¿Qué determina el precio final de nuestras tablets y smartphones?

Escrito por
Tablets

En campañas de compras como las rebajas que están comenzando en muchas regiones, las navideñas o el Black Friday, es posible encontrar ofertas interesantes en decenas de modelos de tablets y smartphones que, en ocasiones, pueden esconder truco y que requieren de cautela y astucia por parte del consumidor. En electrónica de consumo, al igual que en muchos otros ámbitos, el precio final de un producto no es fijo, sino que está sujeto a decenas de variables que pueden marcar la diferencia entre haber adquirido algo ajustado en cuanto a su relación calidad-precio, o sin embargo, al poco tiempo, puede convertirse en algo que ha dejado casi vacíos los bolsillos de muchos.

Con el fin, una vez más, de sacar el máximo beneficio posible, todos los fabricantes comercializan sus dispositivos intentando contrarrestar las variaciones de coste que pueden sufrir a lo largo del tiempo combinando multitud de elementos como campañas publicitarias que sin embargo, no pueden asegurar los resultados esperados por las grandes marcas. A continuación os contamos qué otros factores pueden influir significativamente en el precio final de los terminales y os hablamos de otros que, a pesar de parecer invisibles y no tener demasiada repercusión, también son determinantes.

tablets black friday

1. Componentes

Comenzamos hablando de unas partes que son cruciales para las tablets y smartphones que utilizamos a diario: Sus componentes. En otras ocasiones os comentamos que en su interior, los dispositivos poseen, aunque en cantidades ínfimas, elementos como el oro. Aquí entra en juego, por un lado, la cotización en el mercado de todos estos materiales, y por otro, su disponibilidad. El hecho de que haya una demanda excesiva de ellos incapaz de absorber toda la oferta, o por otro lado, su dificultad de obtención, pueden elevar significativamente los costos de producción, ya que las firmas deben pagar para obtenerlos y por tanto, incrementar el precio final que el consumidor asumirá al adquirir los modelos.

2. Número de terminales

Actualmente, todos sabemos que en el sector de la electrónica de consumo, existen miles de compañías que, independientemente de su tamaño o lugar de procedencia, intentan aterrizar en el mercado y ocupar un hueco en un contexto en el que la competitividad y en ocasiones, la saturación, son las tónicas dominantes. En las gamas alta y media, esto no es tan patente, pero en el caso de la low cost, encontramos un mayor número tanto de firmas como de modelos que intentan ganarse el favor de los usuarios. Esto en ocasiones, da como resultado una guerra de precios en la que no se busca obtener más beneficios, sino simplemente llegar al público con modelos que a pesar de ser inestables en muchos casos, también son muy asequibles.

mate 9 phablets

3. Las divisas

En tercer lugar, nos encontramos con un factor clave: La propia moneda existente en cada región donde se comercializa un terminal en cuestión. Gran parte de las tablets y smartphones consumidos actualmente se fabrican en China y proceden en su mayoría del país de la Gran Muralla, Corea del Sur y Japón. Los tres cuentan con unas monedas devaluadas en una estrategia económica basada en la búsqueda de la competitividad. Sin embargo, el valor de las mismas sufre variaciones cada día. Unas monedas asiáticas que con el tiempo, se fortalecen, acaban teniendo su impacto en regiones como Europa. Dicho de manera más clara: Un yen fuerte, hace que los costes de producción de marcas como Sony, sean más elevados. Para obtener más beneficio, la compañía debe subir sus productos en Europa.

4. Los intermediarios

Las grandes cadenas de venta de electrónica de consumo, así como los portales de compra por Internet, son intermediarios entre las firmas y el público. Una parte del coste pagado por tablets y smartphones no va a parar a los propios fabricantes, sino a los encargados de comercializarlos tal y como sucede con muchos otros ámbitos como la alimentación. En algunos casos, esto lleva a un incremento más del coste con el objetivo de que las firmas mantengan sus beneficios previstos y al mismo tiempo, los intermediarios también saquen su fracción.

Tablets chinas comprar

5. Impuestos

Concluimos con otro factor que también podría ser considerado como uno de los más decisivos: Las cargas impositivas que los gobiernos imponen por la adquisición de cualquier producto, independientemente de que se trate de un alimento, bebida o dispositivo. Cada país aplica una distinta a la que se añaden otras más como los cánones digitales que podemos encontrar en España y que recientemente se modificó. En nuestro país, el 21% del coste final del producto es IVA, lo que supone una subida importante si la comparamos a su precio inicial sin este impuesto.

Como habéis visto, la cantidad que debe abonarse por la adquisición de tablets y smartphones, sin considerar aspectos como la gama a la que pertenecen, sufre variaciones significativas junto a la entrada en juego de otros elementos. ¿Creéis que estos cambios pueden ser perjudiciales para el público, y en última instancia, para las marcas si todo esto se traduce en un menor número de unidades vendidas? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, el otro coste, en este caso, medioambiental, que se debe pagar por los terminales, para que podáis conocer más vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!