Año 2017: por qué el iPad Pro es aún superior como tablet a las Android

Escrito por
iPad Pro
2

Han pasado ya 7 largos años desde que Steve Jobs sujetaba el iPad original frente a la prensa y hablaba de un dispositivo “para todo”. En ese periodo de tiempo han ocurrido muchas cosas. Por ejemplo, ahora mismo Android es la plataforma más grande también en tablets y el dispositivo de Apple se llama iPad Pro en nuestros días, dejando un poco de lado su esencia ligera y creando ciertos vínculos con el ordenador profesional.

Para empezar, he de reconocerme fiel usuario de Android. Mi tablet actual es una Nexus 9 pero, como os contaba en este artículo, voy a cambiarla en breve por una Galaxy Tab S3. He utilizado mucho el iPad en el pasado y no todo es idílico, también me genera cierta contrariedades. De hecho, creo que trabajando sobre alguno puntos clave, Apple tendría un producto mucho más potente para los tiempos que corren. Los motivos por los que, aún así, afirmaría que el iPad Pro es superior a sus competidoras como tableta tienen más que ver con la organización de la plataforma iOS y con cómo se concibió en origen este dispositivo.

Aquí va una recopilación de motivos, todos ellos debatibles

Actualizaciones más lentas

Bien es cierto que algunos fabricantes como Samsung o Sony son extraordinariamente eficientes a la hora de colmar de actualizaciones a sus fans. No obstante, ambos cuenta con una desventaja, y es que deben esperar a que Google libere una versión estable del código para empezar a trabajar en su adaptación propia del firmware. Esto genera desfases de al menos 3 o 4 meses en el mejor de los casos, si no tenemos una Nexus o una Pixel.

Pixel C y Nexus 9 tablets google

El iPad Pro, al igual que las generaciones anteriores funciona como un reloj en este sentido, aunque las actualizaciones en muchos casos hacen más mal que bien, algo en parte imperdonable para tratarse de una firma con tantos recursos. Apple ofrece (como poco) 4 años de soporte, mientras que Android, al depender en la mayoría de los casos de Qualcomm para su gama alta, sólo puede asegurarnos dos años.

La App Store se preocupa más de los contenidos

Problema de Google, fundamentalmente. Los desarrolladores se quejan muchas veces de lo puntillosos que son en la App Store a la hora de evaluar una aplicación y los cambios y correcciones que se les impone antes de poder publicarla. Puede ser molesto para ellos, pero desde el punto de vista del usuario, el hecho de que una app tenga un seguimiento y unos controles de calidad mínimos es algo positivo.

Aplicaciones mas descargadas

En la Play Store encontramos miles de aplicaciones que no recomendaría ni a mi peor enemigo. Mal optimizadas, llenas de bugs, de publicidad o a veces burdas copias de una app o juego de éxito que se reproducen como una plaga. Google cuenta con medios más que suficientes también para disponer de un equipo que haga evaluación humana de cada app que entra en su tienda.

Aplicaciones optimizadas

Esto es, en buena medida, prolongación de lo anterior. Tiene que ver bastante también con la historia de cómo evolucionó el iPad y de cómo lo hicieron las tablets Android. En el primero de los casos, Apple tomó las riendas del producto e incentivó a los desarrolladores para que crearan versiones optimizadas de sus apps. En el caso de Android, empezaron a aparecer tabletas mucho antes de que Google se preocupara por el formato.

ipad pro 9.7

La consecuencia es que en la App Store hay, en concreto, herramientras verdaderamente únicas para iPad que en un iPhone no funcionarían y, en general, más de medio millón de aplicaciones adaptadas al formato.

La gama alta ya no es lo que era

Una de las cosas que siempre me han encantado de Android es que en la gama alta uno puede elegir entre un abanico de diferentes fabricantes, cada uno con sus rasgos distintivos: Samsung, Sony, Google, HTC, Huawei, LG, Motorola, OnePlus, Xiaomi, etc. Más o menos ese esquema se reproducía hace tres años, con la Galaxy Tab S, la Xperia Z4 Tablet, la Nexus 9, la MediaPad M2, la Asus Transformer Infinity o la Lenovo Tab 3 Pro, por ejemplo.

tablets compactas

Hoy en día, sólo hay dos tabletas a la altura en especificaciones del iPad Pro, la Galaxy Tab S3 y la Huawei MediaPad M3 (en formato compacto). Las demás, o son más antiguas, o han elegido configuraciones de gama media en el procesador, quedándose un poco por detrás de lo que cabría esperar de una verdadera gama alta.

Hacer root tampoco es lo que era

En 2011 o 2012 hacer root en una tablet era algo bastante ventajoso si queríamos sacar verdadero partido al dispositivo. En el momento actual, el software está demasiado bien optimizado y aunque proyectos como Lineage OS (heredero de CyanogenMod) sigan teniendo mucho sentido, no es tan apetecible o necesario  liberar un terminal (exponiéndonos a perder su garantía).

Android 5.1 CyanogenMod 12.1 Nexus

Para mí gusto, era una de los puntos que podía poner algo de ventaja en Android sobre iOS, sin embargo, el hecho de no ser tan necesario en su función básica, es decir la relación rendimiento-consumo, se están perdiendo muchas de las opciones de personalización que solía ofrecer. Éstas por otro lado, están siendo asumidas por los fabricantes o por desarrolladores que las suben a la Play Store, pero no alcanzan a ser tan profundas como con el root.

El iPad Pro es, en general, mejor, pero me quedo con Android

Puede parecer contradictorio, sin embargo, cada usuario debe medir sus circunstancias. En un smartphone, personalmente y mientras sigan siendo lo que son, no optaría por iPhone en lugar de Android, y eso crea una correlación que quiero mantener entre plataformas. El motivo más contundente por el que elijo una Galaxy Tab S3 frente a un iPad Pro es que, además de que están a un nivel técnico parecido en la mayoría de los aspectos, para mí representa sin duda la forma más avanzada (procesador, pantalla, calidades, accesorios) de tener Android en formato de 10 pulgadas y crear una experiencia continua e integrada con el smartphone.

Compártelo. ¡Gracias!