Phablets y carga rápida: ¿Qué avances veremos en 2017?

Escrito por
Phablet

Ayer os contábamos más sobre cómo los cambios bruscos de temperatura pueden afectar a nuestras tablets y smartphones. En el artículo, mencionábamos cómo las tecnologías de carga rápida pueden ser uno de los motivos del sobrecalentamiento de estos componentes dentro de los terminales que pueden llevar a fallos serios y accidentes de consideración como por ejemplo, explosiones. Sin embargo, esta novedad se ha instalado con fuerza entre los dispositivos de multitud de fabricantes en un intento por solucionar, de manera parcial, una de las grandes carencias que podemos encontrar actualmente en la mayoría de terminales: La autonomía. Esto, junto a la creación de baterías de mayor capacidad, se han convertido en las dos grandes bazas utilizadas por algunos actores del sector.

Ya sea por parte de las propias compañías, o bien por otras firmas que se encargan de dotar a los futuros modelos de las tecnológicas de algunos de sus componentes, la carga rápida se está consolidando cada vez más a pesar de que también tengan algunos inconvenientes como por ejemplo, la creación de una universal. A continuación os contaremos más sobre las novedades que ya pudimos ver en este campo a finales de 2016 y que podrían terminar por implantarse de manera definitiva en 2017. ¿Se tratará de un elemento que a corto plazo acabará extendiéndose no solo entre phablets y smartphones en sentido estricto, sino también a otros formatos de mayor tamaño?

carga rapida foto

1. Dash Charge

Las compañías chinas siguen pisando fuerte no solo creando terminales que intentan aproximarse en cuanto a calidad a los de sus rivales de otras zonas como Japón o Corea del Sur, sino también en la incorporación de otros elementos enfocados, en este caso, en la batería. OnePlus presentó a finales de verano del año pasado Dash Charge, que entre sus puntos fuertes no solo permitía, en apariencia, cargar el dispositivo un 60% en tan solo media hora, sino el hecho de que es capaz de solventar uno de los mayores problemas derivados de un flujo de corriente más intenso: El sobrecalentamiento. ¿Cómo se evita este fenómeno? No incrementando el voltaje soportado por la batería y los cargadores sino la intensidad de la corriente.

2. SuperCharge

Desarrollada por Huawei, es uno de los rasgos más llamativos de una de las joyas de la corona de la compañía que además, despertó gran interés en las últimas semanas de 2016: El Mate 9. Entre lo más destacado de esta tecnología encontramos una autonomía de aproximadamente 2 días tras su utilización, su acompañamiento a una batería cuya capacidad ronda los 4.000 mAh y por último, SuperSafe, una función destinada a la monitorización de parámetros como la temperatura del dispositivo, o la intensidad de la corriente.

mate9

3. Carga rápida de Qualcomm

La firma de procesadores también se han lanzado a la creación de tecnologías de carga rápida para phablets y smartphones convencionales. La nueva versión, la 4.0 y que es la que más ha dado que hablar en los últimos meses del año pasado, estaría disponible solo en terminales que contaran con un procesador Snapdragon 830. Actualmente, se encuentra en fase de pruebas en algunos mercados asiáticos como India. Sin embargo, también ha llamado la atención por despertar las suspicacias de Google.

4. FastCharging

En cuarto lugar, nos encontramos con la apuesta de Samsung en este campo. Utilizada en modelos como el Galaxy S7 y ya presente desde hace unos años, destaca por llenar la mitad de la batería en unos 30 minutos y especialmente, por disponer de una carga inalámbrica. Otro de los elementos más característicos de la tecnología desarrollada por la firma surcoreana es el hecho de que puede activarse o desactivarse a voluntad a través de los propios ajustes del dispositivo.

samsung galaxy s7

 

5. TurboPower

Continuamos con la apuesta de Motorola. Criticada por algunos en el sentido de que no es capaz de dejar de lado el sobrecalentamiento, sus creadores afirman que TurboPower produce justamente el efecto contrario, la refrigera. Al igual que sucede con Huawei, va equipada de baterías de gran tamaño que suelen superar los 3.500 mAh. Su mayor limitación viene del lado de los procesadores, ya que solo es compatible con terminales que cuenten con uno de los últimos miembros de la familia Snapdragon, en concreto, el 810.

6. SuperVOOC

Concluimos con la herramienta lanzada por OPPO. La firma china, que ya consiguió situarse entre las 10 con mayor implantación del mundo, ya fue foco de información durante el MWC del pasado año celebrado en Barcelona. SuperVOOC se define, según sus creadores, por cargar baterías de 2.500 mAh en un cuarto de hora. Sin embargo, sus mayores limitaciones vienen con su compatibilidad, ya que solo es posible utilizarla en aquellas phablets creadas por la compañía que dispongan de puertos USB C y algunos con Micro USB.

super vooc carga

Como habéis visto, y tal y como os hemos mencionado al principio, durante 2017 encontraremos cómo las tecnologías de carga rápida que ya vimos el pasado año tendrán que competir contra otras nuevas. ¿Creéis que aún quedan algunos aspectos que mejorar en ellas para que sean más competitivas y se extiendan? ¿Pensáis que los avances deberían producirse de manera más amplia como por ejemplo, con incorporación de nuevas funciones en los sistemas operativos? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, unas pruebas realizadas a las baterías más potentes de 2016 en phablets, tablets y smartphones para que podáis opinar vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!