El nuevo iPad se queda muy pequeño con respecto al iPad Pro

Escrito por
iPad

En abril tendremos novedades de mucha mayor fuerza, qué duda cabe. Sin embargo, ayer, tras cerrar por unas horas la App Store nos encontramos a su reapertura con un nuevo iPad que sustituye al Air 2. Aunque mejora su procesador y ajusta los precios, no podemos sino considerar esta tablet como una gama media en toda regla, ya que carece de muchos de los rasgos que han ido llevando al iPad Pro a ser lo es que ahora.

Uno de los grandes handicaps de Apple es que a diferencia de otros grandes fabricantes sus dispositivos están muy orientados siempre a la gama premium, mientras que la gama media pasa a ser conformada por modelos antiguos. En ese sentido, el mercado de segunda mano juega una baza fundamental, pero de ese intercambio ya la compañía no participa. A lo largo de los últimos años, hemos visto intentos por parte de la manzana de ganar también ese terreno con versiones baratas de sus icónicos iPad o iPhone. Una intención que se volvió a manifestar ayer.

Muchas veces, tendemos a decir que la nueva generación de una tableta es continuista, y aunque hablemos de las novedades que se incorporan, solemos a priorizar el hecho de que la base es muy similar. No obstante, es pasado el tiempo cuando vemos que una evolución ha sido notable, al echar la vista atrás, y eso es lo que ocurre con el nuevo iPad al verlo como una versión inevolucionada e inferior del Pro.

Sin pantalla True Tone

Fue una de las características estrella del pasado iPad Pro. El True Tone es algo parecido a la función HDR view que ahora se presenta en la Galaxy Tab S3: ajusta los diferentes parámetros de la imagen teniendo en cuenta la luz ambiente para conseguir una visualización óptima. Tampoco se trata de una característica absolutamente indispensable, pero sí eleva a una categoría especial el producto.

Carece del smart connector

Esto es un problema a medias. Como hemos comentado ya en una buena ocasión de veces, los teclados de terceros fabricantes son en muchas ocasiones mejores que el smart keyboard, aunque éste no necesite cargarse de forma individual y tenga un tipo de conexión más sólida (al bluetooth aún a veces, dependiendo del modelo, le faltan consistencia). Si queremos un teclado en el nuevo iPad nos veremos obligados a buscar una solución inalámbrica.

Apple Pencil, sin soporte

El Apple Pencil es otro de los elementos que se queda atrás al optar por el nuevo iPad. Al igual que los Air, los mini y las generaciones previas, el equipo no cuenta con la capa de digitalización que permite su reconocimiento. Es una pena, puesto que este accesorio nos parece un magnífico utensilio no sólo para dibujar, también para trabajar con texto y como alternativa al ratón tradicional.

ipad pro pencil

El chip LTE 4G no es de última generación

Para aquellos que opten por una conectividad móvil, se van a encontrar con lo que los recursos del iPad no son tan poderosos en este sentido como los de las tablets o los iPhone más punteros. Se ha optado por un hardware más antiguo (no Advanced) que tampoco debería ir mal ahoraa, aunque no mayor de las velocidades posibles cuando ésta se despliegue.

No hay opción de grabar en 4K

El procesador A9 sí da soporte a grabación de vídeos en tamaño 4K. De hecho, el iPhone 6S, es decir, el primer equipo en montar dicha generación de procesadores podía lidiar con la resolución de modo suave y eficiente. Este modelo está muy lejos del iPad Pro en otra serie de aspectos relacionados con la cámara: no tiene flash, no captura live fotos y su óptica no es la iSight de los últimos modelos, quedándose más bien a la altura del primer iPad Air.

ipad mejor o peor que tablet android

No hay cuatro altavoces es este nuevo iPad

Una nueva tendencia en muchas tablets que apuntan a la gama alta es que de equiparse con cuatro altavoces para ofrecer un sonido potente e inmersivo. Últimamente lo han hecho la MediaPad M3 y la Galaxy Tab S3, pero el iPad Pro presentado por Apple a lo largo del pasado mes de marzo fue de los primeros gamas alta en utilizar un diseño así. Este equipo vuelve a la fórmula de los Air. No es un mal audio pero se pierde la verdadera calidad que se había alcanzado en los últimos tiempos.

Panel frontal más grueso y sin capa anti-reflejos

El nuevo iPad no cuenta con la protección antirreflejos de la últimas generaciones y la laminación de la pantalla tampoco es igual de fina, dejando más espacio entre los píxeles y el cristal. Los dispositivos de Apple siempre han sido muy avanzados en este sentido, y entre la gran latencia de sus pantallas, la suavidad de iOS y la sensación de proximidad de la display, normalmente la sensación de inmediatez parece mayor que en muchos otros terminales. Aquí ese rasgo no lo veremos en su nivel más elevado.

Más grueso: volvemos al iPad Air

Básicamente aquí está la clave del producto: este nuevo iPad 9.7 supone, en esencia, un reciclaje del primer iPad Air al que se le ha montado un procesador del iPhone 6S, sólo para mejorar el rendimiento, no para aprovechar la potencia del chip en otras áreas. Como siempre, mientras el precio en Estados Unidos es de 330 dólares, aquí nos encontramos con 400 euros, dudosamente aconsejable, aunque sea la forma más económica de tener acceso a los fantásticos contenidos de la App Store.

Fuente: phonearena.com

Compártelo. ¡Gracias!