Mi Pad 3 vs Galaxy Tab A 10.1: comparativa

Escrito por
Comparativas

Ayer os traíamos una comparativa entre la Mi Pad 3 y la Galaxy Tab A 7.0, que es el rival más directo en el catálogo de Samsung por lo que respecta al tamaño, pero en realidad, por precio y especificaciones técnicas, la Galaxy Tab A 10.1 es una alternativa mucho más interesante, y para muchos la apuesta por la tablet de Xiaomi seguro que tiene mucho más que ver con su relación calidad/precio que con sus dimensiones. Así pues, hoy la vamos a medir con la tablet de gama media de 10 pulgadas de los coreanos. ¿Hasta qué punto necesitamos recurrir a la importación para conseguir una tablet Android asequible con buenas características? Vamos a verlo.

Diseño

Por supuesto, al comparar el aspecto físico de estas dos tablets lo que más llama la atención es la diferencia de tamaño, pero hay otras cuestiones que hay que tener en cuenta también. Son muy distintas también, por ejemplo, por lo que respecta al formato, ya que la Mi Pad 3 es una tablet muy cuadrada, al estilo iPad, mientras que la Galaxy Tab A 10.1 es particularmente alargada. Un punto a favor de la tablet de Xiaomi, en cualquier caso, es que, incluso si la de Samsung cuenta también con buenos acabados, sólo ella puede presumir de llegar con carcasa metálica.

Dimensiones

La diferencia de tamaño que ya hemos mencionado hace que comparar sus dimensiones sea evidentemente injusto, pero tampoco está de más saber cuánta diferencia hay entre ambas exactamente, o que nos da la ocasión de observar que casi más que el hecho de que la tablet de Samsung sea más voluminosa (20,04 x 13,26 cm frente a 25,41 x 15,43 cm) puede que resulte más importante el que es sensiblemente más pesada (328 gramos frente a 525 gramos). Además de más compacta y más ligera, que es lo esperado en todo caso, hay que notar que la tablet de Xiaomi es también más fina (6,95 mm frente a 8,2 mm).

Pantalla

Por supuesto, lo primero que tenemos que hacer es concretar la diferencia de  tamaño que existe entre ambas pantallas y que es de más de 2 pulgadas (7.9 pulgadas frente a 10.1 pulgadas), pero es importante también notar que utilizan relaciones de aspecto distintas (4:3, optimizada para la lectura, frente a 16:10, optimizada para la reproducción de vídeo). Por lo que respecta a la resolución, sin embargo, la tablet de Xiaomi lleva ventaja pero no es demasiado grande (2048 x 1536 frente a 1920 x 1200), aunque por ser más pequeña su densidad de píxeles sí que es mucho más alta (326 PPI frente a 224 PPI).

Rendimiento

En el apartado de rendimiento la balanza sí que se inclina más claramente del lado de la tablet de Xiaomi, que llega con un procesador Mediatek, pero bastante potente (seis núcleos a 2,1 GHz) y con 4 GB de memoria RAM, mientras que la de Samsung monta un Exynos más de gama media (ocho núcleos a 1,6 GHz) y cuenta sólo con 2 GB de memoria RAM.

Capacidad de almacenamiento

Más complicado resulta establecer un ganador en el apartado de capacidad de almacenamiento, porque es cierto que la Mi Pad 3 lleva mucha ventaja si nos fijamos en la memoria interna (64 GB frente a 32 GB), pero el hecho de que no cuente con ranura para tarjeta micro-SD y nos prive, por tanto, de ganar espacio de forma externa, es un inconveniente importante del que nos libraremos con la Galaxy Tab A.

Tablet Samsun Galaxy Tab A 2016 con su caja

Cámaras

Otro apartado en el que la Mi Pad 3 se muestra muy superior a la Galaxy Tab A es el de cámaras, pero es cierto que un usuario medio probablemente no va a sacar tampoco demasiado partido de ello. En todo caso, si usamos con frecuencia nuestra tablet para hacer fotos o grabar vídeo, nos interesa tener en cuenta que la tablet de Xiaomi cuenta con mejores especificaciones técnicas tanto para la cámara principal (13 MP frente a 8 MP) como para la frontal (5 MP frente a 2 MP), aunque las de la tablet de Samsung son ya bastante potentes.

Autonomía

Si este apartado nos interesa especialmente probablemente sea recomendable esperar a que tengamos pruebas de uso real comparables, porque es muy difícil hacer pronósticos de lo que podemos esperar de cada una de ellas partiendo sólo de la capacidad de sus respectivas baterías (6600 mAh frente a 7300 mAh), debido a los tamaños de pantalla tan diferentes que tienen estas dos tablets.

Precio

Lo que nos mueve normalmente a mirar al mercado de las tablets low-cost es el precio y seguro que más renuncia a las 10 pulgadas para beneficiarse de la relación calidad/precio de los dispositivos de Xiaomi, pero no está de más tener en cuenta que ahora mismo es posible encontrar la Galaxy Tab A 10.1 por hasta unos 180 euros, algo realmente inusual para una tablet de gama media de ese tamaño y con el sello de Samsung. De hecho, al menos durante un tiempo, la tablet de Xiaomi probablemente nos va a salir sensiblemente más cara, pensando que se anunció por 200 euros y que la importación va a hacer que esa cifra probablemente suba.

Compártelo. ¡Gracias!