Windows 10 S: así es el sustituto de Windows RT

Escrito por
Windows 10

Adelantándonos unas cuantas horas a su presentación, ya os contábamos ayer que Microsoft iba a presentarnos a un nuevo miembro de la familia Surface y que este llegaba para acompañar a una nueva versión de su sistema operativo: Windows 10 S. ¿Qué es y en qué se diferencia del Windows 10 que todos conocemos?

Windows 10 S: el sucesor espiritual de Windows RT

Si el nuevo portátil Surface es a pesar del cambio de nombre en buena medida un sucesor para la Surface Book, del mismo modo podemos decir que Windows 10 S, como explicaban ya nuestros compañeros de Softzone, es también el sucesor espiritual de Windows RT, y tener este de referencia es un poco la mejor manera de hacerse una idea de qué es.

Porque Windows RT fue sin duda un fracaso y Microsoft se vio obligado a reconocerlo y abandonarlo hace ya mucho tiempo, pero no dejaba de responder a una necesidad real, que es la de llevar su sistema operativo a dispositivos más asequibles garantizando una buena experiencia de uso, por lo que tampoco nos puede extrañar que vayan a volver intentar lograr este objetivo con una nueva fórmula.

Los “pros”: Windows 10 aún más accesible

Y es que, aunque no lo parezca teniendo en cuenta el precio de su nuevo portátil, Windows 10 S está diseñado para conseguir una experiencia de uso más sencilla, fluida y segura, facilitando el incorporarse a dispositivos más económicos, con la vista puesta en los Chromebook, que últimamente han ido ganando terreno, sobre todo en el sector de la educación.

De momento, Microsoft está poniendo todo el énfasis en los portátiles, y aunque el suyo, como decíamos, no es precisamente barato, nos ha mostrado unos cuantos de los otros fabricantes que van a lanzar dispositivos con Windows 10 S y hay modelos de sólo 200 dólares. Téoricamente, sin embargo, se podría instalar en cualquier dispositivo, por lo que es posible que lo acabemos viendo en tablets también.

Los “contras”: las limitaciones

No todo son buenas noticias con este nuevo Windows 10 S de todos modos, porque como explicaban también nuestros compañero de Softzone, va a llegar cargado de limitaciones, empezando por la que es, de hecho, su principal señal de identidad: de manera similar a lo que sucede con los Chromebook, con esta versión del sistema operativo de Microsoft sólo vamos a poder descargar y utilizar aplicaciones UWP de la Windows Store.

Poco a poco, no obstante, hemos ido conociendo algunas limitaciones adicionales. Por ejemplo, que, al menos por el momento, el único navegador que vamos a poder utilizar es Edge (porque de momento ni siquiera Chrome o Firefox están en la Windows Store), o que el buscador por defecto tiene que ser bing, incluso aunque podemos descargarnos otros.

¿Le irá mejor que a su predecesor?

Habrá que esperar para ver cómo le funciona a Microsoft esta especie de nuevo Windows RT, pero parece que puede tener algunos puntos a su favor que esta vez la experiencia salga adelante, con un catálogo de aplicaciones más amplio en la Windows Store, además de que nos va a dar la oportunidad de desbloquear Windows 10 Pro si lo probamos y no nos convence del todo. ¿Qué os parece a vosotros?

Compártelo. ¡Gracias!