Apreciaciones sobre el Google Pixel XL de un usuario de iPhone 7 Plus

Escrito por
Comparativas

Desde antes incluso de su lanzamiento, cuando empezaban a llegar las primeras imágenes claras del terminal, comenzó a confirmarse la intención de Google de parecerse a Apple en su línea de producto. No obstante, ir ahora a por un Pixel y Pixel XL, que va a costar por encima de 700 euros, no es una decisión sencilla, especialmente si tenemos en cuenta el dinero invertido en aplicaciones en la App Store. Un interesante vídeo grabado por un fanboy nos explica qué ganamos y qué perdemos con el cambio.

1.- Capacidad ilimitada para fotos y vídeo

Una de las grandes ventajas del Pixel con respecto al iPhone es que al comprarlo se nos proporcionará espacio ilimitado, de por vida, para almacenar fotos y vídeos a resolución completa; da igual que sean grabaciones 4K.

2.- Sin bloatware, pero…

Interesante característica si venimos de un Galaxy o de Sony o Huawei, por ejemplo, pero no tanto si lo hacemos de un iPhone, puesto que los terminales de Apple tampoco cuentan con aplicaciones preinstaladas más que las suyas propias. Eso sí, las actualizaciones del Pixel XL están aseguradas por 2 años (las de seguridad por 3) mientras que Apple se va normalmente a los 4 años.

3.- Google Assistant

El nuevo asistente de Google, la piedra angular de la experiencia de uso que pretenden inculcar los de Mountain View con su Pixel, aprende rápido y es eficiente, incluso en ocasiones consigue superar los resultados que ofrece Siri, con un reconocimiento de voz más avanzado y el poder del buscador integrado de manera nativa.

4.- Recarga rápida

El iPhone 7 Plus es uno de los terminales de gama alta más lentos a la hora de cargar su batería y utiliza un sistema propietario como el cable lightning con lo que el acceso a otros cargadores es imposible. El Google Pixel XL, sin embargo, proporciona varias horas de uso tras estar tan sólo 15 minutos enchufado a la corriente.

5.- Pantalla AMOLED

En este aspecto se nota que el usuario del iPhone está acostumbrado a las pantallas LCD y parece encontrar mayores desventajas en las AMOLED, que se ven peor con luz natural, por ejemplo, o tienen un menor contraste. Aún así, destaca los tonos en negro del Google Pixel XL

6.- Cámara de fotos y grabación sin OIS

El estabilizador óptico del iPhone 7 Plus aporta mejoras a la hora de captar imágenes en entornos con poca luz, cosa a la que también ayuda una apertura mayor. Sin embargo, el sistema de estabilización del Pixel XL ofrece sorprendentes resultados en vídeos 4K. Además, el terminal de Google es extremadamente rápido enfocando.

7.- Diseño

A pesar de que Google reivindique el Pixel como un smartphone totalmente propio, la mano de HTC es visible en algunos aspectos de diseño (concretamente, los positivos). Llama la atención, no obstante, el bajo ratio de pantalla en el frontal, teniendo el cuenta que es espacio queda desaprovechado, y el descarado parecido con el iPhone que se ha buscado en esa zona. Por el contrario, es la parte trasera muestra un acabado impresionante.

iPhone 7 Plus y Google Pixel diseño

8.- Sensor de huellas

La posición en la parte trasera tal vez no sea la mejor para alguien con los dedos demasiado largos o demasiado cortos, pero el escáner es muy rápido y eficiente y además admite varias huellas en su configuración.

9.- Ubicación de los altavoces

El iPhone 7 por fin incorpora un par de altavoces situados de forma efectiva para proporcionar un sonido estéreo de buena calidad. En ese sentido, el Pixel XL ha dado un paso atrás con respecto al Nexus 6P, aunque el audio no deje de ser potente.

10.- Resistencia

El nivel de resistencia al agua del Pixel XL es menor que el del iPhone 7 Plus. Probablemente, no debería sumergir ninguno de los dos y, también probablemente, a ninguno de los dos les pase nada si se mojan, pero si uno ha de resistir frente al otro, siempre será el de Apple.

11.- Pseudo 3D Touch

Google ha implementado un sistema de similares cualidades a las del 3D Touch de Apple, no obstante, se activa a través de una pulsación más larga y no haciendo presión. Aún así, no soporta tantas aplicaciones, no está tan integrado en el funcionamiento del sistema y la respuesta háptica es inexistente. La manzana gana por goleada.

Fuente: 9to5mac.com

Compártelo. ¡Gracias!