5 retos que deberán afrontar tablets y smartphones chinos low cost en 2017

Escrito por

A diez días de que acabe un 2016 que como mínimo, podemos calificar de intenso en lo que se refiere a tablets y smartphones, resulta difícil no realizar las primeras apuestas sobre cuál será el rumbo que tomarán los fabricantes durante 2017 para superar una situación de la que ya os hemos hablado en repetidas ocasiones y que actualmente se compone de tres grandes ejes: Mayor presencia de China en el sector, saturación en el terreno de las tablets, y por últimouna mejora en la mayoría de los segmentos del mercado de la mano de nuevas tendencias como vía para ofrecer terminales más competitivos y sobre todo, atractivos para unos usuarios exigentes.

Durante las últimas semanas, os hemos presentado una gran cantidad de modelos pertenecientes tanto a los mayores formatos, como a los más pequeños. En la mayoría de ellos, había un elemento en común: Procedían del país de la Gran Muralla. Y es que, como os hemos recordado en otras ocasiones, un porcentaje muy significativo de los dispositivos que millones de personas utilizan a diario, o bien son fabricados en las orillas del Yangtsé y distribuidos por marcas asentadas en otras regiones, o bien, son diseño exclusivo de cientos de compañías radicadas en la nación asiática.

Sin embargo, este protagonismo no tiene por qué ser sinónimo de éxito, y una de las consecuencias a las que deben hacer frente las tecnológicas chinas es el hecho de que ahora deben afrontar los mismos retos que el resto de actores. A continuación os contamos cinco desafíos deberán afrontar los terminales low cost que salgan a la venta durante los próximos meses.

gionee m6 cubiertas

1. Aumentar la calidad

Comenzamos con un reto que se encuentra dentro de las mismas factorías. Si habéis tenido ocasión de ver documentales sobre los métodos de producción de tablets y smartphones en China, en muchos casos, podéis desconfiar bastante de las pruebas y controles a los que se somete a los terminales antes de llegar a los escaparates. Como recordamos en otras ocasiones, en muchos casos, y más en los modelos de entrada, aún está pendiente ese lastre en el que las tecnológicas chinas son incapaces de innovar o bien por falta de recursos, o bien con el fin de obtener el máximo beneficio, lo que da como resultado modelos cuyos acabados dejan que desear y que son meras copias de los más populares.

2. Softwares propios, ¿Hasta qué punto?

Uno de los rasgos más característicos que os presentamos a la hora de hablar de electrónica de consumo Made in China, en especial en el ámbito de las phablets, es el hecho de que en muchos casos, encontramos interfaces propias basadas en las versiones más recientes de Android. Esto tiene su lado positivo y el negativo. Por un lado, se trata de capas de personalización que, incluyendo las funciones nativas del robot verde, permiten a los usuarios modificar algo más sus dispositivos. El inconveniente es la falta de estabilidad de estas plataformas, que además, al ser casi residuales, no cuentan con el soporte técnico suficiente que permita resolver incidencias, lo que puede dar como resultado que acabemos teniendo un pisapapeles.

yunOS interfaz

3. ¿Cuántos modelos es necesario lanzar al año?

Una de las estrategias más utilizadas por las tecnológicas asiáticas, en especial aquellas que enfocan sus productos a las gamas de entrada y media, es la producción y lanzamiento de un mayor número de terminales al año que otras competidoras de más peso. No obstante, esto puede ser un arma de doble filo ya que, a pesar de que con esta táctica se pretenda conseguir una mayor cuota de mercado, puede salir mal si al final ofrecemos unos resultados que podrían mejorarse. ¿Pensáis que es mejor reducir el flujo de tablets y smartphones que salgan a la calle si con ello se obtienen prestaciones más elevadas?

4. Canales de compra

Otro de los aspectos más destacados de la electrónica de consumo procedente de China es el hecho de que en muchos casos, la única manera de obtenerlos fuera de su país de origen pasa por la adquisición a través de portales de compra por Internet. En ocasiones, este es el único medio que tienen las pequeñas compañías para situar sus modelos pero ello entraña algunos riesgos, especialmente para los consumidores, que pueden verse expuestos y no contar con ninguna garantía que asegure un reemplazo del terminal en caso de que falle o de unas políticas de devolución bien definidas que una vez más, protejan al comprador.

nueva tablet Telast x98 Plus II

5. Innovación

Concluimos con un punto que puede ir estrechamente ligado al tercero de los que os hemos mostrado en esta lista. A pesar de que los recursos económicos disponibles influyan en la capacidad de crear algo más novedoso, lo cierto es que ante un mercado en constante movimiento en el que la competitividad es característica de él y por otro lado, ante un aumento de las exigencias de los usuarios, que dejan de ser algo homogéneo, se hace más patente que nunca la necesidad de crear nuevos terminales que incluyan tendencias llamativas, independientemente de las circunstancias de cada compañía. En resumen: Ir un paso adelantados.

Como habéis visto, los terminales low cost fabricados en China aún tienen por delante una serie de retos para el próximo año. Sin embargo, esto no significa que no asistamos a la llegada de grandes modelos en este segmento tanto en el formato tablet como en el de smartphones. ¿Creéis que esta serie de desafíos son comunes a la mayor parte de las compañías? ¿Qué otras misiones creéis que están pendientes? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, lo que nos gustaría ver en las phablets que aterricen en 2017 para que podáis opinar vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!