¿Microsoft puede revolucionar la Realidad Virtual con HoloLens?

Escrito por
Windows 10

La Realidad Virtual está convirtiéndose en una fuente de información constante. Hace unos días os hablábamos de Alloy, la apuesta de Intel en este campo y que, junto a otras iniciativas como Project Tango, pretenden ofrecer una experiencia totalmente nueva a millones de usuarios facilitando aún más la interacción de estos con sus dispositivos y mostrando escenarios reales e imaginarios con una calidad que hasta hace poco, solo quedaba al alcance de la ciencia ficción. Esta tecnología, añadida a otras como el Internet de las Cosas, están dispuestas a consolidarse a corto plazo. Tanto los fabricantes, como los desarrolladores de software, no quieren perder posiciones en una carrera que se anticipa vertiginosa.

En los últimos años, Microsoft ha pasado por un camino lleno de altibajos. Por un lado, el éxito de su serie Surface, ha contrastado con una acogida más bien fría de su división de smartphones, de la que ha acabado por prescindir. Por otra parte, en cuanto a Windows, también nos encontramos con luces y sombras, ya que, mientras que la versión 10 está corrigiendo errores de las anteriores, su implantación en el mercado aún está siendo limitada. La Realidad Virtual está siendo el refugio escogido por muchas tecnológicas para mantener su posición en el mercado. En el caso de los de Redmond, esta presencia llega a través de HoloLens. A continuación os contamos en qué consiste, cómo funciona, y cuáles pueden ser sus aplicaciones en el futuro en los próximos terminales que comercialice la compañía.

microsoft gafas

¿Qué son?

Actualmente, las iniciativas en este campo que podemos encontrar, van dirigidas a ofrecer una experiencia inmersiva basada en la interacción en entornos generados artificialmente o también, con una mayor capacidad de modificación de lo que sí existe como sucede en Project Tango. Sin embargo, con HoloLens, Microsoft busca utilizar estos elementos como base para la creación de hologramas, de ahí el nombre de estas gafas. Entre sus puntos fuertes, y al igual que sucedía con Alloy, no requiere de la conexión con otros soportes o de la introducción de otras plataformas en las propias lentes.

¿Cómo funcionan?

El secreto de HoloLens se llama HPU, o Unidad de Procesamiento Holográfico. Se trata de un chip que contiene 24 núcleos. Cada uno de ellos es capaz de realizar las operaciones por separado, por lo que las tareas se reparten entre todos. Al mismo tiempo, aumenta la velocidad con la que se ejecutan los procesos, alcanzando el billón por segundo. Una cifra muy elevada si tenemos en cuenta que en la mayoría de plataformas que encontramos a día de hoy entre ordenadores, tablets y smartphones, los procesadores contienen como máximo 8 o 10 núcleos.

hololens microsoft casco

¿Cómo se genera la imagen? Las lentes contienen una serie de sensores repartidos. Cada uno de ellos, recoge la información y la envía al procesador, donde se fragmenta y la suma a los propios movimientos realizados por los usuarios. Los resultados generados, ofrecen una calidad HD acompañados, según sus desarrolladores, de un consumo de energía mínimo. Por otro lado, están equipadas con micrófonos con los que se pueden dictar órdenes a las lentes.

¿Para todos los públicos?

El sector profesional y otros ámbitos como la educación, están siendo los objetivos principales de Microsoft a la hora de posicionar terminales como los de Surface. Esto no quiere decir que los públicos domésticos queden en un segundo plano. En el caso de HoloLens, desde Redmond aseguran que sectores como la arquitectura, el comercio y el diseño, pueden ser algunos de los que más provecho saquen con la inclusión de estas lentes. Equipadas de serie con Windows 10, también van dirigidas a los desarrolladores de software y aplicaciones, al igual que sucede con Alloy.

hololens profesional

Las limitaciones

A pesar de que ahora estemos asistiendo a los resultados de años de trabajo por parte de las firmas en este terreno, lo cierto es que la Realidad Virtual aún está dando sus primeros pasos. Como hemos mencionado en otras ocasiones, un número de aplicaciones reducido y la falta de compatibilidad con terminales que superan el año de vida, son algunas de las debilidades de esta tecnología. En el caso de HoloLens, nos encontramos con una más: Su precio, que ronda los 3.000 dólares. Por otro lado, su ámbito de distribución también es uno de los obstáculos que deben superar desde Microsoft, ya que, a pesar de que a primera vista, estas gafas puedan ser adquiridas por cualquier perfil de público, solo están disponibles en Estados Unidos y Canadá.

Con el paso del tiempo, todos los fabricantes están sumándose a la realidad aumentada con la creación de dispositivos como HoloLens que sin embargo, solo son un anticipo de lo que está por llegar en el futuro. Tras conocer más sobre la apuesta de Microsoft en este terreno, ¿Pensáis que actualmente es posible disfrutar de iniciativas más asequibles que, a pesar de no ofrecer una experiencia tan nítida como la de Redmond, pueden satisfacer de sobra las necesidades del público? ¿Creéis que aunque en sus inicios, sea algo prohibitivo, HoloLens será capaz de transformar el ámbito de la Realidad Virtual? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, en qué consiste Project Alloy para que podáis opinar vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!