Iron: ¿UMI ha sido capaz de crear una phablet modular?

Escrito por
Phablet

Los terminales modulares fueron una de las novedades que pudimos ver especialmente a finales de 2015 y que se materializó de manera más evidente durante las primeras citas tecnológicas de 2016. Sin embargo, los dispositivos que podían fabricarse casi al gusto de cada consumidor cayeron en parte en el olvido ante el empuje de otro tipo de modelos que recogían tendencias que los fabricantes consideraban más llamativas. Como hemos recordado en otras ocasiones, los sistemas de cámaras duales y sobre todo, la aparición de la realidad virtual, han sido las grandes bazas utilizadas por multitud de fabricantes para lanzar nuevos dispositivos que en muchos casos, no tienen demasiado que ver con los que podíamos ver hace tan solo un año.

LG fue una de las marcas que exploró el terreno de los modelos desmontables que finalmente, volvió a los smartphones convencionales. Google, a través de Project Ara también dió sus primeros pasos en este campo. Sin embargo, algunas compañías chinas con una presencia más modesta también han desarrollado algunos modelos que podrían ser considerados como modulares. Este es el caso de UMI, que en invierno presentó de manera oficial Iron en su país de origen y que unos meses después dio el salto hacia otras regiones. A continuación os contamos más sobre este dispositivo. ¿Aún hay cabida para los terminales divisibles? ¿Pueden ser una oportunidad para diferenciar a las pequeñas tecnológicas de sus rivales más potentes?

umi touch camaras

Diseño

Comenzamos, como es habitual, con las características de Iron en lo que se refiere a dimensiones y acabados. Como veremos más adelante, la pantalla apura casi totalmente los marcos laterales, fabricados, al igual que el resto de la carcasa, de aluminio. La phablet de UMI ronda los 150 gramos y cuenta con un grosor no muy elevado que no alcanza los 8 milímetros. Las fotografías existentes muestran un terminal disponible tanto en tonos negros como plateados.

Imagen

Al principio os comentábamos que este dispositivo podría ser considerado en parte como modular. La afirmación puede ejemplificarse a través de sus componentes en este campo ya que desde la web de la compañía, es posible adquirir las cámaras y la pantalla por un precio aproximado que va entre los 20 y los 30 euros en el caso de las lentes y de los 80 en el panel. Con una diagonal de 5,5 pulgadas, cuenta con una resolución Full HD de 1920×1080 píxeles. Como suele ocurrir en otras compañías más discretas, un reclamo, es la participación de otras mayores a la hora de dotar a los modelos de mejores características. En este caso, las fotografías tomadas por Iron vendrían de la mano de Sony a través de dos sensores de 13 y 8 Mpx.

umi iron sensores

Rendimiento

Aquí nos encontramos con una serie de prestaciones que sirven para introducir a esta phablet en la gama media en sentido estricto. Una RAM de 3 GB y un procesador fabricado por MediaTek que alcanzan los 1,5 Ghz son las señas de identidad del terminal. La capaciadd de almacenamiento inicial, de 16 GB, puede ampliarse hasta los 64 mediante la incorporación de tarjetas Micro SD. En este ámbito, lo de UMI no ofrece grandes alardes pero podría ser una alternativa para los que busquen un producto ajustado.

Sistema operativo

En el terreno del software posiblemente nos encontremos con uno de los puntos débiles del dispositivo de UMI ya que a diferencia de otros terminales de su categoría Made in China que cuentan con Marshmallow, aquí nos encontraríamos Lollipop al que se añadiría una capa de personalización propia que se caracterizaría por contener una serie de aplicaciones desarrolladas por la compañía y que irían enfocadas a la optimización del sonido principalmente. En materia de conectividad, Dual SIM, WiFi, Bluetooth 4.0 y soporte para 4G. La autonomía roza el día de duración según los creadores de este modelo gracias a una batería que también se sitúa en la media y que alcanza una capacidad de 3300 mAh aproximadamente.

umi iron lollipop

 

Disponibilidad y precio

Presentado en China de manera oficial hace un año, este modelo se hizo esperar tanto en su lugar de origen como en otros mercados en los que opera la compañía entre los que figura España. Su comercialización fue de manera gradual durante los primeros meses de este año y ahora, es posible encontrarlo tanto en la web de la firma como en diversos portales de compra por Internet por un precio que ronda los 160 euros aunque, como es habitual, puede sufrir variaciones importantes en cuanto a su coste.

Como habéis visto, aún es posible encontrar phablets modulares a pesar de que no sean terminales totalmente personalizables en los que se puedan desmontar todos sus componentes. Tras conocer más sobre Iron, ¿Pensáis que este tipo de dispositivos están latentes y que tarde o temprano, acabarán consolidándose entre la mayor parte de los usuarios? ¿Pensáis que ejemplos como el de UMI ponen de manifiesto que esta tendencia aún no cuenta de suficiente atractivo y rentabilidad como para marcar un antes y un después en la evolución de los smartphones? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, datos sobre el terminal modular que estaría preparando Motorola así como las posibles razones del abandono de esta tendencia por parte de LG para que podáis opinar vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!