¿Qué ocurre en las baterías de las tablets con temperaturas extremas?

Escrito por
Tablets

Actualmente, multitud de fabricantes se están lanzando a la creación de tablets y smartphones muy resistentes que, en apariencia, parecen salir indemnes de multitud de condiciones ambientales y sobreviven a grandes caídas, la entrada de polvo o su inmersión en pequeñas masas de agua. Ya sea con la mejora de los componentes internos o en mayor medida, con la creación de carcasas herméticas que aislan a éstos de cualquier elemento externo como las baterías, lo cierto es que todos estos avances han contribuido a prolongar la media de vida útil de los dispositivos que utilizamos a diario. Sin embargo, en electrónica de consumo tal y como os hemos comentado anteriormente, nada es eterno.

La semana pasada tuvimos unas jornadas de temperaturas muy bajas que dificultaron las rutinas de muchos causando cortes de luz o de tráfico y que en consecuencia, fueron el foco de información de multitud de medios de comunicación pero, ¿Cuál puede ser el impacto del frío en los propios soportes? Hoy os contaremos más sobre cómo reaccionan las baterías a condiciones duras tanto de frío como de calor y cuáles deben ser las medidas que los usuarios debemos tomar a la hora de encontrarnos con situaciones que pueden poner en riesgo no solo la integridad de los dispositivos en sí, sino en algunos casos, también la de los propios consumidores, ya que una de las consecuencias más graves de desperfectos en algunos componentes pueden ocasionar explosiones.

como realizar informe sobre bateria en windows

Antes de comenzar

Las baterías equipadas actualmente en tablets y smartphones no solo están dotadas en algunos casos de tecnologías de carga rápida. En la mayoría de ellas, se produce un corte en la transmisión de la corriente eléctrica una vez se han llenado totalmente. Sin embargo, el flujo puede ser influido por algunas condiciones como la potencia de las tomas de corriente, o los umbrales máximos y mínimos que soportan los adaptadores. Por otro lado, también existen unos límites térmicos tanto por lo alto como por lo bajo que en la mayoría oscilan entre los -5 y los 50 grados centígrados aproximadamente.

El frío

Comenzamos con los problemas derivados de temperaturas bajas. En este caso, los mayores inconvenientes vienen de la entrada de agua o nieve en los dispositivos. Sin embargo, pueden darse situaciones en las que rachas de viento también frías también influyan en el correcto funcionamiento de los terminales. En todos estos casos, la clave pasa por mantener las baterías calientes en todo momento y siempre en los umbrales que os comentamos anteriormente.

LG G4 vs LG G3 bateria

¿Qué repercusiones tiene?

En teoría, el frío es más benévolo que el calor en tablets y smartphones. Como mencionamos unas líneas más arriba, lo más importante es mantener la batería en una temperatura razonable, al igual que sucede con el propio cuerpo humano cuando está en condiciones adversas. El mayor impacto vendría de unos cambios térmicos bruscos que disminuiría la vida útil de este componente. En el caso de que entrara agua o nieve no solo podríamos observar cortocircuitos que acabaran quemando los soportes, sino también una hinchazón que podría provocar explosiones en algunos casos. Por otro lado, la entrada de humedad empañaría el cristal desde dentro e impediría un uso normal.

¿Cómo prevenirlo?

Al igual que sucede en otros aspectos, el sentido común suele ser la mejor respuesta. La mejor manera de evitar baterías congeladas pasa por el recubrimiento de los terminales con fundas, evitar los cambios de temperatura bruscos y la condensación y por último, no abrir los dispositivos ni intentar manipularlos al instante en caso de que dejen de funcionar.

fundas tablets

El calor

El sobrecalentamiento se ha convertido en uno de los mayores problemas a los que están enfrentándose multitud de fabricantes a día de hoy tanto en el formato de tablets como en otros más pequeños. Los motivos también pueden ser muy variados. Por un lado, la exposición directa de los terminales al sol incrementa su temperatura interna. Por otro, los flujos de corriente más intensos también pueden llevar a una elevación de la misma. En este caso, algunas tecnologías de carga rápida podrían dar algunos problemas.

¿Cuál es su impacto?

Como venimos recordando a lo largo de este artículo, la consecuencia más grave de los incrementos de temperatura es el aumento del riesgo de explosión. Esto trae consigo otra característica que también vimos cuando se someten a condiciones más frías: La dilatación y el aumento de las dimensiones de las baterías. En otros muchos casos, una subida también puede conducir a la liberación de gases con motivo de las reacciones químicas producidas de manera natural en el interior de las mismas que con el calor, se potencian.

¿Cómo evitarlo?

Al igual que os contábamos cuando las baterías se enfriaban, en muchos casos, la lógica ayuda a prevenir problemas derivados con el calor. Aquí las soluciones son muy sencillas: Si notamos que las carcasas están más calientes de lo que deberían, la manera más fácil de refrigerar el terminal es dejándolo de usar por unos minutos. Por otro lado, los adaptadores utilizados para cargarlo deben ser los suministrados por la propia fabricante del terminal y ajustarse a las necesidades de la batería en cuanto al voltaje se refiere. Finalmente y como os dijimos antes, evitar que el sol incida directamente.

LG G2 bateria

Como habéis visto, las baterías tampoco permanecen ajenas a las condiciones ambientales a pesar de que estén recubiertas y que cuenten con avances que aumentan su vida útil. Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, una lista de trucos para que vuestras tablets y smartphones os acompañen el máximo tiempo posible.

Compártelo. ¡Gracias!