuál ha sido la respuesta de los de Redmond? Mantener esta filial pero con unas dotaciones presupuestarias mínimas con el fin de reducir al máximo futuras pérdidas. Si tuviéramos que poner cara a este panorama, uno de los últimos modelos Lumia, el 950XL, sería uno de los máximos exponentes de que Windows Phone, no ha conseguido arañar algo más de cuota de mercado a Android, que sigue con un liderazgo indiscutible y que, como hemos mencionado en otras ocasiones, aglutina a más de 1.300 millones de tablets y smartphones.

Lumia 950 XL interfaz

Surface y la Nube, las grandes apuestas

Pese a que Windows sea un software con una presencia casi residual, en el terreno de las tablets, a Microsoft no le está yendo del todo mal. El público profesional, a primera vista, al que se dirigen los modelos de la serie Surface, han sido los encargados de que en divisiones como la de Productividad y Procesos de Negocio, los beneficios se incrementen año tras año hasta llegar a los 6.500 millones de euros. Por otro lado, la Nube, que en el caso de los de Redmond, se agrupa bajo otra filial llamada Azure, ha tenido unos ingresos que también han superado los 6.000 millones.

¿Hacia dónde se dirigirá la firma en el futuro?

Según el portal The Verge, tras los resultados negativos de la división de smartphones, y las cifras buenas, pero no excelentes de otros terminales de mayor tamaño, Microsoft optará por desarrollar software para terceros. Lumia quedaría en el cajón y por otro lado, se deja de lado, al menos por el momento, aquella idea de alcanzar los 1.000 millones de dispositivos corriendo con las últimas versiones de Windows dentro de dos años. Esto dejaría a la tecnológica estadounidense con pocas bazas de cara al futuro que sin embargo, podrían ser suficientes para empujar a la compañía durante los próximos ejercicios.

Surface Book lanzamiento

¿Cuál es el balance global?

Como dijimos antes, los datos económicos de Microsoft tienen varios matices: Los beneficios crecen, aunque sea a menor velocidad. Las divisiones de Surface y la Nube, sostienen las ganancias con incrementos desiguales. Por otro lado, las de smartphones echan el cierre por ser los causantes de las pérdidas. Por último, nos encontramos con que Windows no consigue arañar algo más de cuota de mercado pese a que se mantiene en tercer lugar. Si a esto añadimos otros aspectos como la aparición del Surface Phone en 2017 como última apuesta en este terreno de la tecnológica, todo podría apuntar a que en los próximos años, la compañía americana se centraría solo en la fabricación de tablets mientras que perfeccionaría otros servicios.

Tras conocer los resultados de Microsoft de los últimos meses y cuáles son los causantes de la situación actual y también, las alternativas propuestas para mejorarlos, ¿Pensáis que está justificado el fin de la fabricación de los Lumia, o sin embargo, creéis que aún deben dejar margen a los smartphones? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, la trayectoria de Windows Phone para que podáis opinar vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!