Cuestión de química. Así pueden explotar las baterías de nuestras tablets

Escrito por
Phablet

Ayer os mostrábamos una lista de terminales que han sido retirados en el pasado o bien por fallos técnicos, o por el incumplimiento de las expectativas que sus fabricantes depositaron en ellos. En electrónica de consumo, los errores son algo que a pesar de no afectar a cantidades significativas de dispositivos, se suceden con bastante frecuencia. La producción en masa de millones de modelos no evita que algunos de ellos salgan con defectos que en ocasiones, requieren de medidas contundentes por parte de sus creadores no solo para garantizar la seguridad de los usuarios, sino también, para asegurar la supervivencia de las propias compañías tras la aparición de unos contratiempos que pueden poner en cuestión la credibilidad de las mismas.

Con las explosiones de batería que han tenido lugar en algunos modelos de Samsung recientemente, y que sin embargo, no han sido los primeros ni últimos en mostrar este problema, han surgido multitud de dudas acerca de los riesgos y las causas de estos errores. Todas las compañías han tenido incidentes relacionados con este componente y en la mayoría de los casos, la química es la causante y también la solución. ¿Por qué se ocasionan las fugas? ¿Qué procesos tienen en el interior de tablets y smartphones para que se produzcan? Ahora os contamos más sobre ellas y también os damos una serie de pequeños consejos para prevenirlas.

tablets pantallas

Antes de comenzar, ¿Cómo funciona una batería?

Hace unos meses hicimos un breve repaso sobre las diferentes baterías que podemos encontrar en nuestros dispositivos y los materiales utilizados para su fabricación. En todas ellas, la generación de energía es muy parecida pero en este caso, nos centraremos en las de litio al ser las más extendidas: Imaginemos una caja, en uno de los extremos hay un elemento llamado cátodo repleto de pequeñas cargas eléctricas positivas y en el opuesto, otro llamado ánodo que contiene otras negativas. Entre ellos, encontramos una masa de este elemento que se dirige hacia el cátodo para absorber potencia y a continuación, se traslada al ánodo.

¿Por qué se producen las explosiones?

El litio puede llegar a ser inestable y reaccionar ante un gran número de elementos. Esto genera la necesidad de que en las baterías de nuestras tablets y smartphones, existan varias franjas separadas entre sí para evitar la mezcla de las cargas eléctricas del ánodo y el cátodo. Cuando estos “muros” no existen o han sido fabricados de manera defectuosa, las diferentes cargas eléctricas chocan entre ellas, lo que produce las sobrecargas y en última instancia, explosiones o incluso incendios.

LG bateria

El papel del sistema operativo

Además de los fallos de fabricación del propio componente, el resto del dispositivo también puede ocasionar problemas de batería. Los propios softwares poseen una serie de funciones que se encargan de controlar el flujo de corriente eléctrica que se transfiere al terminal y el tiempo necesario para realizar una carga completa. En el caso de las imitaciones, una mala configuración puede acarrear problemas de este tipo. Un ejemplo lo podemos encontrar en China, donde han tenido lugar explosiones de dispositivos que han llegado a ocasionar la muerte de sus propietarios. Durante la fabricación de los modelos, pueden filtrarse elementos como polvo, humedad o pequeños trozos de metal que también aumentan el riesgo.

El papel de los usuarios

A pesar de que las tablets y smartphones actuales sean más resistentes que las que encontrábamos hace pocos años, no debemos olvidar que no son imperecederas. Los golpes, arañazos y el sometimiento a condiciones atmosféricas extremas, acortan rápidamente su vida útil. Si recordáis, antes os hablábamos de la existencia de diferentes celdas químicas compuestas por una mezcla de sales dentro de las baterías que se encargaban de no mezclar los cátodos y los ánodos. Con los golpes y otros impactos de manera frecuente, la separación entre ellos se elimina.

Tablets resistentes al agua

Incidentes aislados

A pesar de que Samsung haya protagonizado noticias en portales e informativos de todo el mundo por los problemas del Galaxy Note 7, la realidad es muy distinta, ya que se cree que de cada millón de tablets o smartphones que se fabrican, menos de un millar acaba siendo víctima de explosiones. Además, hay una especie de regla no escrita que afirma que cuanto más elevado es el terminal o su familia, menos riesgo hay de que ocasione este tipo de problemas debido a que se someten a unos controles de calidad más rigurosos. Por otro lado, encontramos los tests que realizan los organismos reguladores existentes en regiones como Europa que también se encargan de reportar estos errores de manera temprana, por tanto, sería exagerado pensar que la mayor parte de usuarios está en riesgo por el incendio de sus terminales.

Tras conocer más sobre las causas que están detrás de uno de los accidentes más importantes que pueden sufrir tablets y smartphones, ¿Pensáis que deberían endurecerse más las pruebas por las que deben pasar antes de llegar al mercado? ¿Creéis que estos contratiempos son algo puntual? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, los exámenes a los que debe someterse un dispositivo antes de salir a la venta para que podáis conocer más sobre todos los requisitos que debe cumplir un modelo hasta que llega a nosotros.

Compártelo. ¡Gracias!