Cómo evitar la compra de una tablet o smartphone falsificado

Escrito por

Ayer os comentábamos que las falsificaciones en tablets y smartphones no son algo aislado, ya que son una de las lacras que sufren no solo las firmas, sino especialmente los consumidores, que en muchos casos desembolsan grandes cantidades de dinero por unos terminales que poco tiempo después de su adquisición, demuestran que son meras copias que acaban generando una mala experiencia de uso. El mercado negro de la electrónica de consumo mueve miles de millones de euros cada año y los polos tecnológicos mundiales como Shenzhen, también son el lugar de origen de muchos de estos terminales fraudulentos que en muchos casos, también son la seña de identidad y la única manera de aterrizar en el mercado de decenas de pequeñas compañías.

Al igual que las actuaciones de los hackers se han sofisticado, también se han producido avances muy significativos en el terreno de los dispositivos duplicados que pueden llevar a confundirlos con los originales lanzados por otros actores del sector. Hoy os daremos una lista con algunos consejos que podrán ser útiles para todos aquellos que estéis deseando comprar una nueva tablet o smartphone y, en el caso de los que ya hayáis adquirido uno y desconfiéis, para conocer si tenéis un modelo de buena calidad o no.

samsung smartphone copia

1. Comprueba el IMEI

Comenzamos con un truco que actualmente no es 100% eficaz ya que algunos fabricantes han conseguido falsearlo. A grandes rasgos, el IMEI es el DNI de los terminales. Podemos encontrar multitud de páginas web especializadas en seguridad que nos permiten introducir este código y averiguar más datos sobre la tablet o smartphone en cuestión tales como su fecha de fabricación o su país de procedencia. Si resulta que a la hora de buscar esta identificación, no encontramos ningún resultado, estamos casi con total seguridad ante un modelo falsificado.

2. La caja, un indicador útil

A muchos puede parecerles algo simple y sin base pero en ocasiones, el embalaje puede dar pistas acerca de la procedencia de un dispositivo. Para evitar la expansión de las copias, las mayores marcas están apostando no solo por incluir certificados de autenticidad en las cajas, sino también elementos que a primera vista embellecen las mismas pero que contienen algunos indicadores de que estamos frente a un modelo original. Xiaomi por ejemplo, añade un tono plateado al logo al paquete de muchos de sus productos y bajo él, rascando un poco, es posible encontrar un código numérico.

xiaomi smartphone caja

3. Un primer vistazo

En tercer lugar nos encontramos con otra medida muy sencilla y que sin embargo, nos puede evitar más de un disgusto. Si al recibir el dispositivo vemos que las carcasas son más gruesas de lo que deberían, están mal ensambladas o presentan algún defecto importante, significa que no son de toda la calidad que deberían. Si a esto, añadimos un vistazo a la firma oficial de la que se supone que hemos adquirido la tablet o smartphone en cuestión y revisamos prestaciones como el peso, los materiales de las cubiertas o los colores de las mismas, tenemos otros dos indicadores muy importantes.

4. El precio

Un refrán muy popular afirma que «Nadie da duros a pesetas» y en el terreno de la electrónica de consumo, esto tiene una aplicación muy sencilla: Si en diversos portales de compra por Internet vemos que modelos punteros o que han estado en la cima hace tan solo unos meses, tienen bajadas de precio muy llamativas, debemos desconfiar de inmediato. En muchas ocasiones, esto no solo puede incluir terminales falsificados sino también, estafas. Si estáis pensando realizar una compra y no podéis acudir a ninguna tienda física, lo mejor es recurrir solo a las mayores webs que reciban el aval tanto de usuarios como de los fabricantes.

nueva tablet Telast x98 Plus II

5. La interfaz

Otra de las señas de identidad de los dispositivos copiados es su software. Aunque las carcasas y el aspecto exterior pueda estar muy logrado, los talones de Aquiles de este grupo de terminales suelen ser sus sistemas operativos. Muchos fabricantes presumen de incorporar las últimas versiones de plataformas como Android sin embargo, en la realidad solo cuentan con copias de la familia del robot verde que no suelen incluir las funciones nativas características de esta plataforma, son inestables y en otros casos, incluso contienen aplicaciones fraudulentas. Para evitar sustos en este campo, lo mejor es entrar en la web de Android e investigar cuáles son todos los modelos que contienen una versión oficial. Si acceder a esto resulta tedioso, una manera más sencilla es comprobarlo en el propio dispositivo de la siguiente forma: Ajustes, de ahí a Información del terminal, y una vez dentro, en Sistema.

A esta breve lista de trucos y consejos podemos añadir muchos otros como los tests de rendimiento a través de programas como AnTuTu. ¿Alguna vez habéis adquirido un terminal falsificado? ¿Creéis que este tipo de modelos han sabido incrementar su prestigio y calidad o sin embargo, como dijimos antes, siguen siendo muy dañinos para todos los actores del sector? ¿Qué otros métodos añadiríais vosotros para descubrir si una tablet o smartphone es duplicado o no? Tenéis disponible más información relacionada como por ejemplo, una listas de falsos mitos y creencias alrededor de los dispositivos utilizados a diario para que podáis conocer más vosotros mismos.

Compártelo. ¡Gracias!