Teclast X5 Pro: prueba de rendimiento en vídeo con su Intel Core m3 7Y30

Escrito por
Tablets

La Teclast X5 Pro inaugura una nueva línea dentro del fabricante en la cual se opta por procesadores de la serie Intel Core M. Aunque suponemos que los ATOM X5 y X7 seguirán siendo una opción para dispositivo de rango algo inferior, el m3 7Y30 se revela como una opción ya muy válida para quienes quieren trabajar en el apartado gráfico de una forma medianamente avanzada. Una prueba con algunos de los juegos de actualidad nos revela los límites de este modelo.

Si la Cube i7 Book fue uno de los dispositivos del pasado año entre los fabricantes chinos de importación; en este curso, la Teclast X5 Pro puede hacerle la competencia a su sucesora, la Cube Mix Plus. Ambos equipos nos parecen de lo mejor que se puede comprar hoy en día en Windows 10 si nuestro presupuesto es de unos 500 euros, y son la referencia de rendimiento de lo que llegará seguramente con la variante más económica de la Galaxy TabPro S2, la Matebook 2 o incluso la Surface Pro 5.

GTA V, Asphalt Xtreme o Rise of the Tomb Raider ponen a prueba el m3 7Y30

Una buena selección de títulos elige el redactor de Techtablets para poner a prueba su nueva Teclast X5 Pro. Entre todos ellos, los límites lo marcan, diríamos, el Asphalt Xtreme (por abajo), un juego diseñado para móviles y tablets que corre con absoluta fluidez y el Rise of Tomb Raider (por arriba), el cual se estrenó con la Xbox One y con el que claramente el nuevo Intel Core m3 Y730 no puede lidiar.

El punto de equilibrio tal vez lo encontramos en el GTA V, un juego bastante complejo que sufre algún parón y en general se mantiene levemente por encima de los 20 fps, con resolución 720p. Aún así es un título que sin grandes alardes resulta perfectamente jugable. Este procesador, recordamos, tiene una frecuencia de reloj de 2,4 GHz, más elevada que su antecesor (m3 6Y30), y la gráfica es una Intel HD 615. La RAM en este caso es de 8 GB.

La temperatura de la Teclast X5 Pro no pone en peligro sus componentes

En este sentido, Teclast ha hecho un gran trabajo. La temperatura máxima que alcanza la X5 Pro es de 78 grados. Más tarde se lleva a cabo un pequeño tweak para elevar el rendimiento con el juego Project Cars y se superan los 80º, consiguiente un poco más de suavidad en las gráficas.

En definitiva, parece que el límite de este procesador, si lo medimos a grosso modo en juegos, se encuentra en el salto generacional de las consolas de Sony y Microsoft. Con títulos de la PS3 y la Xbox 360 va a trabajar bien, pero si damos el salto a la PS4 o la Xbox One, aparecerán los problemas.

Compártelo. ¡Gracias!