Las familias de marcadores biométricos que podemos ver en phablets

Escrito por

Cuando os contamos más sobre las amenazas a las que se exponen millones de usuarios a la hora de utilizar sus dispositivos, también os recalcamos que los avances conseguidos por los hackers han obligado a las firmas a desarrollar nuevas medidas de seguridad que van más allá de los habituales códigos y contraseñas que, tal y como se ha visto en repetidas ocasiones, pueden ser muy vulnerables. Por otro lado, encontramos una gran variedad de aplicaciones que prometen, al menos a primera vista, blindar más los terminales.

Unas medidas de seguridad que están adoptándose a gran velocidad y que podrían ser determinantes en el corto plazo en phablets y otros soportes, son los marcadores biométricos. Aunque su implantación fue escasa hace tan solo un par de años, ahora estamos viéndolos en multitud de dispositivos fabricados por decenas de compañías. A continuación os contamos más sobre las grandes familias que podemos ver en este momento y hacia dónde podrían ir las estrategias en este sentido.

1. Lectores de huellas

Comenzamos con los más básicos y los primeros que hicieron su aparición. Los escáneres de huellas dactilares se comenzaron a implantar en sustitución de los típicos patrones de desbloqueo y ahora, es posible encontrarlos en casi todos los nuevos dispositivos que salen a la venta. Uno de sus inconvenientes, al menos antes, era el tiempo de respuesta de los mismos. Ahora es posible encontrar modelos con este elemento que permiten acceder a los contenidos del terminal en menos de 0,1 segundos.

2. Reconocimiento visual

Algunas firmas como Samsung comenzaron en torno a 2015 y especialmente, en 2016, a añadir los escáneres de iris en sus phablets y smartphones convencionales. El Note 7 fue uno de los pioneros en incorporar este elemento cuyo funcionamiento es sencillo: A través de una lectura principalmente en infrarrojos, detecta unos 200 puntos albergados en los ojos de cada persona y que, al igual que las huellas dactilares, son únicos. Su mayor limitación a día de hoy es el coste de su instalación en los terminales y que, como es lógico, repercute en el precio final de los mismos.

escaner de iris phablet

3. Detección facial

Por último, encontramos una de las tendencias que están sufriendo un mayor desarrollo. La firma surcoreana también parece ser pionera en la instalación de este componente que se asemeja mucho a la característica ya existente en las cámaras de las phablets y que al igual que el lector de iris, también realiza un análisis del rostro utilizando como patrón de desbloqueo esa serie de rasgos faciales propias de cada persona.

¿Creéis que todas estas tendencias pueden complementarse y garantizar una experiencia de uso más segura frente a robos y otros delitos? Tenéis disponible más información relacionada sobre otras tendencias que podríamos ver en el corto plazo como por ejemplo, los módulos, para que podáis opinar vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!